El temor de Dios

En Honor a Su verdad

Salmos 111:10 (RVA)
Hombre reverenciando a DiosEl principio de la sabiduría es el temor de Jehovah. Buen entendimiento tienen todos los que ponen esto por obra. Su loor permanece para siempre.

Proverbios 1:7 (RVA)
El temor de Jehovah es el principio del conocimiento; los insensatos desprecian la sabiduría y la disciplina.

En estos dos versículos la Biblia nos dice que el principio de la sabiduría es el “temor de Jehovah [1]”. En este caso la palabra “de” señala el sujeto a quien se debe temer, así que podríamos traducir esta parte como “el temor A Jehová (Yahweh)” o directamente como “temor a Dios”.

Ahora bien ¿qué significa esta expresión “temor a Dios”? ¿Hay que tenerle miedo a Dios para alcanzar la sabiduría?

Bien, la palabra que tenemos traducida como “temor” en el texto hebreo de la Biblia es la palabra yirá, que los diccionarios en general definen como “temor reverente, reverencia, respeto”. Esta palabra es el femenino de yaré, que significa “temer, tener miedo”. El primer uso de la palabra yaré lo vemos en Génesis:

Génesis 3:6-10 (RVA)
|6| Entonces la mujer vio que el árbol era bueno para comer, que era atractivo a la vista y que era árbol codiciable para alcanzar sabiduría. Tomó, pues, de su fruto y comió. Y también dio a su marido que estaba con ella, y él comió.
|7| Y fueron abiertos los ojos de ambos, y se dieron cuenta de que estaban desnudos. Entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron ceñidores.
|8| Cuando oyeron la voz de Jehovah Dios que se paseaba en el jardín en el fresco del día, el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehovah Dios entre los árboles del jardín.
|9| Pero Jehovah Dios llamó al hombre y le preguntó: —¿Dónde estás tú?
|10| El respondió: —Oí tu voz en el jardín y tuve miedo, porque estaba desnudo. Por eso me escondí.

Claramente, Adán tuvo miedo porque sabía que habría consecuencias sobre su desobediencia. Mientras Adán estuvo en comunión con Dios, en ningún momento se dice que él tuvo miedo, ni de Dios, ni de nada. El primer episodio de alguien teniendo miedo registrado en la Biblia es Adán teniendo miedo de Dios a causa de su desobediencia.

Si bien esta palabra genéricamente denota “tener miedo”, con mucha frecuencia la vemos en la Biblia usada en relación a un temor que se tiene por alguien que tiene más fuerza, poder o autoridad.

1 Samuel 17:4-11 (RVA)
|4| Entonces, de las tropas de los filisteos salió un paladín que se llamaba Goliat, de Gat. Este tenía de estatura seis codos y un palmo.
|5| Llevaba un casco de bronce en la cabeza y estaba vestido con una cota de malla de bronce que pesaba 5.000 siclos.
|6| Sobre sus piernas tenía grebas de bronce y entre sus hombros llevaba una jabalina de bronce.
|7| El asta de su lanza parecía un rodillo de telar, y su punta de hierro pesaba 600 siclos. Y su escudero iba delante de él.
|8| Entonces se detuvo y gritó al ejército de Israel, diciendo: —¿Para qué salís a disponer la batalla? ¿No soy yo el filisteo, y vosotros los siervos de Saúl? ¡Escoged de entre vosotros un hombre que venga contra mí!
|9| Si él puede luchar conmigo y me vence, nosotros seremos vuestros esclavos. Pero si yo puedo más que él y lo venzo, vosotros seréis nuestros esclavos y nos serviréis.
|10| —Y el filisteo añadió—: ¡Yo desafío hoy al ejército de Israel! ¡Dadme un hombre para que luche contra mí!
|11| Cuando Saúl y todo Israel oyeron estas palabras del filisteo, se amedrentaron y tuvieron mucho temor.

En este caso tenemos el relato de cuando Goliat, el gigante de Gat sale de entre las tropas de los filisteos para desafiar a los Israelitas. Este hombre era grande en tamaño, bien entrenado y equipado para la guerra, a la vista su poderío era tremendo y la Biblia nos dice que todo el ejército de Israel tuvo mucho miedo (y la palabra “miedo” aquí es yaré).

Aquí se puede ver el lado negativo del miedo: un hombre con gran fuerza, tamaño y poder se pone delante y todos le tuvieron miedo. Ninguno quería ir a pelear, el miedo los paralizó. Pero no vamos a detenernos a analizar este pasaje, sólo quería mostrar cómo se usa la palabra “miedo” (yaré) en este texto.

Entonces podemos ver que yaré tiene un sentido de “miedo” o “temor” que se produce generalmente cuando se presenta alguien (o algo) con mayor fuerza o poder y que representa un peligro o amenaza. Por otro lado, la palabra yaré también tiene una connotación positiva que es la de tener respeto hacia alguien con mayor autoridad, experiencia o sabiduría:

Levítico 19:2-3 (RV-1960)
|2| Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios.
|3| Cada uno temerá a su madre y a su padre, y mis días de reposo guardaréis. Yo Jehová vuestro Dios.

En este caso la palabra “temerá” (en hebreo yaré) no se refiere a tener miedo a los padres en el sentido de estar acobardados ante su presencia, sino el de respetarlos y honrarlos. En realidad, el “temor” aquí no es directo hacia los padres, sino hacia las consecuencias de nuestros actos cuando deshonramos o faltamos el respeto a nuestros padres. No deberíamos tener miedo de nuestros padres, pero entendemos que deshonrarlos y faltarles el respeto trae consecuencias negativas a nuestras vidas y seguramente queremos evitarlas.

Ahora bien, en el caso de la palabra hebrea yirá, si bien tiene un sentido similar a yaré, más comúnmente denota “respeto” o “reverencia”. Es el reconocimiento a una autoridad o poder superior. Vamos a ver un caso en el que ambas palabras hebreas se hallan en un mismo versículo:

Éxodo 20:19-20 (RV-1960)
|19| Y dijeron a Moisés: Habla tú con nosotros, y nosotros oiremos; pero no hable Dios con nosotros, para que no muramos.
|20| Y Moisés respondió al pueblo: No temáis [en hebreo yaré]; porque para probaros vino Dios, y para que su temor [en hebreo yirá] esté delante de vosotros, para que no pequéis.

Fíjense que en el primer caso Moisés le dice al pueblo que no “teman”, que no tengan miedo y usa la palabra yaré. La pregunta es ¿de quién no debían tener miedo? Y lo que vemos en el versículo 19 es que ellos tenían miedo de Dios, estaban oyendo un gran estruendo producido por Dios cuando hablaba a Moisés y tuvieron miedo de morir. Dios se presentó de manera imponente y esto le causó miedo a la mayoría, miedo a que Dios les dé muerte. Moisés entonces le dice que no tengan miedo (yaré) de Dios, ¡pero luego les dice que ellos debían temer (yirá) a Dios! Con esto podemos darnos cuenta que yaré denota más genéricamente “miedo”, mientras que yirá implica más bien un respeto y reverencia, que además lleva a la obediencia, porque Moisés dice que el temor de Dios debía estar delante de ellos “para que no pequéis”. Entonces ya podemos ver que este temor (reverencia) por Dios implica evitar el pecado. Pero sigamos investigando:

Salmos 34:11-14 (RV-1960)
|11| Venid, hijos, oídme; El temor de Jehová os enseñaré.
|12| ¿Quién es el hombre que desea vida, Que desea muchos días para ver el bien?
|13| Guarda tu lengua del mal, Y tus labios de hablar engaño.
|14| Apártate del mal, y haz el bien; Busca la paz, y síguela.

David aquí dice que él enseñaría “el temor de Jehová”. Y seguido a esto nos dice que si alguien desea vida y ver el bien debe cuidarse de no hablar lo malo ni engañoso, apartarse del mal, hacer el bien, buscar y seguir la paz. Estas cosas están incluidas en el temor a Dios. Si realmente respetamos y reverenciamos a Dios, vamos a buscar vivir una vida lejos del engaño, la discordia, el odio, el rencor, la maldad y el pecado.

Podemos ver que este “temor a Dios” está muy relacionado con el andar en santidad:

Efesios 4:22-32 (RV-1960)
|22| En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos,
|23| y renovaos en el espíritu de vuestra mente,
|24| y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.
|25| Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.
|26| Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,
|27| ni deis lugar al diablo.
|28| El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.
|29| Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.
|30| Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.
|31| Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.
|32| Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

Prácticamente aquí el apóstol Pablo nos da las mismas instrucciones que David en el Salmo citado anteriormente, nos habla de desechar la mentira y el engaño, hablar la verdad, no hablar nada “corrompido”, nada que dañe a otros, no dar lugar al Diablo, no hurtar, eliminar la amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia y malicia de nuestras vidas y ser benignos, misericordiosos y perdonadores unos con otros.

Proverbios 8:13 (RV-1960)
El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la boca perversa, aborrezco.

En el Nuevo Testamento tenemos también algunas apariciones de la frase “el temor de Dios”. La palabra para “temor” es en griego phobos, que implica más genéricamente “temor”, pero también en determinados contextos implica reverencia hacia Dios, al igual que la palabra hebrea yirá

2 Corintios 7:1-2 (RV-1960)
Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

Y nuevamente vemos que el “temor de Dios” está directamente relacionado con un andar en santidad. No dice que el temor de Dios implique una perfecta santidad, ya que por nuestra naturaleza caída la perfección es imposible, pero sí dice “perfeccionando la santidad”, quiere decir que si realmente respetamos, honramos y amamos a Dios, vamos a buscar mejorar nuestro andar día a día, vamos a intentar quitar el pecado de nuestras vidas para vivir a la manera que Dios quiere que vivamos.

Vuelvo a citar los versículos con los que comencé:

Salmos 111:10 (RVA)
El principio de la sabiduría es el temor de Jehovah. Buen entendimiento tienen todos los que ponen esto por obra. Su loor permanece para siempre.

Proverbios 1:7 (RVA)
El temor de Jehovah es el principio del conocimiento; los insensatos desprecian la sabiduría y la disciplina.

Noten que dice que el principio de la sabiduría es el temor a Dios. Si queremos hallar la sabiduría, el primer paso es el temor a Dios, nunca vamos a obtener verdadera sabiduría, la sabiduría espiritual de Dios, si no respetamos y honramos a Dios y esto, como hemos visto, implica la búsqueda de la santidad. Así que, en conclusión, vemos que ser sabios está directamente asociado con honrar a Dios y hacer Su voluntad.

Para finalizar voy a citar algunos textos en proverbios que hablan por sí solos y nos muestran la importancia y los beneficios de temer o reverenciar a Dios:

Proverbios 9:10-12 (RV-1960)
|10| El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.
|11| Porque por mí se aumentarán tus días, Y años de vida se te añadirán.
|12| Si fueres sabio, para ti lo serás; Y si fueres escarnecedor, pagarás tú solo.

Proverbios 10:27 (RV-1960)
El temor de Jehová aumentará los días; Mas los años de los impíos serán acortados.

Proverbios 14:26-27 (RV-1960)
|26| En el temor de Jehová está la fuerte confianza; Y esperanza tendrán sus hijos.
|27| El temor de Jehová es manantial de vida Para apartarse de los lazos de la muerte.

Proverbios 19:23 (RV-1960)
El temor de Jehová es para vida, Y con él vivirá lleno de reposo el hombre; No será visitado de mal.

Notas al pie:

[1] El nombre en hebreo de Dios se compone de cuatro letras: YHWH (o YHVH) y se puede transliterar como “Yahweh” o “Yahveh”. El idioma hebreo fue sufriendo cambios con el tiempo, así que es difícil saber exactamente cómo se pronunciaba este nombre, pero por los estudios de eruditos en el tema, creo que la pronunciación más probable sería “IAUE”.

- La información sobre las versiones de la Biblia citadas en este estudio y otros puede obtenerla en la página de REFERENCIAS DE LAS VERSIONES DE LA BIBLIA



Enlace a descarga en PDF
DESCARGÁ ESTE
ARTÍCULO EN PDF


¿Te bendijo este estudio?
¡Compártelo en las redes sociales!

 El temor de Dios  El temor de Dios  El temor de Dios



No hay comentarios. :

Publicar un comentario