Convicciones Doctrinales Fundamentales

En Honor a Su verdad

Prólogo


Por medio del presente texto queremos comunicar nuestras convicciones doctrinales fundamentales, o sea, aquello que consideramos la base de nuestra fe cristiana.

Esta declaración de convicciones doctrinales fue escrita, leída, analizada, considerada y debatida por un grupo de creyentes cristianos con años de experiencia en el estudio bíblico y el servicio a Dios, los cuales están unidos en lo que llamamos “red de iglesias autónomas” o “unión de iglesias autónomas” y representa aquello que todos hemos acordado como la base o fundamento de nuestra fe.

Siendo hombres y mujeres amantes y buscadores de la Verdad de Dios, presentamos esta declaración, no como un texto rígido que deba ser impuesto como norma a seguir, sino como una base doctrinal que puede ser revisada, ampliada o corregida, en el caso de que recibamos un mejor entendimiento sobre el mensaje doctrinal de las Escrituras.

Como consideramos que todos los seres humanos son falibles y nosotros no somos la excepción, esta declaración no pretende tener la absoluta verdad en los asuntos espirituales; por lo tanto queremos desalentar la observancia obtusa de esta declaración, como si se tratara de un reglamento o dogma que pueda reemplazar a la necesaria comunión con Dios Padre y con el Señor Jesucristo. En el mismo sentido, esta declaración nunca deberá ser elevada a un sitial de mayor autoridad que la Sagrada Escritura, pues sólo las Escrituras inspiradas por Dios contienen la única, genuina e infalible norma de fe y práctica para todos los hijos de Dios.

Tampoco deseamos que lo escrito aquí se utilice para colocar límites a la conciencia y libre albedrío de ningún individuo, grupo u organización que adhiera a ésta, ni mucho menos limitar la colaboración de los miembros del Cuerpo de Cristo. En otras palabras, adherir a esta declaración no implica tener que dejar de colaborar con personas de otras denominaciones o religiones

Esta declaración, sencillamente conforma un acuerdo doctrinal básico que nos permite servir a Dios unidos no sólo con un propósito en común (llevar la salvación a las personas), sino también con un entendimiento doctrinal común.

Por lo tanto, invitamos a quienes tomen contacto con este documento a escudriñar honesta y diligentemente todos los argumentos aquí presentados, frente a lo que Dios ha dicho en Su santa y perpetua Palabra y a que nos hagan saber sobre sus inquietudes, dudas, críticas o comentarios.

Introducción


Las Sagradas Escrituras como base

para nuestra creencia y práctica


  - Dios, antiguamente ha inspirado a hombres fieles para que pongan por escrito lo que Él deseaba comunicar a la humanidad. A estos escritos nos referimos generalmente como: “la Biblia”, “las Sagradas Escrituras”, “las Santas Escrituras”, o simplemente: “las Escrituras” [1] y por esto decimos que Dios es el “Autor” de la Biblia.
  - Habiendo sido inspirados por Dios, los escritos originales de la Biblia carecían de errores y/o contradicciones (2 Ti. 3:16-17; 2 Timoteo 3:16-17 (RVA)
|16| Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para la enseñanza, para la reprensión, para la corrección, para la instrucción en justicia,
|17| a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente capacitado para toda buena obra.
2 Pe. 1:20-21)2 Pedro 1:20-21 (NVI)
|20| Ante todo, tengan muy presente que ninguna profecía de la Escritura surge de la interpretación particular de nadie.
|21| Porque la profecía no ha tenido su origen en la voluntad humana, sino que los profetas hablaron de parte de Dios, impulsados por el Espíritu Santo."
[2]
  - Las Escrituras contienen la voluntad de Dios en cuanto a lo que debemos creer y practicar y sólo éstas pueden tomarse como fuente de Verdad (Jn. 17:17). Juan 17:17 (RVA)
Santifícalos en la verdad; tu palabra es verdad.
Por lo tanto, su mensaje está por encima de cualquier tradición eclesiástica, opinión humana, o supuestas “nuevas revelaciones” del Espíritu (Gá. 1:6-9; Gálatas 1:6-9 (RVA)
|6| Estoy asombrado de que tan pronto os estéis apartando del que os llamó por la gracia de Cristo, para ir tras un evangelio diferente.
|7| No es que haya otro evangelio, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.
|8| Pero aun si nosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.
|9| Como ya lo hemos dicho, ahora mismo vuelvo a decir: Si alguien os está anunciando un evangelio contrario al que recibisteis, sea anatema.
Mt. 15:1-9) Mateo 15:1-9 (RVA)
|1| Entonces se acercaron a Jesús unos fariseos y escribas de Jerusalén, diciendo:
|2| —¿Por qué quebrantan tus discípulos la tradición de los ancianos? Pues no se lavan las manos cuando comen pan.
|3| El les respondió diciendo: —¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por causa de vuestra tradición?
|4| Porque Dios dijo: Honra a tu padre y a tu madre, y El que maldiga a su padre o a su madre muera irremisiblemente.
|5| Pero vosotros decís que cualquiera que diga a su padre o a su madre: “Aquello con que hubieras sido beneficiado es mi ofrenda a Dios,”
|6| no debe honrar a su padre. Así habéis invalidado la palabra de Dios por causa de vuestra tradición.
|7| ¡Hipócritas! Bien profetizó Isaías de vosotros diciendo:
|8| Este pueblo me honra de labios, pero su corazón está lejos de mí.
|9| Y en vano me rinden culto, enseñando como doctrina los mandamientos de hombres.
[3]
  - El provecho REAL de las Escrituras (que es el acceso al poder salvador de Dios) no surge con solo leer y aplicar sus enseñanzas de forma aislada, como si fueran simples mandamientos (aunque esto, ciertamente, produce algún provecho), sino que se produce en la comprensión y aceptación de su mensaje central (Mt. 23:23-24; Mateo 23:23-24 (RVA)
|23| “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque entregáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino; pero habéis omitido lo más importante de la ley, a saber, el juicio, la misericordia y la fe. Era necesario hacer estas cosas sin omitir aquéllas.
|24| ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito pero tragáis el camello!
Ro. 10:16-17 Romanos 10:16-17 (RVA)
|16| Pero no todos obedecieron el evangelio, porque Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro mensaje?
|17| Por esto, la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Cristo.
Hch. 8:26-35). Hechos 8:26-35 (RVA)
|26| Un ángel del Señor habló a Felipe diciendo: “Levántate y vé hacia el sur por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto.”
|27| El se levantó y fue. Y he aquí un eunuco etíope, un alto funcionario de Candace, la reina de Etiopía, quien estaba a cargo de todos sus tesoros y que había venido a Jerusalén para adorar,
|28| regresaba sentado en su carro leyendo el profeta Isaías.
|29| El Espíritu dijo a Felipe: “Acércate y júntate a ese carro.”
|30| Y Felipe corriendo le alcanzó y le oyó que leía el profeta Isaías. Entonces le dijo: —¿Acaso entiendes lo que lees?
|31| Y él le dijo: —¿Pues cómo podré yo, a menos que alguien me guíe? Y rogó a Felipe que subiese y se sentase junto a él.
|32| La porción de las Escrituras que leía era ésta: Como oveja, al matadero fue llevado, y como cordero mudo delante del que lo trasquila, así no abrió su boca.
|33| En su humillación, se le negó justicia; pero su generación, ¿quién la contará? Porque su vida es quitada de la tierra.
|34| Respondió el eunuco a Felipe y dijo: —Te ruego, ¿de quién dice esto el profeta? ¿Lo dice de sí mismo o de algún otro?
|35| Entonces Felipe abrió su boca, y comenzando desde esta Escritura, le anunció el evangelio de Jesús.

  - Las Sagradas Escrituras, en su totalidad, están hilvanadas por un único y fundamental mensaje que Dios quiere comunicar. A este mensaje la Biblia lo llama: “EL EVANGELIO [4] (la buena noticia) DEL REINO DE DIOS”. Este evangelio es uno solo (Gá. 1:6-9) Gálatas 1:6-9 (RVA)
|6| Estoy asombrado de que tan pronto os estéis apartando del que os llamó por la gracia de Cristo, para ir tras un evangelio diferente.
|7| No es que haya otro evangelio, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.
|8| Pero aun si nosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.
|9| Como ya lo hemos dicho, ahora mismo vuelvo a decir: Si alguien os está anunciando un evangelio contrario al que recibisteis, sea anatema.
[5] ,es predicado explícita o implícitamente a lo largo de toda la Biblia y fue el centro de la prédica de todos los antiguos patriarcas y profetas, como también de Jesús y de los apóstoles fundadores de la Iglesia (He. 1:1-2;Hebreos 1:1-2 (RVA)
|1| Dios, habiendo hablado en otro tiempo muchas veces y de muchas maneras a los padres por los profetas,
|2| en estos últimos días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por medio de quien, asimismo, hizo el universo.
He. 4:1-2;Hebreos 4:1-2 (RVA)
|1| Temamos, pues, mientras permanezca aún la promesa de entrar en su reposo, no sea que alguno de vosotros parezca quedarse atrás.
|2| Porque también a nosotros, como a ellos, nos han sido anunciadas las buenas nuevas; pero a ellos de nada les aprovechó oír la palabra, porque no se identificaron por fe con los que la obedecieron.
Mt. 4:23;Mateo 4:23 (RVA)
Jesús recorría toda Galilea enseñando en las sinagogas de ellos, predicando el evangelio del reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.
Mr. 1:14-15;Marcos 1:14-15 (RVA)
|14| Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio de Dios,
|15| y diciendo: “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado. ¡Arrepentíos y creed en el evangelio!”
Lc. 4:43-44;Lucas 4:43-44 (RVA)
|43| Pero él les dijo: “Me es necesario anunciar el evangelio del reino de Dios a otras ciudades también, porque para esto he sido enviado.”
|44| E iba predicando por las sinagogas de Galilea.
9:1-2;Lucas 9:1-2 (RVA)
|1| Reuniendo a los doce, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios y para sanar enfermedades.
|2| Los envió a predicar el reino de Dios y a sanar a los enfermos.
10:1, 9).Lucas 10:1-9 (RVA)
|1| Después de estas cosas, el Señor designó a otros setenta, a los cuales envió delante de sí de dos en dos, a toda ciudad y lugar a donde él había de ir.
...
|9| Sanad a los enfermos que haya allí y decidles: ‘El reino de Dios se ha acercado a vosotros.’

  - En breve y en esencia, el evangelio se refiere a todo lo que Dios (soberano y benévolo Rey eterno del Universo), por Su especial y entrañable amor, ha hecho, hace, y hará por medio de Cristo para la salvación y santificación plena de los seres humanos , de manera que, por Su gracia y misericordia, todos aquellos que en Él creen reciban perdón de pecados, salvación, y vida perpetua como herederos de Su reino, dando cumplimiento a Su propósito de que el hombre lo glorifique, teniendo una perpetua relación de amor con Él.
  - El evangelio también revela Su plan para derrotar definitivamente al Diablo (bajo el legítimo reinado de Cristo) en todas sus inicuas obras e intenciones y destruir todo lo malo (Ap. 19:19-20;Apocalipsis 19:19-20 (RVA)
|19| Y vi a la bestia y a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, congregados para hacer la guerra contra el que estaba montado sobre el caballo y contra su ejército.
|20| Y la bestia fue tomada prisionera, junto con el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con que había engañado a los que recibieron la marca de la bestia y adoraban a su imagen. Ambos fueron lanzados vivos al lago de fuego ardiendo con azufre.
20:10-15; Apocalipsis 20:10-15 (RVA)
|10| Y el diablo que los engañaba fue lanzado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.
|11| Vi un gran trono blanco y al que estaba sentado sobre él, de cuya presencia huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar fue hallado para ellos.
|12| Vi también a los muertos, grandes y pequeños, que estaban de pie delante del trono, y los libros fueron abiertos. Y otro libro fue abierto, que es el libro de la vida. Y los muertos fueron juzgados a base de las cosas escritas en los libros, de acuerdo a sus obras.
|13| Y el mar entregó los muertos que estaban en él, y la Muerte y el Hades entregaron los muertos que estaban en ellos; y fueron juzgados, cada uno según sus obras.
|14| Y la Muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda, el lago de fuego.
|15| Y el que no fue hallado inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.
1 Co. 15:25-26), 1 Corintios 15:25-26 (RVA)
|25| Porque es necesario que él reine hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies.
|26| El último enemigo que será destruido es la muerte.
y al final de los tiempos ejercer Su gobierno plenamente, para siempre, de modo que Su perfecta voluntad sea perpetuamente: “así en la tierra como en el cielo” (Lc. 11:2;Lucas 11:2 (RVA)
El les dijo: —Cuando oréis, decid: “Padre nuestro que estás en los cielos: Santificado sea tu nombre; venga tu reino; sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.
1 Co. 15:28;1 Corintios 15:28 (RVA)
Pero cuando aquél le ponga en sujeción todas las cosas, entonces el Hijo mismo también será sujeto al que le sujetó todas las cosas, para que Dios sea el todo en todos.
Ap. 22:3-5).Apocalipsis 22:3-5 (RVA)
|3| Ya no habrá más maldición. Y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le rendirán culto.
|4| Verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes.
|5| No habrá más noche, ni tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol; porque el Señor Dios alumbrará sobre ellos, y reinarán por los siglos de los siglos.
De este modo, el Evangelio cumple con el propósito primario de poner en evidencia el amor de Dios.
  - El Evangelio del reino de Dios es el mensaje a creer tanto para justificación y salvación, como así también para crecer en pos de la transformación interior o santificación (Ro. 1:16-17).Romanos 1:16-17 (RVA)
|16| Porque no me avergüenzo del evangelio; pues es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree, al judío primero y también al griego.
|17| Porque en él la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Pero el justo vivirá por la fe.

  - El correcto entendimiento y aceptación del Evangelio de Dios produce fe para salvación [6] es la llave de acceso al Poder de Dios (Ro. 1:16-17;Romanos 1:16-17 (RVA)
|16| Porque no me avergüenzo del evangelio; pues es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree, al judío primero y también al griego.
|17| Porque en él la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Pero el justo vivirá por la fe.
10:17);Romanos 10:17-18 (RVA)
|17| Por esto, la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Cristo.
y es el fundamento de una iglesia unida (Ef. 4:13-16).Efesios 4:13-16 (RVA)
|13| hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.
|14| Esto, para que ya no seamos niños, sacudidos a la deriva y llevados a dondequiera por todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar, emplean con astucia las artimañas del error;
|15| sino que, siguiendo la verdad con amor, crezcamos en todo hacia aquel que es la cabeza: Cristo.
|16| De parte de él todo el cuerpo, bien concertado y entrelazado por la cohesión que aportan todas las coyunturas, recibe su crecimiento de acuerdo con la actividad proporcionada a cada uno de los miembros, para ir edificándose en amor.

  - El evangelio del Reino de Dios es el PRINCIPIO DOCTRINAL CONTINUO a considerar, creer y predicar (Ro.1:15-17).Romanos 1:15-17 (RVA)
|15| Así que, en cuanto a mí, pronto estoy para anunciaros el evangelio también a vosotros que estáis en Roma.
|16| Porque no me avergüenzo del evangelio; pues es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree, al judío primero y también al griego.
|17| Porque en él la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Pero el justo vivirá por la fe.
Cada enseñanza de las Escrituras procede del Evangelio y, a su vez, cada enseñanza de las Escrituras nos da a entender algo del Evangelio. Por lo tanto, creemos que no es posible comenzar a comprender adecuadamente las Escrituras si no se ha comenzado a conocer y comprender el Evangelio del Reino de Dios, el cual es su mensaje central.

El Evangelio del Reino de Dios


Principios fundamentales

de nuestra creencia y práctica


DIOS:

  - Hay un solo Dios[7] verdadero (Jer. 10:10; Jeremías 10:10 (VM)
¡Pero Jehová es el verdadero Dios; es el Dios vivo, y el Rey eterno! ¡a causa de su ira se estremece la tierra, y las naciones no pueden soportar su indignación!
Jn. 17:3;Juan 17:3 (RVA)
Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien tú has enviado.
1 Ts. 1:9).1 Tesalonicenses 1:9 (RVA)
Pues ellos mismos cuentan de nosotros la buena recepción que tuvimos por parte de vosotros, y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero

  - Es uno e indivisible (Dt. 6:4;Deuteronomio 6:4-5 (RVA)
|4| “Escucha, Israel: Jehovah nuestro Dios, Jehovah uno es.
1 Co. 8:4;1 Corintios 8:4 (RVA)
|4| Por eso, acerca de la comida de los sacrificios a los ídolos, sabemos que el ídolo nada es en el mundo y que no hay sino un solo Dios.
Ef. 4:5-6;Efesios 4:5-6 (RVA)
|5| Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo,
|6| un solo Dios y Padre de todos, quien es sobre todos, a través de todos y en todos.
1 Co. 12:4-6).1 Corintios 12:4-6 (RVA)
|4| Ahora bien, hay diversidad de dones; pero el Espíritu es el mismo.
|5| Hay también diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.
|6| También hay diversidad de actividades, pero el mismo Dios es el que realiza todas las cosas en todos.
[8]
  - Es Espíritu y no carne (Jn.4:24). Juan 4:24 (RVA)
Dios es espíritu; y es necesario que los que le adoran, le adoren en espíritu y en verdad.
[9]
  - Es el Creador del Universo, la Tierra, los seres vivos y de todo lo que existe (Gn. 1; Génesis (RVA)
|1| En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
|2| Y la tierra estaba sin orden y vacía. Había tinieblas sobre la faz del océano, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
|3| Entonces dijo Dios: “Sea la luz,” y fue la luz.
|4| Dios vio que la luz era buena, y separó Dios la luz de las tinieblas.
|5| Dios llamó a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y fue la mañana del primer día.
|6| Entonces dijo Dios: “Haya una bóveda en medio de las aguas, para que separe las aguas de las aguas.”
|7| E hizo Dios la bóveda, y separó las aguas que están debajo de la bóveda, de las aguas que están sobre la bóveda. Y fue así.
|8| Dios llamó a la bóveda Cielos. Y fue la tarde y fue la mañana del segundo día.
|9| Entonces dijo Dios: “Reúnanse las aguas que están debajo del cielo en un solo lugar, de modo que aparezca la parte seca.” Y fue así.
|10| Llamó Dios a la parte seca Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares; y vio Dios que esto era bueno.
|11| Después dijo Dios: “Produzca la tierra hierba, plantas que den semilla y árboles frutales que den fruto, según su especie, cuya semilla esté en él, sobre la tierra.” Y fue así.
|12| La tierra produjo hierba, plantas que dan semilla según su especie, árboles frutales cuya semilla está en su fruto, según su especie. Y vio Dios que esto era bueno.
|13| Y fue la tarde y fue la mañana del tercer día.
|14| Entonces dijo Dios: “Haya lumbreras en la bóveda del cielo para distinguir el día de la noche, para servir de señales, para las estaciones y para los días y los años.
|15| Así sirvan de lumbreras para que alumbren la tierra desde la bóveda del cielo.” Y fue así.
|16| E hizo Dios las dos grandes lumbreras: la lumbrera mayor para dominar en el día, y la lumbrera menor para dominar en la noche. Hizo también las estrellas.
|17| Dios las puso en la bóveda del cielo para alumbrar sobre la tierra,
|18| para dominar en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que esto era bueno.
|19| Y fue la tarde y fue la mañana del cuarto día.
|20| Entonces dijo Dios: “Produzcan las aguas innumerables seres vivientes, y haya aves que vuelen sobre la tierra, en la bóveda del cielo.”
|21| Y creó Dios los grandes animales acuáticos, todos los seres vivientes que se desplazan y que las aguas produjeron, según su especie, y toda ave alada según su especie. Vio Dios que esto era bueno,
|22| y los bendijo Dios diciendo: “Sed fecundos y multiplicaos. Llenad las aguas de los mares; y multiplíquense las aves en la tierra.”
|23| Y fue la tarde y fue la mañana del quinto día.
|24| Entonces dijo Dios: “Produzca la tierra seres vivientes según su especie: ganado, reptiles y animales de la tierra, según su especie.” Y fue así.
|25| Hizo Dios los animales de la tierra según su especie, el ganado según su especie y los reptiles de la tierra según su especie. Y vio Dios que esto era bueno.
|26| Entonces dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y tenga dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo, el ganado, y en toda la tierra, y sobre todo animal que se desplaza sobre la tierra.”
|27| Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó.
|28| Dios los bendijo y les dijo: “Sed fecundos y multiplicaos. Llenad la tierra; sojuzgadla y tened dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que se desplazan sobre la tierra.”
|29| Dios dijo además: “He aquí que os he dado toda planta que da semilla que está sobre la superficie de toda la tierra, y todo árbol cuyo fruto lleva semilla; ellos os servirán de alimento.
|30| Y a todo animal de la tierra, a toda ave del cielo, y a todo animal que se desplaza sobre la tierra, en que hay vida, toda planta les servirá de alimento.” Y fue así.
|31| Dios vio todo lo que había hecho, y he aquí que era muy bueno. Y fue la tarde y fue la mañana del sexto día.
Ap. 4:11; Apocalipsis 4:11 (RVA)
“Digno eres tú, oh Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, la honra y el poder; porque tú has creado todas las cosas, y por tu voluntad tienen ser y fueron creadas.”
Ro. 1:19-20; Romanos (RVA)
|19| Porque lo que de Dios se conoce es evidente entre ellos, pues Dios hizo que fuese evidente.
|20| Porque lo invisible de él—su eterno poder y deidad— se deja ver desde la creación del mundo, siendo entendido en las cosas creadas; de modo que no tienen excusa.
2 Pe. 3:5).2 Pedro 3:5 (RVA)
Pues bien, por su propia voluntad pasan por alto esto: que por la palabra de Dios existían desde tiempos antiguos los cielos, y la tierra que surgió del agua y fue asentada en medio del agua.

  - Todo lo que creó, lo creó perfecto, en gran manera bueno, y funcionando con total perfección. (Gn. 1:31; Génesis 1:31 (RVA)
|31| Dios vio todo lo que había hecho, y he aquí que era muy bueno. Y fue la tarde y fue la mañana del sexto día.
Dt. 32:4; Deuteronomio 32:4 /RVA)
|4| “El es la Roca, cuya obra es perfecta, porque todos sus caminos son rectitud. El es un Dios fiel, en quien no hay iniquidad; es justo y recto.
Is. 43:7; Isaías 43:7 (RVA)
|7| A cada uno que es llamado según mi nombre y a quien he creado para mi gloria, yo lo formé. Ciertamente yo lo hice.
45:18). Isaías 45:18 (RVA)
|18| Porque así ha dicho Jehovah—el que ha creado los cielos, él es Dios; el que formó la tierra y la hizo, él la estableció; no la creó para que estuviera vacía, sino que la formó para que fuera habitada—: “Yo soy Jehovah, y no hay otro.

  - Su reino abarca toda Su creación y Él es dueño de lo que ha creado (Éx. 19:5; Éxodo 19:5 (RVA)
Ahora pues, si de veras escucháis mi voz y guardáis mi pacto, seréis para mí un pueblo especial entre todos los pueblos. Porque mía es toda la tierra,
Lv. 25:23). Levítico 25:23 (RVA)
|23| “La tierra no se venderá a perpetuidad, pues la tierra es mía; porque vosotros sois para mí como forasteros y advenedizos.

  - Su existencia y Su reinado (gobierno) son eternos (1 Cr. 29:11-12; 1 Crónicas 29:11-12 (RVA)
|11| Tuyos son, oh Jehovah, la grandeza, el poder, la gloria, el esplendor y la majestad; porque tuyas son todas las cosas que están en los cielos y en la tierra. Tuyo es el reino, oh Jehovah, y tú te enalteces como cabeza sobre todo.
|12| Las riquezas y la honra provienen de ti. Tú lo gobiernas todo; en tu mano están la fuerza y el poder, y en tu mano está la facultad de engrandecer y de fortalecer a todos.
Sal. 45:6; Salmos 45:6 (RVA)
Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; cetro de justicia es el cetro de tu reino.
Is. 40:28; Isaías 40:28 (RVA)
¿No lo has sabido? ¿No has oído que Jehovah es el Dios eterno que creó los confines de la tierra? No se cansa ni se fatiga, y su entendimiento es insondable.
Jud. 1:24-25; Judas 1:24-25 (RVA)
|24| Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída y para presentaros irreprensibles delante de su gloria con grande alegría;
|25| al único Dios, nuestro Salvador por medio de Jesucristo nuestro Señor, sea la gloria, la majestad, el dominio y la autoridad desde antes de todos los siglos, ahora y por todos los siglos. Amén.
1 Ti. 1:17; 1 Timoteo 1:17 (RVA)
Por tanto, al Rey de los siglos, al inmortal, invisible y único Dios, sean la honra y la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
Ex. 15:18; Éxodo 15:18 (RV-1865)
Jehová reinará por el siglo, y más adelante.
Sal. 145:13; Salmos 145:13
Tu reino es reino de todos los siglos, y tu dominio es de generación en generación.
Sal. 10:16).Salmos 10:16 (RVA)
¡Jehovah es Rey para siempre! De su tierra desaparecerán las naciones.
[10]
  - Es perfecto amor y todos Sus actos son en amor y justicia (1 Jn. 4:7-10).1 Juan 4:7-10 (RVA)
|7| Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Y todo aquel que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.
|8| El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.
|9| En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por él.
|10| En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en expiación por nuestros pecados.
[11]

EL ADVERSARIO DE DIOS:

  - Dios creó seres espirituales con distintas funciones (ángeles y querubines). Estos fueron dotados con libre albedrío, siendo capaces de elegir si obedecer a Dios o no (Gn. 3:24; Génesis 3:24 (RVA)
Expulsó, pues, al hombre y puso querubines al oriente del jardín de Edén, y una espada incandescente que se movía en toda dirección, para guardar el camino al árbol de la vida.
19:1; Génesis 19:1 (RVA)
Los dos ángeles llegaron a Sodoma al anochecer. Lot estaba sentado junto a la puerta de Sodoma, y al verlos se levantó Lot para recibirlos postrándose a tierra.
Sal. 18:10; Salmos 18:10 (RVA)
Cabalgó sobre un querubín y voló; se remontó sobre las alas del viento.
91:11; Salmos 91:11 (RVA)
Pues a sus ángeles dará órdenes acerca de ti, para que te guarden en todos tus caminos.
Ez. 10; Ezequiel 10:1-22 (RVA)
|1| Entonces miré; y he aquí, sobre la bóveda que estaba encima de la cabeza de los querubines, apareció sobre ellos algo como una piedra de zafiro que tenía el aspecto de un trono.
|2| Y Dios dijo al hombre vestido de lino: —Entra en medio de las ruedas, debajo de los querubines, llena tus manos con carbones encendidos de entre los querubines, y espárcelos sobre la ciudad. El entró ante mi vista.
|3| Y cuando entró aquel hombre, los querubines estaban de pie en el lado sur del templo, y la nube llenaba el atrio interior.
|4| Entonces la gloria de Jehovah se elevó de encima de los querubines, hacia el umbral del templo. Y el templo fue llenado por la nube, y el atrio se llenó del resplandor de la gloria de Jehovah.
|5| El ruido de las alas de los querubines se escuchaba hasta el atrio exterior, como la voz del Dios Todopoderoso cuando habla.
|6| Y aconteció que cuando mandó al hombre vestido de lino, diciendo: “Toma fuego de entre las ruedas de en medio de los querubines,” éste entró y se puso de pie al lado de una rueda.
|7| Entonces un querubín extendió su mano de entre los querubines hacia el fuego que había en medio de los querubines, tomó de él y lo puso en las manos del que estaba vestido de lino. Y éste lo tomó y salió.
|8| Los querubines parecían tener debajo de sus alas algo semejante a una mano de hombre.
|9| Miré, y he aquí que había cuatro ruedas junto a los querubines; al lado de cada querubín había una rueda. El aspecto de las ruedas era como de piedra de crisólito.
|10| En cuanto a su aspecto, las cuatro eran de una misma forma, como si una rueda estuviera dentro de otra rueda.
|11| Cuando se desplazaban, iban en cualquiera de las cuatro direcciones, y no viraban cuando se desplazaban, sino que al lugar a donde se dirigía la principal, las otras iban detrás de ella; y no viraban cuando se desplazaban.
|12| Todo el cuerpo de ellos, sus espaldas, sus manos, sus alas y también las ruedas (las cuatro ruedas) estaban llenos de ojos alrededor.
|13| A las ruedas, ante mis oídos, se les gritaba: “¡Rueda!”
|14| Cada uno tenía cuatro caras. La primera tenía cara de querubín; la segunda, cara de hombre; la tercera, cara de león; y la cuarta, cara de águila.
|15| Luego los querubines se elevaron. Estos son los seres vivientes que vi junto al río Quebar.
|16| Cuando los querubines se desplazaban, también se desplazaban las ruedas que estaban junto a ellos. Cuando los querubines levantaban sus alas para elevarse de la tierra, las ruedas no se separaban de ellos.
|17| Cuando ellos se detenían, las ruedas también se detenían; y cuando se elevaban, éstas se elevaban junto con ellos; porque el espíritu de los seres vivientes estaba en ellas.
|18| Entonces la gloria de Jehovah salió de sobre el umbral del templo y se colocó encima de los querubines.
|19| Los querubines alzaron sus alas y ante mi vista se elevaron de la tierra. Cuando ellos salieron, también salieron las ruedas que estaban junto a ellos, y se detuvieron a la entrada de la puerta oriental de la casa de Jehovah. Y la gloria del Dios de Israel estaba por encima, sobre ellos.
|20| Estos eran los seres vivientes que vi debajo del Dios de Israel en el río Quebar, y me di cuenta de que eran querubines.
|21| Cada uno tenía cuatro caras y cuatro alas; y debajo de sus alas había algo semejante a manos de hombre.
|22| La forma de sus caras era como la de las caras que vi junto al río Quebar; tenían el mismo aspecto. Cada uno se desplazaba de frente hacia adelante.
28:14; Ezequiel 28:14 (RVA)
Cuando fuiste ungido, yo te puse junto con los querubines protectores. Estabas en el santo monte de Dios, y andabas en medio de piedras de fuego.
2 Pe. 2:4,11).2 Pedro 2:4, 11 (RVA)
|4| Porque si Dios no dejó sin castigo a los ángeles que pecaron, sino que, habiéndolos arrojado al infierno en prisiones de oscuridad, los entregó a ser reservados para el juicio;
...
|11| mientras que los ángeles, que son mayores en fuerza y poder, no pronuncian juicio de maldición contra ellos delante del Señor.

  - Existen seres espirituales que han desobedecido a Dios y están actuando en oposición a Dios. El principal de estos seres es llamado en la Biblia: “Satanás” (que significa “Adversario”), “Diablo”(que significa “calumniador” o “difamador”), “Serpiente” (por su astucia para engañar y matar) y “Dragón” (por su fiereza destructiva), entre otros nombres [12] Este ser espiritual no fue creado para hacer el mal, sino que fue creado para el bien, pero tomó la decisión de oponerse a Dios, junto con otros ángeles que también desobedecieron (Ez. 28:14-19; Ezequiel 28:14-19 (RVA)
|14| Cuando fuiste ungido, yo te puse junto con los querubines protectores. Estabas en el santo monte de Dios, y andabas en medio de piedras de fuego.
|15| Eras perfecto en tus caminos desde el día en que fuiste creado hasta que se halló en ti maldad.
|16| “‘A causa de tu gran comercio te llenaron de violencia, y pecaste. Por eso, te expulsé del monte de Dios, y un querubín protector hizo que desaparecieras de en medio de las piedras de fuego.
|17| Tu corazón se enalteció debido a tu hermosura; a causa de tu esplendor se corrompió tu sabiduría. “‘Yo te he arrojado en tierra; te he puesto como espectáculo ante los reyes.
|18| Por tus muchos pecados y por la iniquidad de tu comercio, profanaste tu santuario. Yo, pues, hice que en medio de ti se desatara y te devorase el fuego. Te convertí en cenizas sobre la tierra ante los ojos de cuantos te observaban.
|19| Todos los que te conocen entre los pueblos se horrorizan a causa de ti. Eres objeto de espanto, y dejarás de ser para siempre.’”
Is. 14:12-14; Isaías 14:12-14 (RVA)
|12| ¡Cómo has caído del cielo, oh lucero, hijo de la mañana! Has sido derribado al suelo, tú que debilitabas a las naciones.
|13| Tú has dicho en tu corazón: ‘Subiré al cielo en lo alto; hasta las estrellas de Dios levantaré mi trono y me sentaré en el monte de la asamblea, en las regiones más distantes del norte.
|14| Subiré sobre las alturas de las nubes y seré semejante al Altísimo.’
2 Pe. 2:4; 2 Pedro 2:4 (NM)
Ciertamente si Dios no se contuvo de castigar a los ángeles que pecaron, sino que, al echarlos en el Tártaro, los entregó a hoyos de densa oscuridad para que fueran reservados para juicio;
Ap. 12:7-9).Apocalipsis 12:7-9 (RVA)
|7| Estalló entonces una guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles pelearon contra el dragón. Y el dragón y sus ángeles pelearon,
|8| pero no prevalecieron, ni fue hallado más el lugar de ellos en el cielo.
|9| Y fue arrojado el gran dragón, la serpiente antigua que se llama diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo. Fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados junto con él.

EL SER HUMANO:

  - El ser humano fue creado con el especial propósito de relacionarse con Dios, por esto Dios lo creó a “Su imagen y semejanza” (Gn. 1:26-27; Génesis 1:26-27 (RVA)
|26| Entonces dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y tenga dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo, el ganado, y en toda la tierra, y sobre todo animal que se desplaza sobre la tierra.”
|27| Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó.
Ro. 8:39; Romanos 8:38 (RVA)
Por lo cual estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo porvenir, ni poderes,
1 Jn. 3:1-2; 1 Juan 3:1-2 (RVA)
|1| Mirad cuán grande amor nos ha dado el Padre para que seamos llamados hijos de Dios. ¡Y lo somos! Por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.
|2| Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que seremos. Pero sabemos que cuando él sea manifestado, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.
4:7-16; 1 Juan 4:7-16 (RVA)
|7| Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Y todo aquel que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.
|8| El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.
|9| En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por él.
|10| En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en expiación por nuestros pecados.
|11| Amados, ya que Dios nos amó así, también nosotros debemos amarnos unos a otros.
|12| Nadie ha visto a Dios jamás. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.
|13| En esto sabemos que permanecemos en él y él en nosotros: en que nos ha dado de su Espíritu.
|14| Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo como Salvador del mundo.
|15| El que confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.
|16| Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor. Y el que permanece en el amor permanece en Dios, y Dios permanece en él.
Ap. 22:3-4).Apocalipsis 22:3-4 (RVA)
|3| Ya no habrá más maldición. Y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le rendirán culto.
|4| Verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes.

  - La “imagen y semejanza” de Dios en el ser humano se refiere a que el ser humano fue originalmente participado de la naturaleza de Dios, Quien es Espíritu (Jn. 4:24). Juan 4:24 (RVA)
Dios es espíritu; y es necesario que los que le adoran, le adoren en espíritu y en verdad.
Por medio de este vínculo espiritual, Dios les impartía al alma, la mente y el cuerpo del hombre Sus virtudes santas, y la capacidad de vivir perpetuamente. Esta imagen y semejanza” tenía el propósito de que el hombre pudiera tener una relación espiritual, racional y amorosa con Dios, dando así al ser humano un lugar de especial importancia por encima de toda la creación (Gn. 1:26-27; Génesis 1:26-27 (RVA)
|26| Entonces dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y tenga dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo, el ganado, y en toda la tierra, y sobre todo animal que se desplaza sobre la tierra.”
|27| Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó.
Sal. 8:3-6; Salmos 8:3-6 (RV-1960)
|3| Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste,
|4| Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites?
|5| Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra.
|6| Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies:
He. 2:6-8; Hebreos 2:6-8 (RV-1960)
|6| pero alguien testificó en cierto lugar, diciendo: ¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él, O el hijo del hombre, para que le visites?
|7| Le hiciste un poco menor que los ángeles, Le coronaste de gloria y de honra, Y le pusiste sobre las obras de tus manos;
|8| Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él; pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas.
Gn. 9:1-2). Génesis 9:1-2 (RVA)
|1| Entonces Dios bendijo a Noé y a sus hijos, y les dijo: “Sed fecundos, multiplicaos y llenad la tierra.
|2| El temor y el miedo de vosotros estará en todos los animales de la tierra, en todas las aves del cielo, en todo lo que se desplaza en la tierra y en todos los peces del mar. En vuestras manos son entregados.

  - El ser humano también fue dotado con libre albedrío(la capacidad y libertad para tomar decisiones, aun cuando éstas sean contrarias a la voluntad de Dios). Con esta capacidad, el ser humano podía (y aún puede) decidir si obedecer o no a Dios y de esto dependía (y aún depende) su vida espiritual y su capacidad para relacionarse con Dios (Gn. 2:15-17; Génesis 2:15-17 (RVA)
|15| Tomó, pues, Jehovah Dios al hombre y lo puso en el jardín de Edén, para que lo cultivase y lo guardase.
|16| Y Jehovah Dios mandó al hombre diciendo: “Puedes comer de todos los árboles del jardín;
|17| pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que comas de él, ciertamente morirás.”
Dt. 30:15-20; Deuteronomio 30:15-20 (RVA)
|15| “Mira, pues, yo pongo hoy delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal,
|16| con el fin de que ames a Jehovah tu Dios, de que andes en sus caminos y de que guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, que yo te mando hoy. Entonces vivirás y te multiplicarás, y Jehovah tu Dios te bendecirá en la tierra a la cual entras para tomarla en posesión.
|17| Pero si tu corazón se aparta y no obedeces; si te dejas arrastrar a inclinarte ante otros dioses y les rindes culto,
|18| yo os declaro hoy que de cierto pereceréis. No prolongaréis vuestros días en la tierra a la cual, cruzando el Jordán, entraréis para tomarla en posesión.
|19| “Llamo hoy por testigos contra vosotros a los cielos y a la tierra, de que he puesto delante de vosotros la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas, tú y tus descendientes,
|20| amando a Jehovah tu Dios, escuchando su voz y siéndole fiel. Porque él es tu vida y la prolongación de tus días, para que habites en la tierra que Jehovah juró que había de dar a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.”
Jos. 24:15-22; Josué 24:15-22 (RVA)
|15| Pero si os parece mal servir a Jehovah, escogeos hoy a quién sirváis: si a los dioses a los cuales servían vuestros padres cuando estaban al otro lado del Río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis. Pero yo y mi casa serviremos a Jehovah.
|16| Entonces el pueblo respondió diciendo: —¡Lejos esté de nosotros el abandonar a Jehovah para servir a otros dioses!
|17| Porque Jehovah, nuestro Dios, es el que nos sacó a nosotros y a nuestros padres de la tierra de Egipto, de la casa de esclavitud. Delante de nuestros ojos él ha hecho estas grandes señales, y nos ha guardado en todo el camino por donde hemos andado y en todos los pueblos por los cuales hemos pasado.
|18| Jehovah ha arrojado de delante de nosotros a todos los pueblos, y a los amorreos que habitaban en el país. Nosotros también serviremos a Jehovah, porque él es nuestro Dios.
|19| Entonces Josué dijo al pueblo: —No podréis servir a Jehovah, porque él es un Dios santo y un Dios celoso. El no soportará vuestras rebeliones ni vuestros pecados.
|20| Si vosotros dejáis a Jehovah y servís a dioses extraños, él se volverá y os castigará, y os exterminará después de haberos hecho bien.
|21| Entonces el pueblo dijo a Josué: —¡No, sino que a Jehovah serviremos!
|22| Josué respondió al pueblo: —Vosotros sois testigos contra vosotros mismos, de que habéis escogido a Jehovah para servirle. Ellos respondieron: —¡Sí, somos testigos!
Sal. 119:173-176). Salmos 119:173-176 (RVA)
|173| Venga tu mano a socorrerme, porque tus ordenanzas he escogido.
|174| Anhelo tu salvación, oh Jehovah, y tu ley es mi delicia.
|175| ¡Que viva mi alma y te alabe, y que tus juicios me ayuden!
|176| He andado errante como oveja extraviada; busca a tu siervo, porque no me he olvidado de tus mandamientos.
[13]

PECADO,[14] MALDAD, ENFERMEDAD Y MUERTE:

  - Al ser engañados por la Serpiente (Satanás), los primeros seres humanos (Adán y Eva) tomaron la decisión de desobedecer a Dios (Gn. 3:6). Génesis 3:6 (RVA)
Entonces la mujer vio que el árbol era bueno para comer, que era atractivo a la vista y que era árbol codiciable para alcanzar sabiduría. Tomó, pues, de su fruto y comió. Y también dio a su marido que estaba con ella, y él comió.
En lugar de buscar la gloria de Dios (Is. 43:7), Isaías 43:7 (RVA)
|7| A cada uno que es llamado según mi nombre y a quien he creado para mi gloria, yo lo formé. Ciertamente yo lo hice.
buscaron su propia gloria (Gn. 3:6; Génesis 3:6 (RVA)
Entonces la mujer vio que el árbol era bueno para comer, que era atractivo a la vista y que era árbol codiciable para alcanzar sabiduría. Tomó, pues, de su fruto y comió. Y también dio a su marido que estaba con ella, y él comió.
Ro. 1:21-23; Romanos 1:21-23 (RVA)
|21| Porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios ni le dieron gracias; más bien, se hicieron vanos en sus razonamientos, y su insensato corazón fue entenebrecido.
|22| Profesando ser sabios se hicieron fatuos,
|23| y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una imagen a la semejanza de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.
1 Pe. 1:24-25).1 Pedro 1:24-25 (RVA)
|24| Porque: Toda carne es como la hierba, y toda su gloria es como la flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae;
|25| pero la palabra del Señor permanece para siempre. Esta es la palabra del evangelio que os ha sido anunciada.
Por esta causa, ellos perdieron la capacidad de estar en perfecta comunión con Dios (muerte espiritual). En su desobediencia, ellos transfirieron la autoridad y gobierno que Dios les dio sobre la Tierra al Adversario y permitieron que él (Satanás) ejerciera poder e influencia sobre la tierra y los seres creados en ella y, consecuentemente, el pecado, la maldad y la muerte entraron en el mundo (Gn. 3:1-19; Génesis 3:1-19 (RVA)
|1| Entonces la serpiente, que era el más astuto de todos los animales del campo que Jehovah Dios había hecho, dijo a la mujer: —¿De veras Dios os ha dicho: “No comáis de ningún árbol del jardín”?
|2| La mujer respondió a la serpiente: —Podemos comer del fruto de los árboles del jardín.
|3| Pero del fruto del árbol que está en medio del jardín ha dicho Dios: “No comáis de él, ni lo toquéis, no sea que muráis.”
|4| Entonces la serpiente dijo a la mujer: —Ciertamente no moriréis.
|5| Es que Dios sabe que el día que comáis de él, vuestros ojos serán abiertos, y seréis como Dios, conociendo el bien y el mal.
|6| Entonces la mujer vio que el árbol era bueno para comer, que era atractivo a la vista y que era árbol codiciable para alcanzar sabiduría. Tomó, pues, de su fruto y comió. Y también dio a su marido que estaba con ella, y él comió.
|7| Y fueron abiertos los ojos de ambos, y se dieron cuenta de que estaban desnudos. Entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron ceñidores.
|8| Cuando oyeron la voz de Jehovah Dios que se paseaba en el jardín en el fresco del día, el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehovah Dios entre los árboles del jardín.
|9| Pero Jehovah Dios llamó al hombre y le preguntó: —¿Dónde estás tú?
|10| El respondió: —Oí tu voz en el jardín y tuve miedo, porque estaba desnudo. Por eso me escondí.
|11| Le preguntó Dios: —¿Quién te dijo que estabas desnudo? ¿Acaso has comido del árbol del que te mandé que no comieses?
|12| El hombre respondió: —La mujer que me diste por compañera, ella me dio del árbol, y yo comí.
|13| Entonces Jehovah Dios dijo a la mujer: —¿Por qué has hecho esto? La mujer dijo: —La serpiente me engañó, y comí.
|14| Entonces Jehovah Dios dijo a la serpiente: —Porque hiciste esto, serás maldita entre todos los animales domésticos y entre todos los animales del campo. Te arrastrarás sobre tu vientre y comerás polvo todos los días de tu vida.
|15| Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y su descendencia; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el talón.
|16| A la mujer dijo: —Aumentaré mucho tu sufrimiento en el embarazo; con dolor darás a luz a los hijos. Tu deseo te llevará a tu marido, y él se enseñoreará de ti.
|17| Y al hombre dijo: —Porque obedeciste la voz de tu mujer y comiste del árbol del que te mandé diciendo: “No comas de él,” sea maldita la tierra por tu causa. Con dolor comerás de ella todos los días de tu vida;
|18| espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo.
|19| Con el sudor de tu frente comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste tomado. Porque polvo eres y al polvo volverás.
2 Co. 4:4; 2 Corintios 4:4 (RVA)
Pues el dios de esta edad presente ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no les ilumine el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, quien es la imagen de Dios.
Lc. 4:6; Lucas 4:6 (RVA)
Y el diablo le dijo: —A ti te daré toda autoridad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y la doy a quien yo quiero.
Ro. 5:12; Romanos 5:12 (RVA)
Por esta razón, así como el pecado entró en el mundo por medio de un solo hombre y la muerte por medio del pecado, así también la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.
Ez. 18:4; Ezequiel 18:4 (RVA)
He aquí que todas las almas son mías; tanto el alma del padre como el alma del hijo son mías. El alma que peca, ésa morirá.
Stg. 1:13-15). Santiago 1:13 (RVA)
Nadie diga cuando sea tentado: “Soy tentado por Dios”; porque Dios no es tentado por el mal, y él no tienta a nadie.
A este evento el cristianismo comúnmente lo llama “la caída de Adán” o “la caída del hombre”.
  - Esta condición de pecado y muerte, tanto espiritual como física ytodos los males que de ella se derivan, entraron en la raza humana como consecuencia directa de la desobediencia de Adán y Eva y colocó a toda la humanidad bajo juicio y pena de muerte (Ro 3:9, 19). Romanos 3:9-19 (RVA)
|9| ¿Qué, pues? ¿Les llevamos alguna ventaja? Claro que no; porque ya hemos acusado tanto a judíos como a gentiles, diciendo que todos están bajo pecado,
...
|19| Pero sabemos que todo lo que dice la ley, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre, y todo el mundo esté bajo juicio ante Dios.
Debido a esto, todos los seres humanos nacen en condición de pecado y sujetos a muerte (Ro 5:12; Romanos 5:12 (RVA)
Por esta razón, así como el pecado entró en el mundo por medio de un solo hombre y la muerte por medio del pecado, así también la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.
Ef.2:1-3) Efesios 2:1-3 (RVA)
|1| En cuanto a vosotros, estabais muertos en vuestros delitos y pecados,
|2| en los cuales anduvisteis en otro tiempo, conforme a la corriente de este mundo y al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora actúa en los hijos de desobediencia.
|3| En otro tiempo todos nosotros vivimos entre ellos en las pasiones de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de la mente; y por naturaleza éramos hijos de ira, como los demás.
y nacen en un mundo sobre el cual el Diablo está ejerciendo fuerte influencia (2 Co. 4:4; 2 Corintios 4:4 (RVA)
Pues el dios de esta edad presente ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no les ilumine el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, quien es la imagen de Dios.
1 Pe. 5:8; 1 Pedro 5:8 (RVA)
Sed sobrios y velad. Vuestro adversario, el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quién devorar.
2 Co. 11:14-15; 2 Corintios 11:14-15 (RVA)
|14| Y no es de maravillarse, porque Satanás mismo se disfraza como ángel de luz.
|15| Así que, no es gran cosa que también sus ministros se disfracen como ministros de justificación, cuyo fin será conforme a sus obras.
2 Ti. 2:24-26). 2 Timoteo 2:24-26 (RVA)
|24| Pues el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar y sufrido;
|25| corrigiendo con mansedumbre a los que se oponen, por si quizás Dios les conceda que se arrepientan para comprender la verdad,
|26| y se escapen de la trampa del diablo, quien los tiene cautivos a su voluntad.

  - Ningún mal procede de Dios, Quien es bueno y perfecto en todos Sus atributos (Stg. 1:16-17). Santiago 1:16-17 (RV-1960)
|16| Amados hermanos míos, no erréis.
|17| Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

  - La Escritura enseña que Dios es Dios de vida, amor y justicia y que el pecado, la maldad, la enfermedad y la muerte (y toda clase de mal) son consecuencias de la acción voluntaria de los seres libres(tanto humanos como espirituales) en contra de la voluntad de Dios y, por lo tanto, no es el deseo de Dios que estas cosas existan en Su reino (Gn. 1; Génesis 1:1-31 (RV-1960)
|1| En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
|2| Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
|3| Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.
|4| Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.
|5| Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.
|6| Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.
|7| E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.
|8| Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.
|9| Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así.
|10| Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno.
|11| Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así.
|12| Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno.
|13| Y fue la tarde y la mañana el día tercero.
|14| Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años,
|15| y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así.
|16| E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas.
|17| Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra,
|18| y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.
|19| Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.
|20| Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.
|21| Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno.
|22| Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra.
|23| Y fue la tarde y la mañana el día quinto.
|24| Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así.
|25| E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.
|26| Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
|27| Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
|28| Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.
|29| Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.
|30| Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así.
|31| Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.
Ez. 18:32; Ezequiel 18:32 (RV-1960)
Porque no quiero la muerte del que muere, dice Jehová el Señor; convertíos, pues, y viviréis.
Jn. 10:10; Juan 10:10 (RV-1960)
El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
He. 2:14-15; Hebreos 2:14-15 (RV-1960)
|14| Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,
|15| y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.
Ro. 5:12-18). Romanos 5:12-18 (RVA)
|12| Por esta razón, así como el pecado entró en el mundo por medio de un solo hombre y la muerte por medio del pecado, así también la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.
|13| Antes de la ley, el pecado estaba en el mundo; pero como no había ley, el pecado no era tenido en cuenta.
|14| No obstante, la muerte reinó desde Adán hasta Moisés, aun sobre los que no pecaron con una ofensa semejante a la de Adán, quien es figura del que había de venir.
|15| Pero el don no es como la ofensa. Porque si por la ofensa de aquel uno murieron muchos, cuánto más abundaron para muchos la gracia de Dios y la dádiva por la gracia de un solo hombre, Jesucristo.
|16| Ni tampoco es la dádiva como el pecado de aquel uno; porque el juicio, a la verdad, surgió de una sola ofensa para condenación, pero la gracia surgió de muchas ofensas para justificación.
|17| Porque si por la ofensa de uno reinó la muerte por aquel uno, cuánto más reinarán en vida los que reciben la abundancia de su gracia y la dádiva de la justicia mediante aquel uno, Jesucristo.
|18| Así que, como la ofensa de uno alcanzó a todos los hombres para la condenación, así también la justicia realizada por uno alcanzó a todos los hombres para la justificación de vida.

EL PLAN DE DIOS

  - Inmediatamente después de que Adán y Eva desobedecieran, Dios puso en marcha un plan de restauración para Su creación, cuyo centro es la salvación [15] del ser humano.Desde la caída Dios dijo que la concreción de este plan dependería de un hombre (Gn. 3:15). Génesis 3:15 (RV-1960)
Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.

  - Este plan de Dios incluye la restauración de la condición espiritual del ser humano, recuperando un completo vínculo con Dios; el restablecimiento pleno y perpetuo del gobierno de Dios en todo Su reino; la restauración de la Tierra y los cielos, la eliminación del Adversario y de sus huestes (espirituales y humanas); y la destrucción de la muerte, la enfermedad y toda clase de males (Ro. 8:18-23; Romanos 8:18-23 (RVA)
|18| Porque considero que los padecimientos del tiempo presente no son dignos de comparar con la gloria que pronto nos ha de ser revelada.
|19| Pues la creación aguarda con ardiente anhelo la manifestación de los hijos de Dios.
|20| Porque la creación ha sido sujetada a la vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa de aquel que la sujetó, en esperanza
|21| de que aun la creación misma será librada de la esclavitud de la corrupción, para entrar a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.
|22| Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una sufre dolores de parto hasta ahora.
|23| Y no sólo la creación, sino también nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos, aguardando la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo.
1 Co. 15:47-58; 1 Corintios 15:47-58 (RVA)
|47| El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre es celestial.
|48| Como es el terrenal, así son también los terrenales; y como es el celestial, así son también los celestiales.
|49| Y así como hemos llevado la imagen del terrenal, llevaremos también la imagen del celestial.
|50| Y esto digo, hermanos, que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción heredar la incorrupción.
|51| He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados
|52| en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final. Porque sonará la trompeta, y los muertos serán resucitados sin corrupción; y nosotros seremos transformados.
|53| Porque es necesario que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y que esto mortal sea vestido de inmortalidad.
|54| Y cuando esto corruptible se vista de incorrupción y esto mortal se vista de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: ¡Sorbida es la muerte en victoria!
|55| ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?
|56| Pues el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley.
|57| Pero gracias a Dios, quien nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.
|58| Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, abundando siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestro arduo trabajo en el Señor no es en vano.
Is. 25:8-9; Isaías 25:8-9 (VM)
|8| ¡Tragado ha a la muerte para siempre; y Jehová el Señor enjugará las lágrimas de sobre todas las caras, y quitará el oprobio de su pueblo de sobre toda la tierra! porque Jehová así lo ha dicho.
|9| Y se dirá en aquel día: ¡He aquí, éste es nuestro Dios; le hemos esperado, y él nos salvará! ¡éste es Jehová, le hemos esperado; estaremos alegres, y nos regocijaremos en su salvación!
He. 2:14-15; Hebreos 2:14-15 (RV-1960)
|14| Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,
|15| y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.
2 P. 3:13; 2 Pedro 3:13 (RVA)
Según las promesas de Dios esperamos cielos nuevos y tierra nueva en los cuales mora la justicia.
Ap. 19:20; Apocalipsis 19:20 (RVA)
Y la bestia fue tomada prisionera, junto con el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con que había engañado a los que recibieron la marca de la bestia y adoraban a su imagen. Ambos fueron lanzados vivos al lago de fuego ardiendo con azufre.
20:10; Apocalipsis 20:10 (RVA)
Y el diablo que los engañaba fue lanzado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.
21:1-5). Apocalipsis 21:1-5 (RVA)
|1| Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existe más.
|2| Y yo vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén que descendía del cielo de parte de Dios, preparada como una novia adornada para su esposo.
|3| Oí una gran voz que procedía del trono diciendo: “He aquí el tabernáculo de Dios está con los hombres, y él habitará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
|4| Y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos. No habrá más muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas ya pasaron.”
|5| El que estaba sentado en el trono dijo: “He aquí yo hago nuevas todas las cosas.” Y dijo: “Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas.”

  - El plan fue concebido sobre bases justas, es por eso que si el pecado y la muerte entraron al mundo por la desobediencia de un solo hombre, era justo que la restauración fuera obtenida por la obediencia de un solo hombre (Ro. 5:17-19; Romanos 5:17-19 (RVA)
|17| Porque si por la ofensa de uno reinó la muerte por aquel uno, cuánto más reinarán en vida los que reciben la abundancia de su gracia y la dádiva de la justicia mediante aquel uno, Jesucristo.
|18| Así que, como la ofensa de uno alcanzó a todos los hombres para la condenación, así también la justicia realizada por uno alcanzó a todos los hombres para la justificación de vida.
|19| Porque como por la desobediencia de un solo hombre, muchos fueron constituidos pecadores, así también, por la obediencia de uno, muchos serán constituidos justos.
1 Co. 15:21-22). 1 Corintios 15:21-22 (RVA)
|21| Puesto que la muerte entró por medio de un hombre, también por medio de un hombre ha venido la resurrección de los muertos.
|22| Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados.
Para lograr la salvación del ser humano y la restauración de Su creación de un modo justo, Dios necesitaba de un ser humano, creado en las mismas condiciones que Adán (dotado con espíritu y autoridad), pero que (a inversa de Adán) por su libre albedrío se mantuviera en amorosa y obediente sujeción a Dios ; y que, cargando con el juicio y el castigo que pesaba sobre toda la humanidad, diera Su vida en pago por el pecado de todos los hombres (Ro. 5:17-19; Romanos 5:17-19 (RVA)
|17| Porque si por la ofensa de uno reinó la muerte por aquel uno, cuánto más reinarán en vida los que reciben la abundancia de su gracia y la dádiva de la justicia mediante aquel uno, Jesucristo.
|18| Así que, como la ofensa de uno alcanzó a todos los hombres para la condenación, así también la justicia realizada por uno alcanzó a todos los hombres para la justificación de vida.
|19| Porque como por la desobediencia de un solo hombre, muchos fueron constituidos pecadores, así también, por la obediencia de uno, muchos serán constituidos justos.
8:32; Romanos 8:32 (NVI)
El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?
1 Co. 15:21-22; 1 Corintios 15:21-22 (RVA)
|21| Puesto que la muerte entró por medio de un hombre, también por medio de un hombre ha venido la resurrección de los muertos.
|22| Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados.
1 Co. 6:19-20; 1 Corintios 6:19-20 (NVI)
|19| ¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños;
|20| fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.
7:23; 1 Corintios 7:23 (RVA)
Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres.
Ef. 1:7; Efesios 1:7 (RVA)
En él tenemos redención por medio de su sangre, el perdón de nuestras transgresiones, según las riquezas de su gracia
Ap. 1:5). Apocalipsis 1:5 (RVA)
y de parte de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de entre los muertos y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos ama y nos libró de nuestros pecados con su sangre,
Este hombre es llamado “el Mesías” o “el Cristo” [16] (Jn. 1:41; Juan 1:41 (RVA)
Este encontró primero a su hermano Simón y le dijo: —Hemos encontrado al Mesías—que significa Cristo—.
4:5) Juan 4:25 (RVA)
Le dijo la mujer: —Sé que viene el Mesías—que es llamado el Cristo—. Cuando él venga, nos declarará todas las cosas.
él es el “Salvador” provisto por Dios (Is. 62:11; Isaías 62:11 (RVA)
He aquí que Jehovah ha proclamado hasta lo último de la tierra: “Decid a la hija de Sion: ‘¡He aquí tu Salvador viene! ¡He aquí, su recompensa viene con él; y delante de él, su obra!’”
Lc. 1:69; Lucas 1:69 (RVA)
Ha levantado para nosotros un cuerno de salvación en la casa de su siervo David,
2:11; Lucas 2:11 (RVA)
que hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, que es Cristo el Señor.
Jn. 4:42; Juan 4:42 (RVA)
Ellos decían a la mujer: —Ya no creemos a causa de la palabra tuya, porque nosotros mismos hemos oído y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo.
Hch. 5:31; Hechos 5:31 (RVA)
A éste, lo ha enaltecido Dios con su diestra como Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados.
13:23). Hechos 13:23 (RV-1960)
De la descendencia de éste, y conforme a la promesa, Dios levantó a Jesús por Salvador a Israel.

  - El Mesías no sólo daría salvación a la humanidad sino que también sería dotado con autoridad de reinar en nombre de Dios, en completa sujeción a Él, hasta derrotar las fuerzas del mal y dar lugar al restablecimiento pleno y perpetuo de la voluntad de Dios en todo Su reino (Je. 23:5-6; Jeremías 23:5-6 (RV-1960)
|5| He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra.
|6| En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y este será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra.
Is. 11:1-9; Isaías 11:1-9 (RVA)
|1| Un retoño brotará del tronco de Isaí, y un vástago de sus raíces dará fruto.
|2| Sobre él reposará el Espíritu de Jehovah: espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de conocimiento y de temor de Jehovah.
|3| El se deleitará en el temor de Jehovah. No juzgará por lo que vean sus ojos, ni arbitrará por lo que oigan sus oídos;
|4| sino que juzgará con justicia a los pobres, y con equidad arbitrará a favor de los afligidos de la tierra. Golpeará la tierra con la vara de su boca, y con el aliento de sus labios dará muerte al impío.
|5| La justicia será el cinturón de sus lomos, y la fidelidad lo será de su cintura.
|6| Entonces el lobo habitará con el cordero, y el leopardo se recostará con el cabrito. El ternero y el cachorro del león crecerán juntos, y un niño pequeño los conducirá.
|7| La vaca y la osa pacerán, y sus crías se recostarán juntas. El león comerá paja como el buey.
|8| Un niño de pecho jugará sobre el agujero de la cobra, y el recién destetado extenderá su mano sobre el escondrijo de la víbora.
|9| No harán daño ni destruirán en todo mi santo monte, porque la tierra estará llena del conocimiento de Jehovah, como las aguas cubren el mar.
42:1-4; Isaías 42:1-4 (RVA)
|1| “He aquí mi siervo, a quien sostendré; mi escogido en quien se complace mi alma. Sobre él he puesto mi Espíritu, y él traerá justicia a las naciones.
|2| No gritará ni alzará su voz, ni la hará oír en la calle.
|3| No quebrará la caña cascada, ni apagará la mecha que se está extinguiendo; según la verdad traerá justicia.
|4| No se desalentará ni desfallecerá hasta que haya establecido la justicia en la tierra. Y las costas esperarán su ley.”
Mi. 4:3-4; Miqueas 4:3-4 (RVA)
|3| El juzgará entre muchos pueblos y arbitrará entre naciones poderosas, hasta las más distantes. Y convertirán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra.
|4| Cada uno se sentará debajo de su vid y debajo de su higuera. Y no habrá quien los amedrente, porque la boca de Jehovah de los Ejércitos ha hablado.
Sal. 110:1; Salmos 110:1 (RVA)
(Salmo de David) Jehovah dijo a mi señor: “Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos como estrado de tus pies.”
He. 1:13; Hebreos 1:13 (RVA)
¿Y a cuál de sus ángeles ha dicho jamás: Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?
10:12-13). Hebreos 10:12-13 (RVA)
|12| Pero éste, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados, se sentó para siempre a la diestra de Dios,
|13| esperando de allí en adelante hasta que sus enemigos sean puestos como estrado de sus pies.

  - A lo largo de la historia, por medio de hombres fieles, Dios fue ratificando Su promesa de salvación y dando nuevos detalles de cómo llegaría ésta. (Gn. 17:5-9, 21; Génesis 17:5-21 (RVA)
|5| Ya no se llamará más tu nombre Abram; tu nombre será Abraham, pues te he constituido en padre de una multitud de naciones.
|6| Yo te haré muy fecundo; de ti haré naciones, y reyes saldrán de ti.
|7| Yo establezco mi pacto como pacto perpetuo entre yo y tú, y tu descendencia después de ti por sus generaciones, para ser tu Dios y el de tu descendencia después de ti.
|8| Yo te daré en posesión perpetua, a ti y a tu descendencia después de ti, la tierra en que resides, toda la tierra de Canaán. Y yo seré su Dios.
|9| Dios dijo de nuevo a Abraham: —Pero tú guardarás mi pacto, tú y tus descendientes después de ti, a través de sus generaciones.
...
|21| Pero yo estableceré mi pacto con Isaac, que Sara te dará a luz por este tiempo, el próximo año.
28:13-16; Génesis 28:13-16 (RVA)
|13| Y he aquí que Jehovah estaba en lo alto de ella y dijo: —Yo soy Jehovah, el Dios de tu padre Abraham y el Dios de Isaac. La tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia.
|14| Tus descendientes serán como el polvo de la tierra. Te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur, y en ti y en tu descendencia serán benditas todas las familias de la tierra.
|15| He aquí que yo estoy contigo; yo te guardaré por dondequiera que vayas y te haré volver a esta tierra. No te abandonaré hasta que haya hecho lo que te he dicho.
|16| Jacob despertó de su sueño y dijo: —¡Ciertamente Jehovah está presente en este lugar, y yo no lo sabía!
Éx. 6:6-8). Éxodo 6:6-8 (RVA)
|6| Por tanto, di a los hijos de Israel: “Yo soy Jehovah. Yo os libraré de las cargas de Egipto y os libertaré de su esclavitud. Os redimiré con brazo extendido y con grandes actos justicieros.
|7| Os tomaré como pueblo mío, y yo seré vuestro Dios. Vosotros sabréis que yo soy Jehovah vuestro Dios, que os libra de las cargas de Egipto.
|8| Yo os llevaré a la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a Abraham, a Isaac y a Jacob. Yo os la daré en posesión. Yo Jehovah.”
Mientras llegaba el tiempo del Mesías, Dios hizo un pacto con Su pueblo. Aquel antiguo pacto tuvo una ley la cual fue revelada a través de Moisés. Por medio de la ley y sus rituales los seres humanos podrían conocer la voluntad de Dios y conocer y recordar su necesidad de un Salvador (Gn. 17:11-14; Génesis 17:11-14 (RVA)
|11| Circuncidaréis vuestros prepucios, y esto será la señal del pacto entre yo y vosotros.
|12| A los ocho días de nacido será circuncidado todo varón de entre vosotros, a través de vuestras generaciones; tanto el nacido en casa como el comprado con dinero a cualquier extranjero que no sea de tu descendencia.
|13| Deberá ser circuncidado el nacido en tu casa y el comprado con tu dinero. Así estará mi pacto en vuestra carne como pacto perpetuo.
|14| El hombre incircunciso, que no haya circuncidado su prepucio, esa persona será borrada de su pueblo, porque ha violado mi pacto.
Éx. 12; Éxodo 12:1-51 (RVA)
|1| Jehovah habló a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo:
|2| —Este mes os será el principio de los meses; será para vosotros el primero de los meses del año.
|3| Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo que el 10 de este mes cada uno tome para sí un cordero en cada casa paterna, un cordero por familia.
|4| Si la familia es demasiado pequeña como para comer el cordero, entonces lo compartirán él y su vecino de la casa inmediata, de acuerdo con el número de las personas. Según la cantidad que ha de comer cada uno, repartiréis el cordero.
|5| El cordero será sin defecto, macho de un año; tomaréis un cordero o un cabrito.
|6| Lo habréis de guardar hasta el día 14 de este mes, cuando lo degollará toda la congregación del pueblo de Israel al atardecer.
|7| Tomarán parte de la sangre y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las puertas de las casas en donde lo han de comer.
|8| Aquella misma noche comerán la carne, asada al fuego. La comerán con panes sin levadura y con hierbas amargas.
|9| No comeréis del cordero nada crudo, ni cocido en agua; sino asado al fuego, con su cabeza, sus piernas y sus entrañas.
|10| Nada dejaréis de él hasta la mañana. Lo que quede hasta la mañana habréis de quemarlo en el fuego.
|11| Así lo habréis de comer: con vuestros cintos ceñidos, puestas las sandalias en vuestros pies y con vuestro bastón en la mano. Lo comeréis apresuradamente; es la Pascua de Jehovah.
|12| La misma noche yo pasaré por la tierra de Egipto y heriré de muerte a todo primogénito en la tierra de Egipto, tanto de los hombres como del ganado. Así ejecutaré actos justicieros contra todos los dioses de Egipto. Yo, Jehovah.
|13| La sangre os servirá de señal en las casas donde estéis. Yo veré la sangre y en cuanto a vosotros pasaré de largo y cuando castigue la tierra de Egipto, no habrá en vosotros ninguna plaga para destruiros.
|14| Habréis de conmemorar este día. Lo habréis de celebrar como fiesta a Jehovah a través de vuestras generaciones. Lo celebraréis como estatuto perpetuo.
|15| Siete días comeréis panes sin levadura. El primer día quitaréis de vuestras casas la levadura, porque cualquiera que coma algo con levadura desde el primer día hasta el séptimo, esa persona será excluida de Israel.
|16| El primer día habrá asamblea sagrada. También en el séptimo día habrá asamblea sagrada. Ningún trabajo haréis en ellos, excepto la preparación de lo que cada uno haya de comer. Sólo eso podréis hacer.
|17| Guardaréis la fiesta de los panes sin levadura, porque en este mismo día habré sacado vuestros ejércitos de la tierra de Egipto. Por tanto, guardaréis este día como estatuto perpetuo a través de vuestras generaciones.
|18| Comeréis los panes sin levadura en el mes primero, desde el día 14 del mes al atardecer, hasta el día 21 del mes al atardecer.
|19| Durante siete días no se hallará en vuestras casas nada que tenga levadura. Cualquiera que coma algo con levadura, sea forastero o natural de la tierra, esa persona será excluida de la congregación de Israel.
|20| No comeréis ninguna cosa con levadura. En todo lugar donde habitéis comeréis panes sin levadura.
|21| Moisés convocó a todos los ancianos de Israel y les dijo: —Sacad y tomad del rebaño para vuestras familias, y sacrificad el cordero pascual.
|22| Tomad luego un manojo de hisopo y empapadlo en la sangre que está en la vasija, y untad el dintel y los postes de la puerta con la parte de la sangre que está en la vasija. Ninguno de vosotros salga de la puerta de su casa hasta la mañana.
|23| Porque Jehovah pasará matando a los egipcios, y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará de largo aquella puerta y no dejará entrar en vuestras casas al destructor para matar.
|24| Guardaréis estas palabras como ley para vosotros y para vuestros hijos, para siempre.
|25| Cuando hayáis entrado en la tierra que Jehovah os dará, como lo prometió, guardaréis este rito.
|26| Y cuando os pregunten vuestros hijos: “¿Qué significa este rito para vosotros?,”
|27| vosotros les responderéis: “Este es el sacrificio de la Pascua de Jehovah, quien pasó de largo las casas de los hijos de Israel cuando mató a los egipcios y libró nuestras casas.” Entonces el pueblo se inclinó y adoró.
|28| Los hijos de Israel fueron y lo hicieron; como Jehovah había mandado a Moisés y a Aarón, así lo hicieron.
|29| Aconteció que a la medianoche Jehovah mató a todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito del faraón que se sentaba en el trono, hasta el primogénito del preso que estaba en la mazmorra, y todo primerizo del ganado.
|30| Aquella noche se levantaron el faraón, todos sus servidores y todos los egipcios, pues había un gran clamor en Egipto, porque no había casa donde no hubiese un muerto.
|31| Entonces hizo llamar a Moisés y a Aarón de noche, y les dijo: —¡Levantaos y salid de en medio de mi pueblo, vosotros y los hijos de Israel! Id y servid a Jehovah, como habéis dicho.
|32| Tomad también vuestras ovejas y vuestras vacas, como habéis dicho, e idos. Y bendecidme a mí también.
|33| Los egipcios apremiaban al pueblo, apresurándose a echarlos del país, porque decían: —¡Todos seremos muertos!
|34| La gente llevaba sobre sus hombros la masa que aún no tenía levadura y sus artesas envueltas en sus mantos.
|35| Los hijos de Israel hicieron también conforme al mandato de Moisés, y pidieron a los egipcios objetos de plata, objetos de oro y vestidos.
|36| Jehovah dio gracia al pueblo ante los ojos de los egipcios, quienes les dieron lo que pidieron. Así despojaron a los egipcios.
|37| Partieron, pues, los hijos de Israel de Ramesés a Sucot, unos 600.000 hombres de a pie, sin contar los niños.
|38| También fue con ellos una gran multitud de toda clase de gente, y sus ovejas y ganado en gran número.
|39| De la masa que habían sacado de Egipto, cocieron panes sin leudar, porque no le habían puesto levadura; ya que cuando fueron echados de Egipto, no pudieron detenerse ni para preparar comida.
|40| El tiempo que los hijos de Israel habitaron en Egipto fue de 430 años.
|41| Pasados los 430 años, en el mismo día salieron de la tierra de Egipto todos los escuadrones de Jehovah.
|42| Esta es noche de guardar en honor de Jehovah, por haberlos sacado de la tierra de Egipto. Todos los hijos de Israel, a través de sus generaciones, deben guardar esta noche en honor de Jehovah.
|43| Jehovah dijo a Moisés y a Aarón: —Este es el estatuto acerca de la Pascua: Ningún extranjero comerá de ella.
|44| Pero todo esclavo que alguien haya comprado por dinero comerá de ella después que lo hayas circuncidado.
|45| El que es extranjero y mercenario no la comerá.
|46| Será comida en una casa; no llevarás de aquella carne fuera de la casa. Tampoco quebraréis ninguno de sus huesos.
|47| Toda la congregación de Israel la celebrará.
|48| Si algún extranjero que reside entre vosotros quisiera celebrar la Pascua de Jehovah, que sea circuncidado todo varón de su familia. Entonces podrá celebrarla, y será como el natural de la tierra. Pero ningún incircunciso comerá de ella.
|49| La misma ley será para el natural y para el extranjero que viva entre vosotros.
|50| Así lo hicieron todos los hijos de Israel. Tal como lo mandó Jehovah a Moisés y a Aarón, así lo hicieron.
|51| Y sucedió que aquel mismo día Jehovah sacó de la tierra de Egipto a los hijos de Israel, por sus ejércitos.
13:8-10; Éxodo 13:8-10 (RVA)
|8| Aquel día se lo contarás a tu hijo diciendo: “Esto se hace con motivo de lo que Jehovah hizo conmigo cuando salí de Egipto.
|9| Esto ha de ser para ti como una señal sobre tu mano y como un memorial entre tus ojos, para que la ley de Jehovah esté en tu boca, porque con mano poderosa Jehovah te sacó de Egipto.
|10| Por tanto, guardarás esta ordenanza en el tiempo fijado, de año en año.”
20:1-17; Éxodo 20:1-17 (RVA)
|1| Y Dios habló todas estas palabras, diciendo:
|2| “Yo soy Jehovah tu Dios que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de esclavitud:
|3| “No tendrás otros dioses delante de mí.
|4| “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.
|5| No te inclinarás ante ellas ni les rendirás culto, porque yo soy Jehovah tu Dios, un Dios celoso que castigo la maldad de los padres sobre los hijos, sobre la tercera y sobre la cuarta generación de los que me aborrecen.
|6| Pero muestro misericordia por mil generaciones a los que me aman y guardan mis mandamientos.
|7| “No tomarás en vano el nombre de Jehovah tu Dios, porque Jehovah no dará por inocente al que tome su nombre en vano.
|8| “Acuérdate del día del sábado para santificarlo.
|9| Seis días trabajarás y harás toda tu obra,
|10| pero el séptimo día será sábado para Jehovah tu Dios. No harás en él obra alguna, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu animal, ni el forastero que está dentro de tus puertas.
|11| Porque en seis días Jehovah hizo los cielos, la tierra y el mar, y todo lo que hay en ellos, y reposó en el séptimo día. Por eso Jehovah bendijo el día del sábado y lo santificó.
|12| “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se prolonguen sobre la tierra que Jehovah tu Dios te da.
|13| “No cometerás homicidio.
|14| “No cometerás adulterio.
|15| “No robarás.
|16| “No darás falso testimonio contra tu prójimo.
|17| “No codiciarás la casa de tu prójimo; no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna que sea de tu prójimo.”
24:12; Éxodo 24:12 (RVA)
Entonces Jehovah dijo a Moisés: —Sube a mí, al monte, y espera allí. Yo te daré las tablas de piedra con la ley y los mandamientos que he escrito para enseñarles.
cap. 25 y sig. Éxodo 25:1-40 (RVA)
|1| Jehovah habló a Moisés diciendo:
|2| “Di a los hijos de Israel que tomen para mí una ofrenda; de todo hombre cuyo corazón le mueva a hacerlo tomaréis mi ofrenda.
|3| Esta es la ofrenda que tomaréis de ellos: oro, plata, bronce,
|4| material azul, púrpura, carmesí, lino, pelo de cabra,
|5| pieles de carnero teñidas de rojo, pieles finas, madera de acacia,
|6| aceite para la iluminación, especias aromáticas para el aceite de la unción y para el incienso aromático,
|7| piedras de ónice y piedras de engaste para el efod y el pectoral.
|8| Que me hagan un santuario, y yo habitaré en medio de ellos.
|9| Haréis el diseño del tabernáculo y el de todos sus accesorios, conforme a todo lo que yo te mostraré.
|10| “Harás un arca de madera de acacia. Será de dos codos y medio de largo, de un codo y medio de ancho, y de un codo y medio de alto.
|11| La recubrirás de oro puro; por dentro y por fuera la recubrirás, y harás sobre ella una moldura de oro alrededor.
|12| Para ella harás cuatro aros de oro fundido, los cuales pondrás en sus cuatro patas: dos aros a un lado de ella, y dos aros al otro lado.
|13| Harás unas varas de madera de acacia, las cuales recubrirás de oro;
|14| y meterás las varas por los aros a los lados del arca, para llevar el arca con ellas.
|15| Las varas permanecerán en los aros del arca; no se quitarán de ella.
|16| Pondrás en el arca el testimonio que yo te daré.
|17| “Harás un propiciatorio de oro puro. Será de dos codos y medio de largo, y de un codo y medio de ancho.
|18| Harás también dos querubines; de oro modelado a martillo los harás en los dos extremos del propiciatorio.
|19| Harás un querubín en un extremo, y el otro querubín en el otro extremo. De una sola pieza con el propiciatorio harás los querubines en sus dos extremos.
|20| Los querubines extenderán las alas por encima, cubriendo con sus alas el propiciatorio. Sus caras estarán una frente a la otra; las caras de los querubines estarán mirando hacia el propiciatorio.
|21| “Pondrás el propiciatorio sobre el arca, por encima; y dentro del arca pondrás el testimonio que yo te daré.
|22| Allí me encontraré contigo, y desde encima del propiciatorio, de en medio de los querubines que están sobre el arca del testimonio, hablaré contigo de todo lo que te mande para los hijos de Israel.
|23| “Harás una mesa de madera de acacia. Será de dos codos de largo, de un codo de ancho y de un codo y medio de alto.
|24| La recubrirás de oro puro y le harás una moldura de oro alrededor.
|25| Le harás también un marco alrededor, de un palmo menor de ancho, y al marco le harás una moldura de oro alrededor.
|26| Le harás cuatro aros de oro, los cuales pondrás en las cuatro esquinas que corresponden a sus cuatro patas.
|27| Próximos al marco estarán los aros, donde se colocarán las varas para llevar la mesa.
|28| “Harás las varas de madera de acacia y las recubrirás de oro; con ellas será llevada la mesa.
|29| También harás sus platos, sus cucharas, sus vasijas y sus tazones para hacer la libación; los harás de oro puro.
|30| Y pondrás sobre la mesa el pan de la Presencia, continuamente, delante de mí.
|31| “Harás un candelabro de oro puro modelado a martillo. El candelabro con su base, su tallo, sus cálices, sus botones y sus flores será de una sola pieza.
|32| Seis brazos saldrán de sus lados: tres brazos del candelabro de un lado, y tres brazos del candelabro del otro lado.
|33| Habrá tres cálices en forma de flor de almendro en un brazo, con un botón y una flor; y tres cálices en forma de flor de almendro en el otro brazo, con un botón y una flor; así en los seis brazos que salen del candelabro.
|34| En el tallo del candelabro habrá cuatro cálices en forma de flor de almendro, con sus botones y sus flores.
|35| Habrá un botón debajo de dos brazos del mismo, otro botón debajo de otros dos brazos del mismo, y otro botón debajo de los otros dos brazos del mismo; así con los seis brazos que salen del candelabro.
|36| Sus botones y sus brazos serán de una sola pieza con él; todo será una pieza de oro puro modelado a martillo.
|37| “Además, le harás siete lámparas, y las pondrás en alto, para que alumbren hacia adelante.
|38| También sus despabiladeras y sus platillos serán de oro puro.
|39| Lo harás de un talento de oro puro, junto con todos estos accesorios.
|40| Mira y hazlos conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte.
Lv. -leer libro completo- Dt. 4; Deuteronomio 4:1-49 (RVA)
|1| “Ahora pues, oh Israel, escucha las leyes y decretos que yo os enseño que hagáis, a fin de que viváis y entréis a tomar posesión de la tierra que os da Jehovah, Dios de vuestros padres.
|2| No añadáis a las palabras que yo os mando, ni quitéis de ellas, de modo que guardéis los mandamientos de Jehovah vuestro Dios, que yo os mando.
|3| Vuestros ojos han visto lo que Jehovah hizo con respecto al Baal de Peor, cómo vuestro Dios destruyó de en medio de vosotros a todo hombre que fue tras el Baal de Peor.
|4| Pero vosotros, que fuisteis fieles a Jehovah vuestro Dios, todos estáis vivos hoy.
|5| “Mirad, yo os he enseñado leyes y decretos, como Jehovah mi Dios me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra a la cual entraréis para tomar posesión de ella.
|6| Guardadlos, pues, y ponedlos por obra, porque esto es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales al oír de todas estas leyes dirán: ‘¡Ciertamente esta gran nación es un pueblo sabio y entendido!’
|7| Porque, ¿qué nación hay tan grande, que tenga dioses tan cerca de ella, así como lo está Jehovah nuestro Dios toda vez que le invocamos?
|8| ¿Qué nación hay tan grande que tenga leyes y decretos tan justos como toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?
|9| Solamente guárdate y guarda diligentemente tu alma, no sea que te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni que se aparten de tu corazón durante todos los días de tu vida. Las enseñarás a tus hijos y a los hijos de tus hijos.
|10| “El día que estuviste delante de Jehovah tu Dios en Horeb, Jehovah me dijo: ‘Reúneme al pueblo para que yo les haga oír mis palabras, las cuales aprenderán para temerme todos los días que vivan en la tierra, y para enseñarlas a sus hijos.’
|11| Y os acercasteis y os reunisteis al pie del monte. El monte ardía con fuego hasta el corazón de los cielos, con densas nubes y oscuridad.
|12| Entonces Jehovah os habló de en medio del fuego. Vosotros oisteis el sonido de sus palabras, pero aparte de oír su voz, no visteis ninguna imagen.
|13| El os declaró su pacto, el cual os mandó poner por obra: Los Diez Mandamientos. Y los escribió en dos tablas de piedra.
|14| En aquel tiempo Jehovah también me mandó a mí que os enseñara las leyes y los decretos, para que los pusieseis por obra en la tierra a la cual pasáis para tomar posesión de ella.
|15| “Por tanto, tened mucho cuidado de vosotros mismos, pues ninguna imagen visteis el día que Jehovah os habló en Horeb de en medio del fuego.
|16| No sea que os corrompáis y os hagáis imágenes, o semejanza de cualquier figura, sea en forma de hombre o de mujer,
|17| ni en forma de cualquier animal que esté en la tierra, ni en forma de cualquier ave alada que vuele en los cielos,
|18| ni en forma de cualquier animal que se desplace sobre la tierra, ni en forma de cualquier pez que haya en las aguas debajo de la tierra.
|19| No sea que al alzar tus ojos al cielo y al ver el sol, la luna y las estrellas, es decir, todo el ejército del cielo, seas desviado a postrarte ante ellos y a rendir culto a cosas que Jehovah tu Dios ha asignado a todos los pueblos de debajo del cielo.
|20| Pero a vosotros Jehovah os ha tomado y os ha sacado del horno de hierro, de Egipto, para que seáis pueblo de su heredad como en el día de hoy.
|21| “Jehovah se airó contra mí por causa de vuestras palabras, y juró que yo no cruzaría el Jordán ni entraría en la buena tierra que Jehovah tu Dios te da por heredad.
|22| Así que yo voy a morir en esta tierra. Yo no cruzaré el Jordán, pero vosotros sí lo cruzaréis y tomaréis posesión de aquella buena tierra.
|23| Cuidaos, pues, no sea que olvidéis el pacto de Jehovah vuestro Dios, que él ha establecido con vosotros, y os hagáis imágenes o cualquier semejanza, como te ha prohibido Jehovah tu Dios.
|24| Porque Jehovah tu Dios es fuego consumidor, un Dios celoso.
|25| “Cuando hayáis engendrado hijos y nietos, y hayáis envejecido en la tierra, y os corrompáis, y hagáis imágenes o cualquier semejanza, y hagáis lo malo ante los ojos de Jehovah tu Dios, enojándole,
|26| yo pongo hoy por testigos a los cielos y a la tierra, que pronto pereceréis totalmente en la tierra hacia la cual cruzáis el Jordán para tomar posesión de ella. No permaneceréis largo tiempo en ella, sino que seréis completamente destruidos.
|27| Jehovah os esparcirá entre los pueblos, y quedaréis pocos en número entre las naciones a las cuales os llevará Jehovah.
|28| Allí serviréis a dioses hechos por manos de hombre, de madera y de piedra, que no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen.
|29| Pero cuando desde allí busques a Jehovah tu Dios, lo hallarás, si lo buscas con todo tu corazón y con toda tu alma.
|30| En los postreros días, cuando estés en angustia y te sucedan todas estas cosas, volverás a Jehovah tu Dios y obedecerás su voz.
|31| Porque Jehovah tu Dios es Dios misericordioso; no te abandonará, ni te destruirá, ni se olvidará del pacto que juró a tus padres.
|32| “Pues pregunta, por favor, a los días antiguos que te antecedieron, desde el día que Dios creó al hombre sobre la tierra, y desde un extremo del cielo hasta el otro, si se ha hecho cosa semejante a esta gran cosa, o si se ha oído de otra como ella.
|33| ¿Existe otro pueblo que haya oído la voz de Dios hablando de en medio del fuego, como tú la has oído, y que haya seguido viviendo?
|34| ¿O algún dios ha intentado venir y tomar un pueblo para sí de en medio de otro pueblo, con pruebas, señales, prodigios, guerra, mano poderosa, brazo extendido y grandes terrores, como todo lo que hizo por vosotros Jehovah vuestro Dios en Egipto, ante vuestros propios ojos?
|35| A ti se te ha mostrado esto para que sepas que Jehovah es Dios y que no hay otro aparte de él.
|36| Desde los cielos te hizo oír su voz para enseñarte, y sobre la tierra te mostró su gran fuego. Tú has oído sus palabras de en medio del fuego.
|37| Y por cuanto él amó a tus padres y escogió a sus descendientes después de ellos, te sacó de Egipto con su presencia, con su gran poder.
|38| Hizo esto para arrojar de delante de ti naciones más grandes y más fuertes que tú, y para introducirte y darte su tierra por heredad, como en el día de hoy.
|39| Reconoce, pues, hoy y considera en tu corazón que Jehovah es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra, y no hay otro.
|40| Guarda sus leyes y sus mandamientos que yo te mando hoy, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y para que prolongues los días sobre la tierra que Jehovah tu Dios te da para siempre.”
|41| Entonces Moisés apartó tres ciudades al otro lado del Jordán, hacia donde se levanta el sol,
|42| para que huya allí el homicida que mate a su prójimo por accidente, sin haberle tenido previamente aversión. Al huir a cualquiera de estas ciudades, podrá salvar su vida.
|43| Apartó a Beser, en el desierto, en la meseta, para los rubenitas; a Ramot, en Galaad, para los gaditas; y a Golán, en Basán, para los de Manasés.
|44| Esta es la ley que Moisés puso ante los hijos de Israel.
|45| Estos son los testimonios, las leyes y los decretos que Moisés habló a los hijos de Israel cuando habían salido de Egipto,
|46| al otro lado del Jordán, en el valle que está frente a Bet-peor, en la tierra de Sejón, rey de los amorreos, que habitaba en Hesbón. A éste dieron muerte Moisés y los hijos de Israel, cuando salieron de Egipto.
|47| Así tomaron posesión de su tierra y de la tierra de Og, rey de Basán. Estos dos reyes de los amorreos habitaban al otro lado del Jordán, hacia donde se levanta el sol,
|48| desde Aroer, que está sobre la ribera del río Arnón, hasta el monte Sirión, que es el Hermón,
|49| y en todo el Arabá, al otro lado del Jordán, hasta el mar del Arabá en las faldas del Pisga.
5:6-22; Deuteronomio 5:6-22 (RVA)
|6| ‘Yo soy Jehovah tu Dios que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de esclavitud:
|7| “‘No tendrás otros dioses delante de mí.
|8| “‘No te harás imagen ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.
|9| No te inclinarás ante ellas ni les rendirás culto; porque yo soy Jehovah tu Dios, un Dios celoso que castigo la maldad de los padres sobre los hijos, sobre la tercera y sobre la cuarta generación de los que me aborrecen.
|10| Pero muestro misericordia por mil generaciones a los que me aman y guardan mis mandamientos.
|11| “‘No tomarás en vano el nombre de Jehovah tu Dios, porque Jehovah no dará por inocente al que tome su nombre en vano.
|12| “‘Guarda el día del sábado para santificarlo, como te ha mandado Jehovah tu Dios.
|13| Seis días trabajarás y harás toda tu obra,
|14| pero el séptimo día será sábado para Jehovah tu Dios. No harás en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el forastero que está dentro de tus puertas; para que tu siervo y tu sierva descansen como tú.
|15| Acuérdate de que tú fuiste esclavo en la tierra de Egipto y que Jehovah tu Dios te sacó de allí con mano poderosa y brazo extendido. Por eso Jehovah tu Dios te ha mandado que guardes el día del sábado.
|16| “‘Honra a tu padre y a tu madre, como Jehovah tu Dios te ha mandado, para que tus días se prolonguen y te vaya bien en la tierra que Jehovah tu Dios te da.
|17| “‘No cometerás homicidio.
|18| “‘No cometerás adulterio.
|19| “‘No robarás.
|20| “‘No darás falso testimonio contra tu prójimo.
|21| “‘No codiciarás la mujer de tu prójimo, ni desearás la casa de tu prójimo, ni su campo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna que sea de tu prójimo.’
|22| “Estas palabras habló Jehovah a gran voz a toda vuestra congregación en el monte, de en medio del fuego, de la nube y de la oscuridad, y no añadió más. Luego las escribió en dos tablas de piedra, y me las dio a mí.
Gá. 3:23-24). Gálatas 3:23-24 (RVA)
|23| Pero antes que viniese la fe, estábamos custodiados bajo la ley, reservados para la fe que había de ser revelada.
|24| De manera que la ley ha sido nuestro tutor para llevarnos a Cristo, para que seamos justificados por la fe.

  - Las leyes y mandamientos de Dios son santos, justos y buenos (Ro. 7:12), Romanos 7:12 (RVA)
De manera que la ley ciertamente es santa; y el mandamiento es santo, justo y bueno.
y dan a conocer el amor de Dios, para que el ser humano lo imite (1 Jn. 4:7-8, 16; 1 Juan 4:7-16 (RVA)
|7| Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Y todo aquel que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.
|8| El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.
...
|16| Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor. Y el que permanece en el amor permanece en Dios, y Dios permanece en él.
5:3; 1 Juan 5:3 (RVA)
Pues éste es el amor de Dios: que guardemos sus mandamientos. Y sus mandamientos no son gravosos.
Ro. 13:9-10; Romanos 13:9-10 (RVA)
|9| Porque los mandamientos—no cometerás adulterio, no cometerás homicidio, no robarás, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento— se resumen en esta sentencia: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
|10| El amor no hace mal al prójimo; así que el amor es el cumplimiento de la ley.
Gá. 5:14; Gálatas 5:14 (RVA)
porque toda la ley se ha resumido en un solo precepto: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
Lv. 19:18; Levítico 19:18 (RVA)
“‘No te vengarás ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo. Más bien, amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo, Jehovah.
Mt. 5:43-48; Mateo 5:43-48 (RVA)
|43| “Habéis oído que fue dicho: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo.
|44| Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, y orad por los que os persiguen;
|45| de modo que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, porque él hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos.
|46| Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tenéis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos?
|47| Y si saludáis solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen eso mismo los gentiles?
|48| Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.
22:36-40; Mateo 22:36-40 (RVA)
|36| —Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley?
|37| Jesús le dijo: —Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente.
|38| Este es el grande y el primer mandamiento.
|39| Y el segundo es semejante a él: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
|40| De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas.
Stg. 2:10-11), Santiago 2:10-11 (RVA)
|10| Porque cualquiera que guarda toda la ley pero ofende en un solo punto se ha hecho culpable de todo.
|11| Porque el que dijo: No cometas adulterio, también dijo: No cometas homicidio. Y si no cometes adulterio, pero cometes homicidio, te has hecho transgresor de la ley.
sin embargo no tienen el propósito de que los seres humanos se salven por su cumplimiento, sino que sirven para demostrar que nadie puede cumplirlos perfectamente(tanto externa como moralmente) al punto de llegar a merecer, por las propias obras, la justificación y la vida espiritual perdida por Adán (Ro. 3:19-20; Romanos 3:19-20 (RVA)
|19| Pero sabemos que todo lo que dice la ley, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre, y todo el mundo esté bajo juicio ante Dios.
|20| Porque por las obras de la ley nadie será justificado delante de él; pues por medio de la ley viene el reconocimiento del pecado.
5:20-21; Romanos 5:20-21 (RVA)
|20| La ley entró para agrandar la ofensa, pero en cuanto se agrandó el pecado, sobreabundó la gracia;
|21| para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna, por medio de Jesucristo nuestro Señor.
7:14; Romanos 7:14 (RVA)
Porque sabemos que la ley es espiritual; pero yo soy carnal, vendido a la sujeción del pecado.
Gá. 3:10, Gálatas 3:10 (RVA)
Porque todos los que se basan en las obras de la ley están bajo maldición, pues está escrito: Maldito todo aquel que no permanece en todas las cosas escritas en el libro de la Ley para cumplirlas.
19-22). Gálatas 3:19-22 (RVA)
|19| Entonces, ¿para qué existe la ley? Fue dada por causa de las transgresiones, hasta que viniese la descendencia a quien había sido hecha la promesa. Y esta ley fue promulgada por medio de ángeles, por mano de un mediador.
|20| Y el mediador no es de uno solo, pero Dios es uno.
|21| Por consecuencia, ¿es la ley contraria a las promesas de Dios? ¡De ninguna manera! Porque si hubiera sido dada una ley capaz de vivificar, entonces la justicia sería por la ley.
|22| No obstante, la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa fuese dada por la fe en Jesucristo a los que creen.
Sólo por medio del Cristo era posible la salvación del ser humano (Jn. 3:16-17; Juan 3:16-17 (RVA)
|16| Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.
|17| Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.
Ro. 3:24). Romanos 3:24 (RVA)
siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.

  - Dios continuamente sustenta Su creación con Su poder y amor y está continuamente involucrado en guiar el curso de la historia en dirección a la plenitud de Su Reino donde “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor” (Ap. 21:1-5; Apocalipsis 21:1-5 (RVA)
|1| Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existe más.
|2| Y yo vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén que descendía del cielo de parte de Dios, preparada como una novia adornada para su esposo.
|3| Oí una gran voz que procedía del trono diciendo: “He aquí el tabernáculo de Dios está con los hombres, y él habitará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
|4| Y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos. No habrá más muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas ya pasaron.”
|5| El que estaba sentado en el trono dijo: “He aquí yo hago nuevas todas las cosas.” Y dijo: “Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas.”
Sal. 145:8-9; Salmos 145:8-9 (RVA)
|8| Clemente y compasivo es Jehovah, lento para la ira y grande en misericordia.
|9| Bueno es Jehovah para con todos, y su misericordia está en todas sus obras.
Mt. 5:45; Mateo 5:45 (RVA)
de modo que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, porque él hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos.
Is 65:1; Isaías 65:1 (RVA)
“Yo me dejé buscar por los que no preguntaban por mí; me dejé hallar por los que no me buscaban. A una nación que no invocaba mi nombre dije: ‘¡Aquí estoy; aquí estoy!’
Ro. 8:19-23; Romanos 8:19-23 (RVA)
|19| Pues la creación aguarda con ardiente anhelo la manifestación de los hijos de Dios.
|20| Porque la creación ha sido sujetada a la vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa de aquel que la sujetó, en esperanza
|21| de que aun la creación misma será librada de la esclavitud de la corrupción, para entrar a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.
|22| Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una sufre dolores de parto hasta ahora.
|23| Y no sólo la creación, sino también nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos, aguardando la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo.
Nm. 23:19; Números 23:19 (RVA)
Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no lo hará? Habló, ¿y no lo cumplirá?
He. 11:3). Hebreos 11:3 (VM)
Por fe entendemos que los siglos han sido constituídos por la palabra de Dios, de manera que lo que se ve no fué hecho de cosas que aparecen.

JESÚS

  - "Jesús" [17] es el nombre del Mesías o el Cristo provisto por Dios para salvar a la humanidad, deshacer la obra del Adversario y restaurar a la creación de las consecuencias del pecado (Mt. 1:16, 21 Mateo 1:16-21 (RVA)
|16| Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo.
...
|21| Ella dará a luz un hijo; y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.”
Lc. 1:31-33; Lucas 1:31-33 (RVA)
|31| He aquí concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús.
|32| Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de su padre David.
|33| Reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y de su reino no habrá fin.
Jn. 3:16-17; Juan 3:16-17 (RVA)
|16| Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.
|17| Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.
Jn. 3:8). Juan 3:8 (RVA)
El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; pero no sabes ni de dónde viene ni a dónde va. Así es todo aquel que ha nacido del Espíritu.

  - Fue concebido en el vientre de una mujer, María, por obra de Dios (Lc. 1:26-38). Lucas 1:26-38 (RVA)
|26| En el sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret,
|27| a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David. El nombre de la virgen era María.
|28| Cuando entró a donde ella estaba, dijo: —¡Te saludo, muy favorecida! El Señor está contigo.
|29| Pero ella se turbó por sus palabras y se preguntaba qué clase de salutación sería ésta.
|30| Entonces el ángel le dijo: —¡No temas, María! Porque has hallado gracia ante Dios.
|31| He aquí concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús.
|32| Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de su padre David.
|33| Reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y de su reino no habrá fin.
|34| Entonces María dijo al ángel: —¿Cómo será esto? Porque yo no conozco varón.
|35| Respondió el ángel y le dijo: —El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra, por lo cual también el santo Ser que nacerá será llamado Hijo de Dios.
|36| He aquí, también tu parienta Elisabet ha concebido un hijo en su vejez. Este es el sexto mes para ella que era llamada estéril.
|37| Porque ninguna cosa será imposible para Dios.
|38| Entonces María dijo: —He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de ella.
[18]
  - Es el “cordero de Dios”,[19] designado por Dios para ser sacrificado y así quitar el pecado del mundo (Jn. 1:29, 36; Juan 1:29-36 (RVA)
|29| Al día siguiente, Juan vio a Jesús que venía hacia él y dijo: —¡He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo!
...
|36| Al ver a Jesús que andaba por allí, dijo: —¡He aquí el Cordero de Dios!
Is. 53:4-6; Isaías 53:4-6 (RVA)
|4| Ciertamente él llevó nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores. Nosotros le tuvimos por azotado, como herido por Dios, y afligido.
|5| Pero él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestros pecados. El castigo que nos trajo paz fue sobre él, y por sus heridas fuimos nosotros sanados.
|6| Todos nosotros nos descarriamos como ovejas; cada cual se apartó por su camino. Pero Jehovah cargó en él el pecado de todos nosotros.
He. 9:11-14) Hebreos 9:11-14 (RVA)
|11| Pero estando ya presente Cristo, el sumo sacerdote de los bienes que han venido, por medio del más amplio y perfecto tabernáculo no hecho de manos, es decir, no de esta creación,
|12| entró una vez para siempre en el lugar santísimo, logrando así eterna redención, ya no mediante sangre de machos cabríos ni de becerros, sino mediante su propia sangre.
|13| Porque si la sangre de machos cabríos y de toros, y la ceniza de la vaquilla rociada sobre los impuros, santifican para la purificación del cuerpo,
|14| ¡cuánto más la sangre de Cristo, quien mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará nuestras conciencias de las obras muertas para servir al Dios vivo!
y es el “Hijo unigénito de Dios”, enviado por Dios, por amor a la humanidad, por medio de quien una persona que cree recibe salvación y es rescatada del poder de Diablo
(Jn. 3:16-17; Juan 3:16-17 (RVA)
|16| Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.
|17| Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.
1 Jn. 4:9-10; 1 Juan 4:9-10 (RVA)
|9| En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por él.
|10| En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en expiación por nuestros pecados.
He. 2:14-15; Hebreos 2:14-15 (RV-1960)
|14| Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,
|15| y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.
Col. 1:12-14; Colosenses 1:12-14 (RVA)
|12| Con gozo damos gracias al Padre que os hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz.
|13| El nos ha librado de la autoridad de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su Hijo amado,
|14| en quien tenemos redención, el perdón de los pecados.
Hch. 10:38). Hechos 10:38 (RVA)
Me refiero a Jesús de Nazaret, y a cómo Dios le ungió con el Espíritu Santo y con poder. El anduvo haciendo el bien y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.

  - Su condición humana tuvo que ser tan plena como lo fue la de Adán en su origen (1 Jn. 4:2-3; 1 Juan 4:2-3 (RVA)
|2| En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne procede de Dios,
|3| y todo espíritu que no confiesa a Jesús no procede de Dios. Este es el espíritu del anticristo, del cual habéis oído que había de venir y que ahora ya está en el mundo.
1 Ti. 2:5-6). 1 Timoteo 2:5-6 (RVA)
|5| Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,
|6| quien se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.
Pues si por la desobediencia de uno (Adán) entró el pecado y la muerte, sólo por la obediencia de uno similar al primero (Jesucristo) podían entrar la justificación, la salvación y la vida (1 Co.15:21-22; 1 Corintios 15:21-22 (RVA)
|21| Puesto que la muerte entró por medio de un hombre, también por medio de un hombre ha venido la resurrección de los muertos.
|22| Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados.
Ro. 5:17-19). Romanos 5:17-19 (RVA)
|17| Porque si por la ofensa de uno reinó la muerte por aquel uno, cuánto más reinarán en vida los que reciben la abundancia de su gracia y la dádiva de la justicia mediante aquel uno, Jesucristo.
|18| Así que, como la ofensa de uno alcanzó a todos los hombres para la condenación, así también la justicia realizada por uno alcanzó a todos los hombres para la justificación de vida.
|19| Porque como por la desobediencia de un solo hombre, muchos fueron constituidos pecadores, así también, por la obediencia de uno, muchos serán constituidos justos.
De este modo, la victoria sobre Satanás es justa.
  - Al igual que Adán, fue un ser humano de carne (1 Jn. 4:2-3; 1 Juan 4:2-3 (RVA)
|2| En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne procede de Dios,
|3| y todo espíritu que no confiesa a Jesús no procede de Dios. Este es el espíritu del anticristo, del cual habéis oído que había de venir y que ahora ya está en el mundo.
1 Ti. 2:5-6), 1 Timoteo 2:5-6 (RVA)
|5| Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,
|6| quien se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.
nacido sin la condición interna que impulsa al pecado (como la que tenemos todos los seres humanos) [20] y con la capacidad de decidir y, por lo tanto, de obedecer o no a Dios (Ro. 5:18-19; Romanos 5:18-19 (RVA)
|18| Así que, como la ofensa de uno alcanzó a todos los hombres para la condenación, así también la justicia realizada por uno alcanzó a todos los hombres para la justificación de vida.
|19| Porque como por la desobediencia de un solo hombre, muchos fueron constituidos pecadores, así también, por la obediencia de uno, muchos serán constituidos justos.
Mt. 26:39, 53). Mateo 26:39-53 (RVA)
|39| Pasando un poco más adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: —Padre mío, de ser posible, pase de mí esta copa. Pero, no sea como yo quiero, sino como tú.
...
|53| ¿O piensas que no puedo invocar a mi Padre y que él no me daría ahora mismo más de doce legiones de ángeles?
Él aprendió acerca de Dios (Mt. 4:4) Mateo 4:4 (RVA)
Pero él respondió y dijo: —Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.
y fue tentado en todo aspecto, conforme son tentados los seres humanos, sin embargo él siempre hizo la voluntad de Dios, dando testimonio de Dios y viviendo perfectamente y sin pecado (Jn. 5:30; Juan 5:30 (RVA)
Yo no puedo hacer nada de mí mismo. Como oigo, juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco la voluntad mía, sino la voluntad del que me envió.
He. 4:15). Hebreos 4:15 (RVA)
|15| Porque no tenemos un sumo sacerdote que no puede compadecerse de nuestras debilidades, pues él fue tentado en todo igual que nosotros, pero sin pecado.
[21]
  - Durante su vida en la Tierra, dio a conocer plenamente al Padre (Jn. 1:18)Juan 1:18 (RVA)
A Dios nadie le ha visto jamás; el Dios único que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
, manifestando el amor de Dios con sus palabras y Hechos (Jn. 5:19-20).Juan 5:19-20 (RVA)
|19| Por esto, respondió Jesús y les decía: —De cierto, de cierto os digo que el Hijo no puede hacer nada de sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre. Porque todo lo que él hace, esto también lo hace el Hijo de igual manera.
|20| Porque el Padre ama al Hijo y le muestra todas las cosas que él mismo hace. Y mayores obras que éstas le mostrará, de modo que vosotros os asombréis.
[22] El mensaje central y continuo que transmitió durante su ministerio fue el evangelio (buena noticia) del reino de Dios (Lc. 4:43; Lucas 4:43 (RVA)
Pero él les dijo: “Me es necesario anunciar el evangelio del reino de Dios a otras ciudades también, porque para esto he sido enviado.”
Mr. 1:14-15; Marcos 1:14-15 (RVA)
|14| Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio de Dios,
|15| y diciendo: “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado. ¡Arrepentíos y creed en el evangelio!”
4:26, 30; Marcos 4:26-30 (RVA)
|26| También decía: “Así es el reino de Dios, como cuando un hombre echa semilla en la tierra.
...
|30| También decía: “¿A qué haremos semejante el reino de Dios? ¿Con qué parábola lo compararemos?
10:14-25; Mateo 10:14-25 (RVA)
|14| Y en caso de que no os reciban ni escuchen vuestras palabras, salid de aquella casa o ciudad y sacudid el polvo de vuestros pies.
|15| De cierto os digo que en el día del juicio será más tolerable para los de la tierra de Sodoma y de Gomorra, que para aquella ciudad.
|16| “He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos. Sed, pues, astutos como serpientes y sencillos como palomas.
|17| Guardaos de los hombres, porque os entregarán a los tribunales y en sus sinagogas os azotarán.
|18| Seréis llevados aun ante gobernadores y reyes por mi causa, para dar testimonio a ellos y a los gentiles.
|19| Pero cuando os entreguen, no os preocupéis de cómo o qué hablaréis, porque os será dado en aquella hora lo que habéis de decir.
|20| Pues no sois vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre que hablará en vosotros.
|21| “El hermano entregará a muerte a su hermano, y el padre a su hijo. Se levantarán los hijos contra sus padres y los harán morir.
|22| Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre. Pero el que persevere hasta el fin, éste será salvo.
|23| Y cuando os persigan en una ciudad, huid a la otra. Porque de cierto os digo que de ningún modo acabaréis de recorrer todas las ciudades de Israel antes que venga el Hijo del Hombre.
|24| “El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor.
|25| Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al padre de familia le llamaron Beelzebul, ¡cuánto más lo harán a los de su casa!
Mt. 6:33; Mateo 6:33 (RVA)
|33| Más bien, buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
12:28; Mateo 12:28 (RVA)
Pero si por el Espíritu de Dios yo echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.
etc.), siendo él mismo el Rey designado por Dios de ese reino que predicaba (Mt. 2:2; Mateo 2:2 (RVA)
preguntando: —¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque hemos visto su estrella en el oriente y hemos venido para adorarle.
Lc. 19:38-40; Lucas 19:38-40 (RVA)
|38| Ellos decían: —¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor! ¡Paz en el cielo, y gloria en las alturas!
|39| Entonces, algunos de los fariseos de entre la multitud le dijeron: —Maestro, reprende a tus discípulos.
|40| El respondió diciéndoles: —Os digo que si éstos callan, las piedras gritarán.
Jn. 1:49; Juan 1:49 (RVA)
Le respondió Natanael: —Rabí, ¡tú eres el Hijo de Dios! ¡Tú eres el rey de Israel!
18:33-37; Juan 18:33-37 (RVA)
|33| Entonces Pilato entró otra vez al Pretorio, llamó a Jesús y le dijo: —¿Eres tú el rey de los judíos?
|34| Jesús le respondió: —¿Preguntas tú esto de ti mismo, o porque otros te lo han dicho de mí?
|35| Pilato respondió: —¿Acaso soy yo judío? Tu propia nación y los principales sacerdotes te entregaron a mí. ¿Qué has hecho?
|36| Contestó Jesús: —Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos. Ahora, pues, mi reino no es de aquí.
|37| Entonces Pilato le dijo: —¿Así que tú eres rey? Jesús respondió: —Tú dices que soy rey. Para esto yo he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad oye mi voz.
Ap. 17:14). Apocalipsis 17:14 (RVA)
Ellos harán guerra contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes, y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.”
Pero aunque fue el Rey Ungido por Dios, en aquel entonces él no usó esa autoridad para gobernar y juzgar y eliminar definitivamente el mal, (cosas que el rey prometido por Dios deberá hacer) sino para librar y salvar a los oprimidos por el Diablo (Fil. 2:5-8). Filipenses 2:5-8 (RVA)
|5| Haya en vosotros esta manera de pensar que hubo también en Cristo Jesús:
|6| Existiendo en forma de Dios, él no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse;
|7| sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres; y hallándose en condición de hombre,
|8| se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!

  - Fue injustamente torturado y murió como sustituto por los pecados de la humanidad (Is. 53:4-6; Isaías 53:4-6 (RVA)
|4| Ciertamente él llevó nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores. Nosotros le tuvimos por azotado, como herido por Dios, y afligido.
|5| Pero él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestros pecados. El castigo que nos trajo paz fue sobre él, y por sus heridas fuimos nosotros sanados.
|6| Todos nosotros nos descarriamos como ovejas; cada cual se apartó por su camino. Pero Jehovah cargó en él el pecado de todos nosotros.
Mt. 27; Mateo 27:1-66 (RVA)
|1| Al amanecer, todos los principales sacerdotes y los ancianos del pueblo tomaron consejo contra Jesús para entregarle a muerte.
|2| Y después de atarlo, le llevaron y le entregaron al procurador Pilato.
|3| Entonces Judas, el que le había entregado, al ver que era condenado, sintió remordimiento y devolvió las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos,
|4| diciendo: —Yo he pecado entregando sangre inocente. Pero ellos dijeron: —¿Qué nos importa a nosotros? ¡Es asunto tuyo!
|5| Entonces él, arrojando las piezas de plata dentro del santuario, se apartó, se fue y se ahorcó.
|6| Los principales sacerdotes, tomando las piezas de plata, dijeron: —No es lícito ponerlas en el tesoro de las ofrendas, porque es precio de sangre.
|7| Y habiendo tomado acuerdo, compraron con ellas el campo del Alfarero, para sepultura de los extranjeros.
|8| Por eso aquel campo se llama Campo de Sangre, hasta el día de hoy.
|9| Entonces se cumplió lo que fue dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo: Y tomaron las treinta piezas de plata, precio del apreciado, según el precio fijado por los hijos de Israel;
|10| y las dieron para el campo del Alfarero, como me ordenó el Señor.
|11| Jesús estuvo de pie en presencia del procurador, y el procurador le preguntó diciendo: —¿Eres tú el rey de los judíos? Jesús le dijo: —Tú lo dices.
|12| Y siendo acusado por los principales sacerdotes y por los ancianos, no respondió nada.
|13| Entonces Pilato le dijo: —¿No oyes cuántas cosas testifican contra ti?
|14| El no le respondió ni una palabra, de manera que el procurador se maravillaba mucho.
|15| En la fiesta, el procurador acostumbraba soltar al pueblo un preso, el que quisieran.
|16| Tenían en aquel entonces un preso famoso que se llamaba Barrabás.
|17| Estando ellos reunidos, Pilato les dijo: —¿A cuál queréis que os suelte? ¿A Barrabás o a Jesús, llamado el Cristo?
|18| Porque sabía que por envidia le habían entregado.
|19| Mientras él estaba sentado en el tribunal, su esposa le mandó a decir: “No tengas nada que ver con ese justo, porque hoy he sufrido muchas cosas en sueños por causa de él.”
|20| Entonces los principales sacerdotes y los ancianos persuadieron a las multitudes que pidieran a Barrabás y que dieran muerte a Jesús.
|21| Y respondiendo el procurador les dijo: —¿A cuál de los dos queréis que os suelte? Ellos dijeron: —¡A Barrabás!
|22| Pilato les dijo: —¿Qué, pues, haré con Jesús, llamado el Cristo? Todos dijeron: —¡Sea crucificado!
|23| Y el procurador les dijo: —Pues, ¿qué mal ha hecho? Pero ellos gritaban aun más fuerte diciendo: —¡Sea crucificado!
|24| Y cuando Pilato se dio cuenta de que no se lograba nada, sino que sólo se hacía más alboroto, tomó agua y se lavó las manos delante de la multitud, diciendo: —¡Yo soy inocente de la sangre de éste! ¡Será asunto vuestro!
|25| Respondió todo el pueblo y dijo: —¡Su sangre sea sobre nosotros y sobre nuestros hijos!
|26| Entonces les soltó a Barrabás; y después de haber azotado a Jesús, le entregó para que fuese crucificado.
|27| Entonces los soldados del procurador llevaron a Jesús al Pretorio y reunieron a toda la compañía alrededor de él.
|28| Después de desnudarle, le echaron encima un manto de escarlata.
|29| Habiendo entretejido una corona de espinas, se la pusieron sobre su cabeza, y en su mano derecha pusieron una caña. Se arrodillaron delante de él y se burlaron de él, diciendo: —¡Viva, rey de los judíos!
|30| Y escupiendo en él, tomaron la caña y le golpeaban la cabeza.
|31| Y cuando se habían burlado de él, le quitaron el manto, le pusieron sus propios vestidos y le llevaron para crucificarle.
|32| Mientras salían, hallaron a un hombre de Cirene llamado Simón. A éste le obligaron a cargar la cruz de Jesús.
|33| Cuando llegaron al lugar que se llama Gólgota, que significa lugar de la Calavera,
|34| le dieron a beber vino mezclado con ajenjo; pero cuando lo probó, no lo quiso beber.
|35| Después de crucificarle, repartieron sus vestidos, echando suertes.
|36| Y sentados, le guardaban allí.
|37| Pusieron sobre su cabeza su acusación escrita: ESTE ES JESUS, EL REY DE LOS JUDIOS.
|38| Entonces crucificaron con él a dos ladrones, uno a la derecha y otro a la izquierda.
|39| Los que pasaban le insultaban, meneando sus cabezas
|40| y diciendo: —Tú que derribas el templo y en tres días lo edificas, ¡sálvate a ti mismo, si eres Hijo de Dios, y desciende de la cruz!
|41| De igual manera, aun los principales sacerdotes junto con los escribas y los ancianos se burlaban de él, y decían:
|42| —A otros salvó; a sí mismo no se puede salvar. ¿Es rey de Israel? ¡Que descienda ahora de la cruz, y creeremos en él!
|43| Ha confiado en Dios. Que lo libre ahora si le quiere, porque dijo: “Soy Hijo de Dios.”
|44| También los ladrones que estaban crucificados con él le injuriaban de la misma manera.
|45| Desde la sexta hora descendió oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora novena.
|46| Como a la hora novena Jesús exclamó a gran voz diciendo: —¡Elí, Elí! ¿Lama sabactani? —que significa: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?—
|47| Cuando algunos de los que estaban allí le oyeron, decían: —Este hombre llama a Elías.
|48| Y de inmediato uno de ellos corrió, tomó una esponja, la llenó de vinagre, y poniéndola en una caña, le daba de beber.
|49| Pero otros decían: —Deja, veamos si viene Elías a salvarlo.
|50| Pero Jesús clamó otra vez a gran voz y entregó el espíritu.
|51| Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. La tierra tembló, y las rocas se partieron.
|52| Se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de hombres santos que habían muerto se levantaron;
|53| y salidos de los sepulcros después de la resurrección de él, fueron a la santa ciudad y aparecieron a muchos.
|54| Y cuando el centurión y los que con él guardaban a Jesús vieron el terremoto y las cosas que habían sucedido, temieron en gran manera y dijeron: —¡Verdaderamente éste era Hijo de Dios!
|55| Estaban allí muchas mujeres mirando desde lejos. Ellas habían seguido a Jesús desde Galilea, sirviéndole.
|56| Entre ellas se encontraban María Magdalena, María la madre de Jacobo y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo.
|57| Al atardecer, vino un hombre rico de Arimatea llamado José, quien también había sido discípulo de Jesús.
|58| Este se presentó a Pilato y pidió el cuerpo de Jesús. Entonces Pilato mandó que se le diese.
|59| José tomó el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia
|60| y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña. Luego hizo rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, y se fue.
|61| Estaban allí María Magdalena y la otra María, sentadas delante del sepulcro.
|62| Al día siguiente, esto es, después de la Preparación, los principales sacerdotes y los fariseos se reunieron ante Pilato,
|63| diciendo: —Señor, nos acordamos que mientras aún vivía, aquel engañador dijo: “Después de tres días resucitaré.”
|64| Manda, pues, que se asegure el sepulcro hasta el tercer día, no sea que sus discípulos vengan y roben el cadáver, y digan al pueblo: “Ha resucitado de los muertos.” Y el último fraude será peor que el primero.
|65| Pilato les dijo: —Tenéis tropas de guardia. Id y aseguradlo como sabéis hacerlo.
|66| Ellos fueron, y habiendo sellado la piedra, aseguraron el sepulcro con la guardia.
Mr. 15; Marcos 15:1-47 (RVA)
|1| Y luego, muy de mañana, cuando los principales sacerdotes ya habían consultado con los ancianos, con los escribas y con todo el Sanedrín, después de atar a Jesús, le llevaron y le entregaron a Pilato.
|2| Y Pilato le preguntó: —¿Eres tú el rey de los judíos? Y respondiendo le dijo: —Tú lo dices.
|3| Los principales sacerdotes le acusaban de muchas cosas.
|4| Pero Pilato le preguntaba de nuevo diciendo: —¿No respondes nada? Mira de cuántas cosas te acusan.
|5| Pero Jesús aun con eso no respondió nada, de modo que Pilato se maravillaba.
|6| En la fiesta Pilato solía soltarles un preso, el que pidiesen.
|7| Y había uno que se llamaba Barrabás, preso con los rebeldes que habían cometido homicidio en la insurrección.
|8| La multitud se levantó y comenzó a pedir que les hiciese como acostumbraba.
|9| Entonces Pilato les respondió diciendo: —¿Queréis que yo os suelte al rey de los judíos?
|10| Porque sabía que por envidia le habían entregado los principales sacerdotes.
|11| Pero los principales sacerdotes incitaron a la multitud para que les soltase más bien a Barrabás.
|12| De nuevo intervino Pilato y les decía: —¿Qué, pues, queréis que haga con el que llamáis “el rey de los judíos”?
|13| De nuevo gritaron: —¡Crucifícale!
|14| Entonces Pilato les dijo: —¿Pues, qué mal ha hecho? Pero lanzaron gritos aun más fuertes: —¡Crucifícale!
|15| Entonces Pilato, queriendo satisfacer al pueblo, les soltó a Barrabás y entregó a Jesús, después de azotarle, para que fuese crucificado.
|16| Entonces los soldados le llevaron dentro del atrio, que es el Pretorio, y convocaron a toda la compañía.
|17| Le vistieron de púrpura; y habiendo entretejido una corona de espinas, se la pusieron
|18| y comenzaron a aclamarle: —¡Viva, rey de los judíos!
|19| También le golpeaban la cabeza con una caña, le escupían y puestos de rodillas le rendían homenaje.
|20| Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron el manto de púrpura y le pusieron su propia ropa. Entonces le sacaron para crucificarle.
|21| Obligaron a uno que pasaba viniendo del campo, a un cierto Simón de Cirene, padre de Alejandro y de Rufo, a que cargara la cruz de Jesús.
|22| Y le llevaron al lugar llamado Gólgota, que traducido es lugar de la Calavera.
|23| Le dieron vino mezclado con mirra, pero él no lo tomó.
|24| Y le crucificaron, y repartieron sus vestiduras, echando suertes sobre ellas para ver qué se llevaría cada uno.
|25| Era la hora tercera cuando le crucificaron.
|26| El título de su acusación estaba escrito: EL REY DE LOS JUDIOS.
|27| Y con él crucificaron a dos ladrones, uno a su derecha y otro a su izquierda.
|28| Y se cumplió la Escritura que dice: Y fue contado con los inicuos.
|29| Y los que pasaban le insultaban, meneando sus cabezas y diciendo: —¡Ah! Tú que derribas el templo y lo edificas en tres días,
|30| ¡sálvate a ti mismo y desciende de la cruz!
|31| De igual manera, burlándose de él entre ellos mismos, los principales sacerdotes junto con los escribas decían: —A otros salvó; a sí mismo no se puede salvar.
|32| ¡Que el Cristo, el rey de Israel, descienda ahora de la cruz para que veamos y creamos! También los que estaban crucificados con él le injuriaban.
|33| Cuando llegó la hora sexta, descendió oscuridad sobre toda la tierra, hasta la hora novena.
|34| Y en la hora novena Jesús exclamó a gran voz, diciendo: —¡Eloi, Eloi! ¿Lama sabactani? —que traducido quiere decir: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?—.
|35| Al oírle, algunos de los que estaban allí decían: —He aquí, llama a Elías.
|36| Corrió uno y empapó una esponja en vinagre, la puso en una caña y le dio a beber, diciendo: —Dejad, veamos si viene Elías a bajarle.
|37| Pero Jesús, dando un fuerte grito, expiró.
|38| Y el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo.
|39| El centurión que estaba de pie delante de él, cuando vio que había muerto de esta manera, dijo: —¡Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios!
|40| También estaban allí algunas mujeres, mirando desde lejos. Entre ellas se encontraban María Magdalena, María la madre de Jacobo el Menor y de José, y Salomé.
|41| Cuando Jesús estaba en Galilea, éstas le seguían y le servían. También había muchas otras que habían subido con él a Jerusalén.
|42| Cuando ya atardecía, siendo el día de la Preparación, es decir, la víspera del sábado,
|43| llegó José de Arimatea, miembro ilustre del concilio, quien también esperaba el reino de Dios, y entró osadamente a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús.
|44| Pilato se sorprendió de que ya hubiese muerto. Y llamando al centurión, le preguntó si ya había muerto.
|45| Una vez informado por el centurión, concedió el cuerpo a José.
|46| Comprando una sábana y bajándole de la cruz, José lo envolvió en la sábana y lo puso en un sepulcro que había sido cavado en una peña. Luego hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro.
|47| María Magdalena y María la madre de José miraban dónde le ponían.
Lc. 23; Lucas 23:1-56 (RVA)
|1| Entonces, levantándose toda la multitud de ellos, le llevaron a Pilato.
|2| Y comenzaron a acusarle diciendo: —Hemos hallado a éste que agita a nuestra nación, prohíbe dar tributo al César y dice que él es el Cristo, un rey.
|3| Entonces Pilato le preguntó diciendo: —¿Eres tú el rey de los judíos? Respondiendo le dijo: —Tú lo dices.
|4| Pilato dijo a los principales sacerdotes y a la multitud: —No hallo ningún delito en este hombre.
|5| Pero ellos insistían diciendo: —Alborota al pueblo, enseñando por toda Judea, comenzando desde Galilea, hasta aquí.
|6| Entonces Pilato, al oírlo, preguntó si el hombre era galileo.
|7| Y al saber que era de la jurisdicción de Herodes, lo remitió a Herodes, quien también estaba en Jerusalén en aquellos días.
|8| Herodes, viendo a Jesús, se alegró mucho; porque hacía mucho tiempo que deseaba verle, pues había oído muchas cosas de él y tenía esperanzas de que le vería hacer algún milagro.
|9| Herodes le preguntaba con muchas palabras, pero Jesús no le respondió nada.
|10| Estaban allí los principales sacerdotes y los escribas, acusándole con vehemencia.
|11| Pero Herodes y su corte, después de menospreciarle y burlarse de él, le vistieron con ropa espléndida. Y volvió a enviarle a Pilato.
|12| Aquel mismo día se hicieron amigos Pilato y Herodes, porque antes habían estado enemistados.
|13| Entonces Pilato convocó a los principales sacerdotes, a los magistrados y al pueblo,
|14| y les dijo: —Me habéis presentado a éste como persona que desvía al pueblo. He aquí, yo le he interrogado delante de vosotros, y no he hallado ningún delito en este hombre, de todo aquello que le acusáis.
|15| Tampoco Herodes, porque él nos lo remitió; y he aquí no ha hecho ninguna cosa digna de muerte.
|16| Así que, le soltaré después de castigarle.
|17| Pues tenía necesidad de soltarles uno en cada fiesta.
|18| Pero toda la multitud dio voces a una, diciendo: —¡Fuera con éste! ¡Suéltanos a Barrabás!
|19| Este había sido echado en la cárcel por sedición en la ciudad y por un homicidio.
|20| Entonces Pilato les habló otra vez, queriendo soltar a Jesús.
|21| Pero ellos volvieron a dar voces, diciendo: —¡Crucifícale! ¡Crucifícale!
|22| El les dijo por tercera vez: —¿Pues qué mal ha hecho éste? Ningún delito de muerte he hallado en él. Le castigaré entonces, y le soltaré.
|23| Pero ellos insistían a grandes voces, pidiendo que fuese crucificado. Y sus voces prevalecieron.
|24| Entonces Pilato juzgó que se hiciese lo que ellos pedían.
|25| Les soltó a aquel que había sido echado en la cárcel por sedición y homicidio, a quien ellos habían pedido, y entregó a Jesús a la voluntad de ellos.
|26| Y ellos, al llevarle, tomaron a un tal Simón de Cirene, que venía del campo, y le pusieron encima la cruz para que la llevase tras Jesús.
|27| Le seguía una gran multitud del pueblo y de mujeres, las cuales lloraban y se lamentaban por él.
|28| Pero Jesús, volviéndose hacia ellas, les dijo: —Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, sino llorad por vosotras mismas y por vuestros hijos.
|29| Porque he aquí vendrán días en que dirán: “Bienaventuradas las estériles, los vientres que no concibieron y los pechos que no criaron.”
|30| Entonces comenzarán a decir a las montañas: “¡Caed sobre nosotros!” y a las colinas: “¡Cubridnos!”
|31| Porque si con el árbol verde hacen estas cosas, ¿qué se hará con el seco?
|32| Llevaban también a otros dos, que eran malhechores, para ser ejecutados con él.
|33| Cuando llegaron al lugar que se llama de la Calavera, le crucificaron allí, y a los malhechores: el uno a la derecha y el otro a la izquierda.
|34| Y Jesús decía: —Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y partiendo sus vestidos, echaron suertes.
|35| El pueblo estaba de pie mirando, y aun los gobernantes se burlaban de él, diciendo: —A otros salvó. Sálvese a sí mismo, si es el Cristo, el escogido de Dios.
|36| También los soldados le escarnecían, acercándose, ofreciéndole vinagre
|37| y diciéndole: —Si tú eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo.
|38| Había también sobre él un título escrito que decía: ESTE ES EL REY DE LOS JUDIOS.
|39| Uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba diciendo: —¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros!
|40| Respondiendo el otro, le reprendió diciendo: —¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en la misma condenación?
|41| Nosotros, a la verdad, padecemos con razón, porque estamos recibiendo lo que merecieron nuestros hechos; pero éste no hizo ningún mal.
|42| Y le dijo: —Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.
|43| Entonces Jesús le dijo: —De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.
|44| Cuando era como la hora sexta, descendió oscuridad sobre la tierra hasta la hora novena.
|45| El sol se oscureció, y el velo del templo se rasgó por en medio.
|46| Entonces Jesús, gritando a gran voz, dijo: —¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu! Y habiendo dicho esto, expiró.
|47| Y cuando el centurión vio lo que había acontecido, dio gloria a Dios, diciendo: —¡Verdaderamente, este hombre era justo!
|48| Y toda la multitud que estaba presente en este espectáculo, al ver lo que había acontecido, volvía golpeándose el pecho.
|49| Pero todos sus conocidos, y las mujeres que le habían seguido desde Galilea, se quedaron lejos, mirando estas cosas.
|50| He aquí, había un hombre llamado José, el cual era miembro del concilio, y un hombre bueno y justo.
|51| Este no había consentido con el consejo ni con los hechos de ellos. El era de Arimatea, ciudad de los judíos, y también esperaba el reino de Dios.
|52| Este se acercó a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús.
|53| Después de bajarle de la cruz, le envolvió en una sábana de lino y le puso en un sepulcro cavado en una peña, en el cual nadie había sido puesto todavía.
|54| Era el día de la Preparación, y estaba por comenzar el sábado.
|55| Las mujeres que habían venido con él de Galilea, también le siguieron y vieron el sepulcro y cómo fue puesto el cuerpo.
|56| Entonces regresaron y prepararon especias aromáticas y perfumes, y reposaron el sábado, conforme al mandamiento.
Jn. 19) Juan 19:1-42 (RVA)
|1| Entonces Pilato tomó a Jesús y le azotó.
|2| Los soldados entretejieron una corona de espinas y se la pusieron sobre la cabeza. Le vistieron con un manto de púrpura,
|3| y venían hacia él y le decían: —¡Viva el rey de los judíos! Y le daban de bofetadas.
|4| Pilato salió otra vez y les dijo: —He aquí, os lo traigo fuera, para que sepáis que no hallo ningún delito en él.
|5| Entonces Jesús salió llevando la corona de espinas y el manto de púrpura. Y Pilato les dijo: —¡He aquí el hombre!
|6| Cuando le vieron los principales sacerdotes y los guardias, gritaron diciendo: —¡Crucifícale! ¡Crucifícale! Les dijo Pilato: —Tomadlo vosotros y crucificadle, porque yo no hallo ningún delito en él.
|7| Los judíos le respondieron: —Nosotros tenemos una ley, y según nuestra ley él debe morir, porque se hizo a sí mismo Hijo de Dios.
|8| Cuando Pilato oyó esta palabra, tuvo aun más miedo.
|9| Entró en el Pretorio otra vez y dijo a Jesús: —¿De dónde eres tú? Pero Jesús no le dio respuesta.
|10| Entonces le dijo Pilato: —¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para soltarte y tengo autoridad para crucificarte?
|11| Respondió Jesús: —No tendrías ninguna autoridad contra mí, si no te fuera dada de arriba. Por esto, el que me entregó a ti tiene mayor pecado.
|12| Desde entonces Pilato procuraba soltarle. Pero los judíos gritaron diciendo: —Si sueltas a éste, no eres amigo del César. Todo aquel que se hace rey se opone al César.
|13| Cuando Pilato oyó estas palabras, llevó a Jesús afuera y se sentó en el tribunal, en el lugar llamado El Enlosado, y en hebreo Gabata.
|14| Era el día de la Preparación de la Pascua, y como la hora sexta. Entonces dijo a los judíos: —He aquí vuestro rey.
|15| Pero ellos gritaron diciendo: —¡Fuera! ¡Fuera! ¡Crucifícale! Pilato les dijo: —¿He de crucificar a vuestro rey? Respondieron los principales sacerdotes: —¡No tenemos más rey que el César!
|16| Y con esto entonces lo entregó a ellos para que fuese crucificado. Tomaron pues a Jesús,
|17| y él salió llevando su cruz hacia el lugar que se llama de la Calavera, y en hebreo Gólgota.
|18| Allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús estaba en medio.
|19| Pilato escribió y puso sobre la cruz un letrero en el cual fue escrito: JESUS DE NAZARET, REY DE LOS JUDIOS.
|20| Entonces muchos de los judíos leyeron este letrero, porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el letrero estaba escrito en hebreo, en latín y en griego.
|21| Los principales sacerdotes de los judíos le decían a Pilato: —No escribas: “Rey de los judíos,” sino: “Este dijo: ‘Soy rey de los judíos.’”
|22| Pilato respondió: —Lo que he escrito, he escrito.
|23| Cuando los soldados crucificaron a Jesús, tomaron los vestidos de él e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Además, tomaron la túnica, pero la túnica no tenía costura; era tejida entera de arriba abajo.
|24| Por esto dijeron uno a otro: —No la partamos; más bien echemos suertes sobre ella, para ver de quién será. Esto sucedió para que se cumpliera la Escritura que dice: Partieron entre sí mis vestidos y sobre mis vestiduras echaron suertes. Y así lo hicieron los soldados.
|25| Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María esposa de Cleofas y María Magdalena.
|26| Cuando Jesús vio a su madre y al discípulo a quien amaba, de pie junto a ella, dijo a su madre: —Mujer, he ahí tu hijo.
|27| Después dijo al discípulo: —He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.
|28| Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo se había consumado, para que se cumpliera la Escritura, dijo: —Tengo sed.
|29| Había allí una vasija llena de vinagre. Entonces pusieron en un hisopo una esponja empapada en vinagre y se la acercaron a la boca.
|30| Cuando Jesús recibió el vinagre, dijo: —¡Consumado es! Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.
|31| Entonces los judíos, por cuanto era el día de la Preparación, y para que los cuerpos no quedasen en la cruz en el sábado (pues era el Gran Sábado), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas y fuesen quitados.
|32| Luego los soldados fueron y quebraron las piernas al primero, y después al otro que había sido crucificado con él.
|33| Pero cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas;
|34| pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y salió al instante sangre y agua.
|35| El que lo ha visto ha dado testimonio, y su testimonio es verdadero. El sabe que dice la verdad, para que vosotros también creáis.
|36| Porque estas cosas sucedieron así para que se cumpliese la Escritura que dice: Ninguno de sus huesos será quebrado.
|37| También otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.
|38| Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque en secreto por miedo a los judíos, pidió a Pilato que le permitiese quitar el cuerpo de Jesús. Pilato se lo permitió. Por tanto, él fue y llevó su cuerpo.
|39| También Nicodemo, que al principio había venido a Jesús de noche, fue llevando un compuesto de mirra y áloes, como cien libras.
|40| Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en lienzos con las especias, de acuerdo con la costumbre judía de sepultar.
|41| En el lugar donde había sido crucificado había un huerto, y en el huerto había un sepulcro nuevo, en el cual todavía no se había puesto a nadie.
|42| Allí, pues, por causa del día de la Preparación de los judíos y porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús.

  - Estuvo tres días y tres noches muerto. Al tercer día Dios lo levantó corporalmente de entre los muertos para no morir nunca más (Lc. 24:6-7; Lucas 24:6-7 (RVA)
|6| No está aquí; más bien, ha resucitado. Acordaos de lo que os habló cuando estaba aún en Galilea,
|7| como dijo: “Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado y resucite al tercer día.”
Rm. 6:9-10; Romanos 6:9-10 (RV-1960)
|9| sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.
|10| Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive.
Hch. 2:21-32). Hechos 2:21-32 (RVA)
|21| Y sucederá que todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo.
|22| Hombres de Israel, oíd estas palabras: Jesús de Nazaret fue hombre acreditado por Dios ante vosotros con hechos poderosos, maravillas y señales que Dios hizo por medio de él entre vosotros, como vosotros mismos sabéis.
|23| A éste, que fue entregado por el predeterminado consejo y el previo conocimiento de Dios, vosotros matasteis clavándole en una cruz por manos de inicuos.
|24| A él, Dios le resucitó, habiendo desatado los dolores de la muerte; puesto que era imposible que él quedara detenido bajo su dominio.
|25| Porque David dice de él: Veía al Señor siempre delante de mí, porque está a mi derecha, para que yo no sea sacudido.
|26| Por tanto, se alegró mi corazón, y se gozó mi lengua; y aun mi cuerpo descansará en esperanza.
|27| Porque no dejarás mi alma en el Hades, ni permitirás que tu Santo vea corrupción.
|28| Me has hecho conocer los caminos de la vida y me llenarás de alegría con tu presencia.
|29| Hermanos, os puedo decir confiadamente que nuestro padre David murió y fue sepultado, y su sepulcro está entre nosotros hasta el día de hoy.
|30| Siendo, pues, profeta y sabiendo que Dios le había jurado con juramento que se sentaría sobre su trono uno de su descendencia,
|31| y viéndolo de antemano, habló de la resurrección de Cristo: que no fue abandonado en el Hades, ni su cuerpo vio corrupción.
|32| ¡A este Jesús lo resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos!
En su resurrección se selló la victoria del plan de Dios (Ro. 1:4; Romanos 1:4 (RVA)
y quien fue declarado Hijo de Dios con poder según el Espíritu de santidad por su resurrección de entre los muertos—, Jesucristo nuestro Señor.
6:5 Romanos 6:5 (RVA)
Porque así como hemos sido identificados con él en la semejanza de su muerte, también lo seremos en la semejanza de su resurrección.
1 Co. 15:12-22; 1 Corintios 15:12-22 (RVA)
|12| Ahora bien, si Cristo es predicado como que ha resucitado de entre los muertos, ¿cómo es que algunos entre vosotros dicen que no hay resurrección de muertos?
|13| Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo ha resucitado.
|14| Y si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra predicación; vana también es vuestra fe.
|15| Y aun somos hallados falsos testigos de Dios, porque hemos atestiguado de Dios que resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si se toma por sentado que los muertos no resucitan.
|16| Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo ha resucitado;
|17| y si Cristo no ha resucitado, vuestra fe es inútil; todavía estáis en vuestros pecados.
|18| En tal caso, también los que han dormido en Cristo han perecido.
|19| ¡Si sólo en esta vida hemos tenido esperanza en Cristo, somos los más miserables de todos los hombres!
|20| Pero ahora, Cristo sí ha resucitado de entre los muertos, como primicias de los que durmieron.
|21| Puesto que la muerte entró por medio de un hombre, también por medio de un hombre ha venido la resurrección de los muertos.
|22| Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados.
1 P. 1:3; 1 Pedro 1:3 (RVA)
Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien según su grande misericordia nos ha hecho nacer de nuevo para una esperanza viva por medio de la resurrección de Jesucristo de entre los muertos;
3:21). 1 Pedro 3:21 (RVA)
El bautismo, que corresponde a esta figura, ahora, mediante la resurrección de Jesucristo, os salva, no por quitar las impurezas de la carne, sino como apelación de una buena conciencia hacia Dios.

  - 40 días después de su resurrección, fue ascendido por Dios a los cielos, y sentado a su diestra [23] (Hch. 2:33-34; Hechos 2:33-34 (RVA)
|33| Así que, exaltado por la diestra de Dios y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.
|34| Porque David no subió a los cielos, pero él mismo dice: El Señor dijo a mi Señor: “Siéntate a mi diestra,
5:31; Hechos 5:31 (RVA)
A éste, lo ha enaltecido Dios con su diestra como Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados.
7:55-56; Hechos 7:55-56 (RVA)
|55| Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo y puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba de pie a la diestra de Dios.
|56| Y dijo: —¡He aquí, veo los cielos abiertos y al Hijo del Hombre de pie a la diestra de Dios!
Ro. 8:34; Romanos 8:34 (RVA)
¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, es el que también resucitó; quien, además, está a la diestra de Dios, y quien también intercede por nosotros.
Ef. 1:20-21; Efesios 1:20-21 (RVA)
|20| Dios la ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y le hizo sentar a su diestra en los lugares celestiales,
|21| por encima de todo principado, autoridad, poder, señorío y todo nombre que sea nombrado, no sólo en esta edad sino también en la venidera.
Col. 1:18-19; Colosenses 1:18-19 (RVA)
|18| Y además, él es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia. El es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo él sea preeminente;
|19| por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,
3:1; Colosenses 3:1 (RVA)
|1| Siendo, pues, que habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde Cristo está sentado a la diestra de Dios.
1 P. 3:22; 1 Pedro 3:22 (RVA)
|22| Ahora él, habiendo ascendido al cielo, está a la diestra de Dios; y los ángeles, las autoridades y los poderes están sujetos a él.
Lc. 20:42-43; Lucas 20:42-43 (RVA)
|42| Porque el mismo David dice en el libro de los Salmos: Dijo el Señor a mi Señor: “Siéntate a mi diestra,
|43| hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.”
22:69). Lucas 22:69 (RVA)
Pero de ahora en adelante, el Hijo del Hombre estará sentado a la diestra del poder de Dios.

  - Según la promesa de Dios, él volverá a la tierra para reinar sobre las naciones (Is. 9:6-7; Isaías 9:6-7 (RVA)
|6| Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.
|7| Lo dilatado de su dominio y la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afirmarlo y fortalecerlo con derecho y con justicia, desde ahora y para siempre. El celo de Jehovah de los Ejércitos hará esto.
Jer. 23:5-6; Jer 23:5-6 (RVA)
|5| “He aquí vienen días, dice Jehovah, en que levantaré a David un Retoño justo. Reinará un Rey que obrará con inteligencia y que practicará el derecho y la justicia en la tierra.
|6| En sus días será salvo Judá, e Israel habitará seguro. Y este es el nombre con el cual será llamado: ‘Jehovah, justicia nuestra.’
Lc. 1:32-33; Lucas 1:32-33 (RVA)
|32| Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de su padre David.
|33| Reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y de su reino no habrá fin.
Ap. 11:15). Ap 11:15 (RVA)
El séptimo ángel tocó la trompeta. Y en el cielo se oyeron grandes voces que decían: “El reino del mundo ha venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo. El reinará por los siglos de los siglos.”

  - Jesús es el “primogénito de entre los muertos” (Col. 1:18-19), Col 1:18-19 (RVA)
|18| Y además, él es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia. El es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo él sea preeminente;
|19| por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,
esto significa que es el primero en resucitar en una nueva clase de vida.

EL SEÑORÍO DE JESÚS

  - Luego de ser resucitado con cuerpo espiritual, y ser ascendido a los cielos, Dios hizo a Jesús Señor por sobre toda la creación, dándole toda autoridad y poder sobre los cielos y la Tierra, y un nombre que es sobre todo nombre, siendo él el segundo en autoridad después de Dios (Hch. 2:36; Hechos 2:36 (RVA)
Sepa, pues, con certidumbre toda la casa de Israel, que a este mismo Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.
Ef. 1:20-21; Efesios 1:20-21 (RVA)
|20| Dios la ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y le hizo sentar a su diestra en los lugares celestiales,
|21| por encima de todo principado, autoridad, poder, señorío y todo nombre que sea nombrado, no sólo en esta edad sino también en la venidera.
Fil. 2:9-10; Filipenses 2:9-10 (RVA)
|9| Por lo cual también Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que es sobre todo nombre;
|10| para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra;
Col. 2:9-10). Colosenses 2:9-10 (RVA)
|9| Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad;
|10| y vosotros estáis completos en él, quien es la cabeza de todo principado y autoridad.

  - Jesús también fue puesto como “cabeza” de un Cuerpo [24]espiritual formado por la Iglesia de Dios [25] (Ef. 1:22-23; Efesios 1:22-23 (RVA)
|22| Aun todas las cosas las sometió Dios bajo sus pies y le puso a él por cabeza sobre todas las cosas para la iglesia,
|23| la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que todo lo llena en todo.
5:23; Efesios 5:23 (RVA)
porque el esposo es cabeza de la esposa, así como Cristo es cabeza de la iglesia, y él mismo es salvador de su cuerpo.
Col. 1:18-19). Colosenses 1:18-19 (RVA)
|18| Y además, él es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia. El es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo él sea preeminente;
|19| por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,
Como tal, él está cuidando, nutriendo y dando poder a cada miembro de su Cuerpo (Col. 2:19; Colosenses 2:19 (RVA)
y no aferrándose a la cabeza, de la cual todo el cuerpo, nutrido y unido por coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios.
Ef. 4:11-13, 16). Efesios 4:11-16 (RVA)
|11| Y él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros,
|12| a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,
|13| hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.
...
|16| De parte de él todo el cuerpo, bien concertado y entrelazado por la cohesión que aportan todas las coyunturas, recibe su crecimiento de acuerdo con la actividad proporcionada a cada uno de los miembros, para ir edificándose en amor.

  - A pesar de ser Rey y Señor, él ahora no está ejerciendo plenamente como juez y gobernador de las naciones, lo cual hará en un futuro (Ap. 20:4-6). Apocalipsis 20:4-6 (RVA)
|4| Y vi tronos; y se sentaron sobre ellos, y se les concedió hacer juicio. Y vi las almas de los degollados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios. Ellos no habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni tampoco recibieron su marca en sus frentes ni en sus manos. Ellos volvieron a vivir y reinaron con Cristo por mil años.
|5| Pero los demás muertos no volvieron a vivir, sino hasta que se cumplieran los mil años. Esta es la primera resurrección.
|6| Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección. Sobre éstos la segunda muerte no tiene ningún poder; sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él por los mil años.
Durante el período presente está utilizando su poder y autoridad para salvar a todo el que cree (Jn. 6:40)Juan 6:40 (RVA)
|40| Esta es la voluntad de mi Padre: que todo aquel que mira al Hijo y cree en él tenga vida eterna, y que yo lo resucite en el día final.
, a través del testimonio y la predicación de la Iglesia, que es Su Cuerpo (Mt. 28:18-20; Mateo 28:18-20 (RVA)
|18| Jesús se acercó a ellos y les habló diciendo: “Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra.
|19| Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo,
|20| y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.”
Hch. 1:6-8; Hechos 1:6-8 (RVA)
|6| Por tanto, los que estaban reunidos le preguntaban diciendo: —Señor, ¿restituirás el reino a Israel en este tiempo?
|7| El les respondió: —A vosotros no os toca saber ni los tiempos ni las ocasiones que el Padre dispuso por su propia autoridad.
|8| Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra.
2 Pe. 3:15; 2 Pedro 3:15 (RVA)
Considerad que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo os ha escrito, según la sabiduría que le ha sido dada.
Ef. 4:11-12). Efesios 4:11-12 (RVA)
|11| Y él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros,
|12| a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,

  - Por lo tanto, Jesús es el Rey designado por Dios, y reinará hasta el momento en el futuro en que todos los enemigos de Dios sean destruidos y él entregue el reino a Dios (1 Co. 15:24-25). 1 Corintios 15:24-25 (RVA)
|24| Después el fin, cuando él entregue el reino al Dios y Padre, cuando ya haya anulado todo principado, autoridad y poder.
|25| Porque es necesario que él reine hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies.

  - Jesús es el único hombre designado como Señor, es el único mediador entre Dios y los seres humanos, y es el único mediante quien se puede obtener salvación (Ef. 4:5; Efesios 4:5 (RVA)
Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo,
1 Ti. 2:5-6; 1 Timoteo 2:5-6 (RVA)
|5| Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,
|6| quien se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.
Hch. 4:12). Hechos 4:12 (RVA)
Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre debajo del cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

JUSTIFICACIÓN[26]  Y SALVACIÓN[27]   POR FE [28]

  - Debido a que ninguna persona es capaz de cumplir los requisitos legales de Dios para obtener la salvación (Ro. 3:19-20), Romanos 3:19-20 (RVA)
|19| Pero sabemos que todo lo que dice la ley, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre, y todo el mundo esté bajo juicio ante Dios.
|20| Porque por las obras de la ley nadie será justificado delante de él; pues por medio de la ley viene el reconocimiento del pecado.
el único medio por el cual se puede obtener el acceso a Dios, ser hecho hijo de Dios y obtener la vida perpetua en el reino de Dios es la fe (Ro. 3:22; Romanos 3:22 (RVA)
Esta es la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo para todos los que creen. Pues no hay distinción;
Gá. 2:15-16; Gálatas 2:15-16 (RVA)
|15| Nosotros somos judíos de nacimiento y no pecadores de entre los gentiles;
|16| pero sabiendo que ningún hombre es justificado por las obras de la ley, sino por medio de la fe en Jesucristo, hemos creído nosotros también en Cristo Jesús, para que seamos justificados por la fe en Cristo, y no por las obras de la ley. Porque por las obras de la ley nadie será justificado.
3:26; Gálatas 3:26 (RVA)
Así que, todos sois hijos de Dios por medio de la fe en Cristo Jesús,
Ef. 2:8-9; Efesios 2:8-9 (RVA)
|8| Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios.
|9| No es por obras, para que nadie se gloríe.
3:12, 17). Efesios 3:12-17 (RVA)
|12| En él tenemos libertad y acceso a Dios con confianza, por medio de la fe en él.
...
|17| para que Cristo habite en vuestros corazones por medio de la fe; de modo que, siendo arraigados y fundamentados en amor,

  - Todo el que cree en Jesús como Señor es perdonado de sus pecados y es tratado como justo por Dios (justificación) (Ro. 5:1-2), Romanos 5:1-2 (RVA)
|1| Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo,
|2| por medio de quien también hemos obtenido acceso por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.
a causa de esto, entre otras cosas: es perpetuamente reconciliado con Dios en el vínculo del espíritu (2 Co. 5:19); 2 Corintios 5:19 (RVA)
que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándoles en cuenta sus transgresiones y encomendándonos a nosotros la palabra de la reconciliación.
es salvado de la muerte y de la ira de Dios[29] (Ro. 10:9-13 Romanos 10:9-13 (RVA)
|9| que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y si crees en tu corazón que Dios le levantó de entre los muertos, serás salvo.
|10| Porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se hace confesión para salvación.
|11| Porque la Escritura dice: Todo aquel que cree en él no será avergonzado.
|12| Porque no hay distinción entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos es rico para con todos los que le invocan.
|13| Porque todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo.
Ro. 6:23; Romanos 6:23 (RVA)
Porque la paga del pecado es muerte; pero el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro.
Ro. 5:9; Romanos 5:9 (RVA)
Luego, siendo ya justificados por su sangre, cuánto más por medio de él seremos salvos de la ira.
1 Ts. 5:9); 1 Tesalonicenses 5:9 (RVA)
Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo,
es hecho “hijo de Dios” [30] (Jn. 1:12; Juan 1:12 (RVA)
Pero a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio derecho de ser hechos hijos de Dios,
Ro. 8:14-16; Romanos 8:14-16 (RVA)
|14| Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.
|15| Pues no recibisteis el espíritu de esclavitud para estar otra vez bajo el temor, sino que recibisteis el espíritu de adopción como hijos, en el cual clamamos: “¡Abba, Padre!”
|16| El Espíritu mismo da testimonio juntamente con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios.
Gá. 3:26; Gálatas 3:26 (RVA)
Así que, todos sois hijos de Dios por medio de la fe en Cristo Jesús,
4:6; Gálatas 4:6 (RVA)
Y por cuanto sois hijos, Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: “Abba, Padre.”
1 Jn. 3:1-2); 1 Juan 3:1-2 (RVA)
|1| Mirad cuán grande amor nos ha dado el Padre para que seamos llamados hijos de Dios. ¡Y lo somos! Por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.
|2| Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que seremos. Pero sabemos que cuando él sea manifestado, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.
pasa a ser una “nueva creación” (2 Co. 5:17; 2 Corintios 5:17 (RVA)
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
Gá. 6:15); Gálatas 6:15 (NVI)
Para nada cuenta estar o no estar circuncidados; lo que importa es ser parte de una nueva creación.
recibe la vida de la era futura [31] (Ro. 5:20-21; Romanos 5:20-21 (RVA)
|20| La ley entró para agrandar la ofensa, pero en cuanto se agrandó el pecado, sobreabundó la gracia;
|21| para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna, por medio de Jesucristo nuestro Señor.
6:22-23; Romanos 6:22-23 (NVI)
|22| Pero ahora que han sido liberados del pecado y se han puesto al servicio de Dios, cosechan la santidad que conduce a la vida eterna.
|23| Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor.
1 Ti. 1:16); 1 Timoteo 1:16 (RVA)
No obstante, por esta razón recibí misericordia, para que Cristo Jesús mostrase en mí, el primero, toda su clemencia, para ejemplo de los que habían de creer en él para vida eterna.
queda fuera de toda acusación y condena (Ro. 8:33-34); Romanos 8:33-34 (RVA)
|33| ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? El que justifica es Dios.
|34| ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, es el que también resucitó; quien, además, está a la diestra de Dios, y quien también intercede por nosotros.
y jamás será separado del amor de Dios a causa de su perpetua unión con Cristo (Ro. 8:35-39). Romanos 8:35-39 (RVA)
|35| ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación? ¿angustia? ¿persecución? ¿hambre? ¿desnudez? ¿peligros? ¿espada?
|36| Como está escrito: Por tu causa somos muertos todo el tiempo; fuimos estimados como ovejas para el matadero.
|37| Más bien, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
|38| Por lo cual estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo porvenir, ni poderes,
|39| ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.

  - Al tratarlo como justo, Dios hace que el creyente, por su fe, sea espiritualmente “uno” con Jesucristo (Jn. 17:20-23; Juan 17:20-23 (RVA)
|20| “Pero no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por medio de la palabra de ellos;
|21| para que todos sean una cosa, así como tú, oh Padre, en mí y yo en ti, que también ellos lo sean en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.
|22| Yo les he dado la gloria que tú me has dado, para que sean una cosa, así como también nosotros somos una cosa.
|23| Yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectamente unidos; para que el mundo conozca que tú me has enviado y que los has amado, como también a mí me has amado.
Gá. 3:28; Gálatas 3:28 (RVA)
Ya no hay judío ni griego, no hay esclavo ni libre, no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.
1 Co. 12:12-13; 1 Corintios 12:12-13 (RVA)
|12| Porque de la manera que el cuerpo es uno solo y tiene muchos miembros, y que todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, son un solo cuerpo, así también es Cristo.
|13| Porque por un solo Espíritu fuimos bautizados todos en un solo cuerpo, tanto judíos como griegos, tanto esclavos como libres; y a todos se nos dio a beber de un solo Espíritu.
2 Co. 5:14-15; 2 Corintios 5:14-15 (RV-1960)
|14| Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron;
|15| y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.
Ef. 2:14-16)Efesios 2:14-16 (RVA)
|14| Porque él es nuestra paz, quien de ambos nos hizo uno. El derribó en su carne la barrera de división, es decir, la hostilidad;
|15| y abolió la ley de los mandamientos formulados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos hombres un solo hombre nuevo, haciendo así la paz.
|16| También reconcilió con Dios a ambos en un solo cuerpo, por medio de la cruz, dando muerte en ella a la enemistad.
, Dios lo considera muerto, resucitado y ascendido con él (Ro. 6:4-11; Romanos 6:4-11 (RVA)
|4| Pues, por el bautismo fuimos sepultados juntamente con él en la muerte, para que así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.
|5| Porque así como hemos sido identificados con él en la semejanza de su muerte, también lo seremos en la semejanza de su resurrección.
|6| Y sabemos que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado;
|7| porque el que ha muerto ha sido justificado del pecado.
|8| Si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él.
|9| Sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.
|10| Porque en cuanto murió, para el pecado murió una vez por todas; pero en cuanto vive, vive para Dios.
|11| Así también vosotros, considerad que estáis muertos para el pecado, pero que estáis vivos para Dios en Cristo Jesús.
Ef. 2:4-6; Efesios 2:4-6 (RVA)
|4| Pero Dios, quien es rico en misericordia, a causa de su gran amor con que nos amó,
|5| aun estando nosotros muertos en delitos, nos dio vida juntamente con Cristo. ¡Por gracia sois salvos!
|6| Y juntamente con Cristo Jesús, nos resucitó y nos hizo sentar en los lugares celestiales,
Col. 2:12-14). Colosenses 2:12-14 (RVA)
|12| Fuisteis sepultados juntamente con él en el bautismo, en el cual también fuisteis resucitados juntamente con él, por medio de la fe en el poder de Dios que lo levantó de entre los muertos.
|13| Mientras vosotros estabais muertos en los delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, Dios os dio vida juntamente con él, perdonándonos todos los delitos.
|14| El anuló el acta que había contra nosotros, que por sus decretos nos era contraria, y la ha quitado de en medio al clavarla en su cruz.
Por la muerte sustituta de Cristo, el que ha creído en él como Señor recibirá la misma clase de vida que él, siendo coheredero de Jesús en el reino futuro (Ro. 8:17; Romanos 8:17 (RVA)
Y si somos hijos, también somos herederos: herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.
Ef. 3:6). Efesios 3:6 (RVA)
a saber: que en Cristo Jesús los gentiles son coherederos, incorporados en el mismo cuerpo y copartícipes de la promesa por medio del evangelio.
[32]
  - La única fe que permite a una persona obtener la justificación y salvación de Dios consiste en escuchar y aceptar de corazón el anuncio que el Evangelio nos brinda acerca de lo que Dios hizo por medio de Cristo para rescatarnos del pecado y la muerte y salvarnos para vida y gloria. (Ro. 10:9-17). Romanos 10:9-17 (RVA)
|9| que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y si crees en tu corazón que Dios le levantó de entre los muertos, serás salvo.
|10| Porque con el corazón se cree para justicia, y con la boca se hace confesión para salvación.
|11| Porque la Escritura dice: Todo aquel que cree en él no será avergonzado.
|12| Porque no hay distinción entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos es rico para con todos los que le invocan.
|13| Porque todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo.
|14| ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán a aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?
|15| ¿Y cómo predicarán sin que sean enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian el evangelio de las cosas buenas!
|16| Pero no todos obedecieron el evangelio, porque Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro mensaje?
|17| Por esto, la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Cristo.

  - La justificación y salvación no requiere condición ni capacidad en una persona, más que su decisión de reconocer su estado de muerte y perdición a causa del pecado y aceptar el santo amor y la gracia de Dios en Cristo (manifestado en su muerte expiatoria, resurrección y señorío) para otorgar (por medio de la fe) el perdón gratuito de todo pecado (1 Ti. 1:13-16). 1 Timoteo 1:13-16 (RVA)
|13| a pesar de que antes fui blasfemo, perseguidor e insolente. Sin embargo, recibí misericordia porque, siendo ignorante, lo hice en incredulidad.
|14| Pero la gracia de nuestro Señor fue más que abundante con la fe y el amor que hay en Cristo Jesús.
|15| Fiel es esta palabra y digna de toda aceptación: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.
|16| No obstante, por esta razón recibí misericordia, para que Cristo Jesús mostrase en mí, el primero, toda su clemencia, para ejemplo de los que habían de creer en él para vida eterna.

  - La justificación y salvación es gratuita para el que cree (Ro. 3:24; Romanos 3:24 (RVA)
|24| siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.
1 Co. 2:12; 1 Corintios 2:12 (RVA)
Y nosotros no hemos recibido el espíritu de este mundo, sino el Espíritu que procede de Dios, para que conozcamos las cosas que Dios nos ha dado gratuitamente.
Ef. 1:5-6), Efesios 1:5-6 (RVA)
|5| En amor nos predestinó por medio de Jesucristo para adopción como hijos suyos, según el beneplácito de su voluntad,
|6| para la alabanza de la gloria de su gracia, que nos dio gratuitamente en el Amado.
es un regalo (o don) de Dios que se recibe por fe (Ef. 2:8-9) Efesios 2:8-9 (RVA)
|8| Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios.
|9| No es por obras, para que nadie se gloríe.
y de ningún modo se puede obtener por obras humanas (Ro. 3:19-28; Romanos 3:19-28 (RVA)
|19| Pero sabemos que todo lo que dice la ley, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre, y todo el mundo esté bajo juicio ante Dios.
|20| Porque por las obras de la ley nadie será justificado delante de él; pues por medio de la ley viene el reconocimiento del pecado.
|21| Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios atestiguada por la Ley y los Profetas.
|22| Esta es la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo para todos los que creen. Pues no hay distinción;
|23| porque todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios,
|24| siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.
|25| Como demostración de su justicia, Dios le ha puesto a él como expiación por la fe en su sangre, a causa del perdón de los pecados pasados, en la paciencia de Dios,
|26| con el propósito de manifestar su justicia en el tiempo presente; para que él sea justo y a la vez justificador del que tiene fe en Jesús.
|27| ¿Dónde, pues, está la jactancia? Está excluida. ¿Por qué clase de ley? ¿Por la de las obras? ¡Jamás! Más bien, por la ley de la fe.
|28| Así que consideramos que el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la ley.
8:1-3; Romanos 8:1-3 (RVA)
|1| Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús,
|2| porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.
|3| Porque Dios hizo lo que era imposible para la ley, por cuanto ella era débil por la carne: Habiendo enviado a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne;
He. 9:9-11). Hebreos 9:9-11 (RVA)
|9| Esto es una figura para el tiempo presente, según la cual se ofrecían ofrendas y sacrificios que no podían hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que rendía culto.
|10| Estas son ordenanzas de la carne, que consisten sólo de comidas y bebidas y diversos lavamientos, impuestas hasta el tiempo de la renovación.
|11| Pero estando ya presente Cristo, el sumo sacerdote de los bienes que han venido, por medio del más amplio y perfecto tabernáculo no hecho de manos, es decir, no de esta creación,

  - La justificación y salvación, una vez obtenidas, no pueden “perderse” ni “devolverse”. Nada de lo que haga una persona, luego de ser salva, le hará perder la posibilidad de vivir perpetuamente en la era futura. No se puede dejar de ser “hijo de Dios” (Ro. 6:23; Romanos 6:23 (RVA)
Porque la paga del pecado es muerte; pero el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro.
8:31-39 Romanos 8:31-39 (RVA)
|31| ¿Qué, pues, diremos frente a estas cosas? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?
|32| El que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará gratuitamente también con él todas las cosas?
|33| ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? El que justifica es Dios.
|34| ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, es el que también resucitó; quien, además, está a la diestra de Dios, y quien también intercede por nosotros.
|35| ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación? ¿angustia? ¿persecución? ¿hambre? ¿desnudez? ¿peligros? ¿espada?
|36| Como está escrito: Por tu causa somos muertos todo el tiempo; fuimos estimados como ovejas para el matadero.
|37| Más bien, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
|38| Por lo cual estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo porvenir, ni poderes,
|39| ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.
11:29; Romanos 11:29 (RVA)
porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables.
1 Jn. 3:1-2;). 1 Juan 3:1-2 (RVA)
|1| Mirad cuán grande amor nos ha dado el Padre para que seamos llamados hijos de Dios. ¡Y lo somos! Por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.
|2| Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que seremos. Pero sabemos que cuando él sea manifestado, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.
[33]
  - Es la voluntad de Dios que habiendo recibido por fe, nos apartemos del pecado y andemos por fe. (Rm. 1:17; Romanos 1:17 (RVA)
Porque en él la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Pero el justo vivirá por la fe.
Ef 2:8-10; Efesios 2:8-10 (RVA)
|8| Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios.
|9| No es por obras, para que nadie se gloríe.
|10| Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer las buenas obras que Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.
Col. 1:10; Colosenses 1:10 (RVA)
para que andéis como es digno del Señor, a fin de agradarle en todo; de manera que produzcáis fruto en toda buena obra y que crezcáis en el conocimiento de Dios;
Col. 2:6). Colosenses 2:6 (RVA)
Por tanto, de la manera que habéis recibido a Cristo Jesús el Señor, así andad en él,
A este andar por fe la Biblia llama “ocuparse de la salvación” (Fil. 2:12-13). Filipenses 2:12-13 (RVA)
|12| De modo que, amados míos, así como habéis obedecido siempre—no sólo cuando yo estaba presente, sino mucho más ahora en mi ausencia—, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor;
|13| porque Dios es el que produce en vosotros tanto el querer como el hacer, para cumplir su buena voluntad.
[34] Esta fe también parte del conocimiento del Hijo de Dios (Jesús), conforme enseña el Evangelio (Ro. 1:16-17; Romanos 1:16-17 (RVA)
|16| Porque no me avergüenzo del evangelio; pues es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree, al judío primero y también al griego.
|17| Porque en él la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Pero el justo vivirá por la fe.
10:17; Romanos 10:17 (RVA)
Por esto, la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Cristo.
Gá. 3:17-19; Gálatas 3:17-19 (RVA)
|17| Esto, pues, digo: El pacto confirmado antes por Dios no lo abroga la ley, que vino 430 años después, para invalidar la promesa.
|18| Porque si la herencia fuera por la ley, ya no sería por la promesa; pero a Abraham Dios ha dado gratuitamente la herencia por medio de una promesa.
|19| Entonces, ¿para qué existe la ley? Fue dada por causa de las transgresiones, hasta que viniese la descendencia a quien había sido hecha la promesa. Y esta ley fue promulgada por medio de ángeles, por mano de un mediador.
Ef. 4:13). Efesios 4:13 (RVA)
hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

  - Cuando la fe en Cristo está activa en el corazón, genera un cambio de mentalidad [35] (que al principio es básico) en cuanto a dejar el pecado, que conduce a la persona a reconocer y rechazar el pecado y a acercarse a Dios, dándole gloria por Su gracia y amor, determinándose a ajustar su modo de vida en semejanza a Jesucristo. (Gá. 5:6; Gálatas 5:6 (RVA)
Pues en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión valen nada, sino la fe que actúa por medio del amor.
Fil. 3:7-9; Filipenses 3:7-9 (RVA)
|7| Pero las cosas que para mí eran ganancia, las he considerado pérdida a causa de Cristo.
|8| Y aun más: Considero como pérdida todas las cosas, en comparación con lo incomparable que es conocer a Cristo Jesús mi Señor. Por su causa lo he perdido todo y lo tengo por basura, a fin de ganar a Cristo
|9| y ser hallado en él; sin pretender una justicia mía, derivada de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que proviene de Dios por la fe.
Hch. 2:38; Hechos 2:38 (RVA)
|38| Pedro les dijo: —Arrepentíos y sea bautizado cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.
3:19 Hechos 3:19 (RVA)
Por tanto, arrepentíos y convertíos para que sean borrados vuestros pecados; de modo que de la presencia del Señor vengan tiempos de refrigerio
Hch. 4:12; Hechos 4:12 (RVA)
Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre debajo del cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.
Ro. 1:16-17; Romanos 1:16-17 (RVA)
|16| Porque no me avergüenzo del evangelio; pues es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree, al judío primero y también al griego.
|17| Porque en él la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Pero el justo vivirá por la fe.
Is. 43:7; Isaías 43:7 (RVA)
A cada uno que es llamado según mi nombre y a quien he creado para mi gloria, yo lo formé. Ciertamente yo lo hice.
1 Co. 10:31; 1 Corintios 10:31 (RVA)
Por tanto, ya sea que comáis o bebáis, o que hagáis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.
Fil. 1:9-11; Filipenses 1:9-11 (RVA)
|9| Y ésta es mi oración: que vuestro amor abunde aun más y más en conocimiento y en todo discernimiento,
|10| para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles en el día de Cristo,
|11| llenos del fruto de justicia, fruto que viene por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.
2:9-11; Filipenses 2:9-11 (RVA)
|9| Por lo cual también Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que es sobre todo nombre;
|10| para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra;
|11| y toda lengua confiese para gloria de Dios Padre que Jesucristo es Señor.
1 Pe. 1:21). 1 Pedro 1:21 (RVA)
Por medio de él creéis en Dios, quien lo resucitó de entre los muertos y le ha dado gloria; de modo que vuestra fe y esperanza estén en Dios.

EL BAUTISMO [36]

  - Todos los que creen en Jesucristo conforme a lo que las Sagradas Escrituras testifican de él son “lavados” de sus pecados (Hch. 2:38) Hechos 2:38 (RVA)
|38| Pedro les dijo: —Arrepentíos y sea bautizado cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.
y “sumergidos” en un mismo Espíritu con Cristo (1 Co. 12:13), 1 Corintios 12:13 (RVA)
Porque por un solo Espíritu fuimos bautizados todos en un solo cuerpo, tanto judíos como griegos, tanto esclavos como libres; y a todos se nos dio a beber de un solo Espíritu.
unidos a Él en una misma realidad espiritual (Ro. 6:1-4; Romanos 6:1-4 (RVA)
|1| ¿Qué, pues, diremos? ¿Permaneceremos en el pecado para que abunde la gracia?
|2| ¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos todavía en él?
|3| ¿Ignoráis que todos los que fuimos bautizados en Cristo Jesús fuimos bautizados en su muerte?
|4| Pues, por el bautismo fuimos sepultados juntamente con él en la muerte, para que así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.
Gá. 3:27) Gálatas 3:27 (RV-1960)
porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.
formando un solo Cuerpo con él (Ro. 12:4-5; Rm 12:4-5 (RVA)
|4| Porque de la manera que en un solo cuerpo tenemos muchos miembros, pero todos los miembros no tienen la misma función;
|5| así nosotros, siendo muchos, somos un solo cuerpo en Cristo, pero todos somos miembros los unos de los otros.
1 Co. 12:12-27; 1 Corintios 12:12-27 (RVA)
|12| Porque de la manera que el cuerpo es uno solo y tiene muchos miembros, y que todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, son un solo cuerpo, así también es Cristo.
|13| Porque por un solo Espíritu fuimos bautizados todos en un solo cuerpo, tanto judíos como griegos, tanto esclavos como libres; y a todos se nos dio a beber de un solo Espíritu.
|14| Pues el cuerpo no consiste de un solo miembro, sino de muchos.
|15| Si el pie dijera: “Porque no soy mano, no soy parte del cuerpo,” ¿por eso no sería parte del cuerpo?
|16| Y si la oreja dijera: “Porque no soy ojo, no soy parte del cuerpo,” ¿por eso no sería parte del cuerpo?
|17| Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oreja, ¿dónde estaría el olfato?
|18| Pero ahora Dios ha colocado a los miembros en el cuerpo, a cada uno de ellos, como él quiso.
|19| Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?
|20| Pero ahora son muchos los miembros y a la vez un solo cuerpo.
|21| El ojo no puede decir a la mano: “No tengo necesidad de ti”; ni tampoco la cabeza a los pies: “No tengo necesidad de vosotros.”
|22| Muy al contrario, los miembros del cuerpo que parecen ser los más débiles son indispensables.
|23| Además, a los miembros del cuerpo que estimamos ser de menos honor, a éstos los vestimos aun con más honor; y nuestros miembros menos decorosos son tratados con aun más decoro.
|24| Porque nuestros miembros más honrosos no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba;
|25| para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocupen los unos por los otros.
|26| De manera que si un miembro padece, todos los miembros se conduelen con él; y si un miembro recibe honra, todos los miembros se gozan con él.
|27| Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y miembros suyos individualmente.
Ef. 3:6; Efesios 3:6 (RVA)
a saber: que en Cristo Jesús los gentiles son coherederos, incorporados en el mismo cuerpo y copartícipes de la promesa por medio del evangelio.
5:23). Efesios 5:23 (RVA)
porque el esposo es cabeza de la esposa, así como Cristo es cabeza de la iglesia, y él mismo es salvador de su cuerpo.
Esto significa ser bautizados “en espíritu santo” o “en el nombre de Jesucristo”. [37]
  - El bautismo en espíritu santo es el único bautismo capaz de remover el pecado y participarnos de la vida de Dios en Cristo (Ro. 6:1-7; Romanos 6:1-7 (RVA)
|1| ¿Qué, pues, diremos? ¿Permaneceremos en el pecado para que abunde la gracia?
|2| ¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos todavía en él?
|3| ¿Ignoráis que todos los que fuimos bautizados en Cristo Jesús fuimos bautizados en su muerte?
|4| Pues, por el bautismo fuimos sepultados juntamente con él en la muerte, para que así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.
|5| Porque así como hemos sido identificados con él en la semejanza de su muerte, también lo seremos en la semejanza de su resurrección.
|6| Y sabemos que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado;
|7| porque el que ha muerto ha sido justificado del pecado.
Gá. 3:27; Gálatas 3:27 (RVA)
porque todos los que fuisteis bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo.
1 P. 3:18-21; 1 Pedro 3:18-21 (RVA)
|18| Porque Cristo también padeció una vez para siempre por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en el espíritu;
|19| en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados
|20| que en otro tiempo fueron desobedientes, cuando en los días de Noé la paciencia de Dios esperaba, mientras se construía el arca. En esta arca fueron salvadas a través del agua pocas personas, es decir, ocho.
|21| El bautismo, que corresponde a esta figura, ahora, mediante la resurrección de Jesucristo, os salva, no por quitar las impurezas de la carne, sino como apelación de una buena conciencia hacia Dios.
Ef. 4:5). Efesios 4:5 (RVA)
Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo,
[38]

LA ESPERANZA

En un tiempo determinado por Dios, que no está revelado en la Biblia (Mt. 24:36), Mateo 24:36 (RVA)
Pero acerca de aquel día y hora, nadie sabe; ni siquiera los ángeles de los cielos, ni aun el Hijo, sino sólo el Padre.
Cristo aparecerá en las nubes del cielo y llevará hasta allí a todos los que han creído en él como Señor. En este evento los muertos en Cristo resucitarán con cuerpos incorruptibles y los que estén vivos serán transformados con cuerpos inmortales y todos serán reunidos con Cristo, en el cielo (1 Co. 15:47-58; 1 Corintios 15:47-58 (RVA)
|47| El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre es celestial.
|48| Como es el terrenal, así son también los terrenales; y como es el celestial, así son también los celestiales.
|49| Y así como hemos llevado la imagen del terrenal, llevaremos también la imagen del celestial.
|50| Y esto digo, hermanos, que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción heredar la incorrupción.
|51| He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados
|52| en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final. Porque sonará la trompeta, y los muertos serán resucitados sin corrupción; y nosotros seremos transformados.
|53| Porque es necesario que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y que esto mortal sea vestido de inmortalidad.
|54| Y cuando esto corruptible se vista de incorrupción y esto mortal se vista de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: ¡Sorbida es la muerte en victoria!
|55| ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?
|56| Pues el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley.
|57| Pero gracias a Dios, quien nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.
|58| Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, abundando siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestro arduo trabajo en el Señor no es en vano.
1 Ts. 4:14-17; 1 Tesalonicenses 4:14-17 (RVA)
|14| Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, de la misma manera Dios traerá por medio de Jesús, y con él, a los que han dormido.
|15| Pues os decimos esto por palabra del Señor: Nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera precederemos a los que ya durmieron.
|16| Porque el Señor mismo descenderá del cielo con aclamación, con voz de arcángel y con trompeta de Dios; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
|17| Luego nosotros, los que vivimos y habremos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes, para el encuentro con el Señor en el aire; y así estaremos siempre con el Señor.
Fil. 3:20-21). Filipenses 3:20-21 (RVA)
|20| Porque nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos ardientemente al Salvador, el Señor Jesucristo.
|21| El transformará nuestro cuerpo de humillación para que tenga la misma forma de su cuerpo de gloria, según la operación de su poder, para sujetar también a sí mismo todas las cosas.

  - Una vez que los creyentes estén reunidos en el cielo, comenzará en la Tierra el período de “ira de Dios”, relatado en el libro de Apocalipsis (Ap. 6:1-17; Apocalipsis 6:1-17 (RVA)
|1| Y miré cuando el Cordero abrió el primero de los siete sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes que decía con voz de trueno: “¡Ven!”
|2| Y miré, y he aquí un caballo blanco. El que estaba montado sobre él tenía un arco, y le fue dada una corona; y salió venciendo y para vencer.
|3| Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente que decía: “¡Ven!”
|4| Y salió otro caballo, rojo. Al que estaba montado sobre él, le fue dado poder para quitar la paz de la tierra y para que se matasen unos a otros. Y le fue dada una gran espada.
|5| Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente que decía: “¡Ven!” Y miré y he aquí un caballo negro, y el que estaba montado sobre él tenía una balanza en su mano.
|6| Y oí como una voz en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: “¡Una medida de trigo por un denario, y tres medidas de cebada por un denario! Y no hagas ningún daño al vino ni al aceite.”
|7| Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente que decía: “¡Ven!”
|8| Y miré, y he aquí un caballo pálido; y el que estaba montado sobre él se llamaba Muerte; y el Hades le seguía muy de cerca. A ellos les fue dado poder sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada y con hambre y con pestilencia y por las fieras del campo.
|9| Cuando abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos a causa de la palabra de Dios y del testimonio que ellos tenían.
|10| Y clamaban a gran voz diciendo: “¿Hasta cuándo, oh soberano Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre sobre los que moran en la tierra?”
|11| Y a cada uno de ellos le fue dado un vestido blanco; y se les dijo que descansaran todavía un poco de tiempo, hasta que se completase el número de sus consiervos y sus hermanos que también habían de ser muertos como ellos.
|12| Y miré cuando él abrió el sexto sello, y se produjo un gran terremoto. El sol se puso negro como tela de cilicio; la luna entera se puso como sangre,
|13| y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como una higuera arroja sus higos tardíos cuando es sacudida por un fuerte viento.
|14| El cielo fue apartado como un pergamino enrollado, y toda montaña e isla fueron removidas de sus lugares.
|15| Los reyes de la tierra, los grandes, los comandantes, los ricos, los poderosos, todo esclavo y todo libre se escondieron en las cuevas y entre las peñas de las montañas,
|16| y decían a las montañas y a las peñas: “Caed sobre nosotros y escondednos del rostro del que está sentado sobre el trono y de la ira del Cordero.
|17| Porque ha llegado el gran día de su ira, y ¡quién podrá permanecer de pie!”
15:1-8; Apocalipsis 15:1-8 (RVA)
|1| Vi otra señal en el cielo, grande y admirable: siete ángeles que tenían las siete últimas plagas, con las cuales la ira de Dios es consumada.
|2| Vi algo como un mar de vidrio mezclado con fuego y a los vencedores sobre la bestia y su imagen y el número de su nombre. Estaban de pie sobre el mar de vidrio, teniendo las arpas de Dios.
|3| Y cantan el cántico de Moisés, el siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: “Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso. Justos y verdaderos son tus caminos, Rey de las naciones.
|4| Oh Señor, ¿quién no temerá y glorificará tu nombre? Porque sólo tú eres santo. Todas las naciones vendrán y adorarán delante de ti; porque tus juicios han sido manifestados.”
|5| Después de esto miré, y el santuario del tabernáculo del testimonio fue abierto en el cielo;
|6| y del santuario salieron los siete ángeles que tenían las siete plagas. Estaban vestidos de lino limpio y resplandeciente, ceñidos alrededor del pecho con cintos de oro.
|7| Y uno de los cuatro seres vivientes dio a los siete ángeles siete copas de oro, llenas de la ira de Dios quien vive por los siglos de los siglos.
|8| El templo se llenó de humo por la gloria de Dios y por su poder, y nadie podía entrar en el templo hasta que fuesen consumadas las siete plagas de los siete ángeles.
16:1; Apocalipsis 16:1 (RVA)
Entonces oí una gran voz que desde el templo decía a los siete ángeles: “Id y derramad las siete copas de la ira de Dios sobre la tierra.”
Is. 34:1-8), Isaías 34:1-8 (RVA)
|1| ¡Acercaos, oh naciones, para oír; escuchad, oh pueblos! Oiga la tierra y su plenitud, el mundo y todo lo que produce.
|2| Porque Jehovah tiene furor contra todas las naciones, e ira contra todo el ejército de ellas. El las destruirá por completo; las entregará a la matanza.
|3| Sus muertos serán arrojados, y de sus cadáveres se levantará el hedor. Los montes se disolverán con la sangre de ellos.
|4| Todo el ejército de los cielos se corromperá, y los cielos se plegarán como un rollo de pergamino. Todo su ejército caerá como caen las hojas de la parra, o como caen los frutos secos de la higuera.
|5| “Porque en los cielos aparecerá mi espada. He aquí que descenderá sobre Edom; para juicio, sobre el pueblo de mi anatema.”
|6| Llena está de sangre la espada de Jehovah; está engrasada con el sebo, con la sangre de corderos y de machos cabríos, y con el sebo de los riñones de carneros. Porque Jehovah tiene sacrificios en Bosra, y una gran matanza en la tierra de Edom.
|7| Junto con ellos caerán los toros salvajes, y los novillos junto con los toros. Su tierra se saciará de sangre, y su suelo se saturará con el sebo.
|8| Porque es día de venganza de Jehovah, año de retribución por la causa de Sion.
en el cual Dios enviará el castigo sobre la maldad humana (Ro. 2:5-6; Romanos 2:5-6 (RVA)
|5| Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, acumulas sobre ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios.
|6| El recompensará a cada uno conforme a sus obras:
12:19; Romanos 12:19 (RVA)
Amados, no os venguéis vosotros mismos, sino dejad lugar a la ira de Dios, porque está escrito: Mía es la venganza; yo pagaré, dice el Señor.
Ef. 5:6). Efesios 5:6 (RVA)
Nadie os engañe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia.
Los hijos de Dios no estarán en la Tierra en el momento que esto suceda, sino que estarán a salvo, en el cielo, con Cristo (Ro. 5:9; Romanos 5:9 (RVA)
Luego, siendo ya justificados por su sangre, cuánto más por medio de él seremos salvos de la ira.
1 Ts. 1:10; 1 Tesalonicenses 1:10 (RVA)
y para esperar de los cielos a su Hijo, a quien resucitó de entre los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.
4:16; 1 Tesalonicenses 4:16 (RVA)
Porque el Señor mismo descenderá del cielo con aclamación, con voz de arcángel y con trompeta de Dios; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
5:9). Romanos 5:9 (RVA)
|9| Luego, siendo ya justificados por su sangre, cuánto más por medio de él seremos salvos de la ira.

  - Luego de esto, el Diablo será apresado durante mil años (Ap. 20:2), Apocalipsis 20:2 (RVA)
El prendió al dragón, aquella serpiente antigua quien es el diablo y Satanás, y le ató por mil años.
en los que Cristo reinará sobre la Tierra y los hijos de Dios serán reyes y sacerdotes de su reino (He. 5:1-8; Hebreos 5:1-8 (RVA)
|1| Pues todo sumo sacerdote que es tomado de entre los hombres es constituido para servicio a favor de los hombres delante de Dios, para que ofrezca ofrendas y sacrificios por los pecados.
|2| El puede sentir compasión de los ignorantes y de los extraviados, ya que él también está rodeado de debilidad.
|3| Y por causa de esta debilidad debe ofrecer sacrificio, tanto por sus propios pecados como por los del pueblo.
|4| Y nadie toma esta honra para sí, sino porque ha sido llamado por Dios, como lo fue Aarón.
|5| Así también Cristo no se glorificó a sí mismo para ser hecho sumo sacerdote, sino que le glorificó el que le dijo: Hijo mío eres tú; yo te he engendrado hoy.
|6| Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.
|7| Cristo, en los días de su vida física, habiendo ofrecido ruegos y súplicas con fuerte clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído por su temor reverente.
|8| Aunque era Hijo, aprendió la obediencia por lo que padeció.
Ap. 1:6; Apocalipsis 1:6 (RVA)
y nos constituyó en un reino, sacerdotes para Dios su Padre; a él sea la gloria y el dominio para siempre jamás. Amén.
5:10; Apocalipsis 5:10 (RVA)
Tú los has constituido en un reino y sacerdotes para nuestro Dios, y reinarán sobre la tierra.”
11:15; Apocalipsis 11:15 (RVA)
El séptimo ángel tocó la trompeta. Y en el cielo se oyeron grandes voces que decían: “El reino del mundo ha venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo. El reinará por los siglos de los siglos.”
12:10). Apocalipsis 12:10 (RVA)
Oí una gran voz en el cielo que decía: “¡Ahora ha llegado la salvación y el poder y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo! Porque ha sido arrojado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios.
En su reinado, Jesús hará justicia con la humanidad y habrá paz y abundancia para todos (Is. 9:6-7; Isaías 9:6-7 (RVA)
|6| Porque un niño nos es nacido, un hijo nos es dado, y el dominio estará sobre su hombro. Se llamará su nombre: Admirable Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.
|7| Lo dilatado de su dominio y la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afirmarlo y fortalecerlo con derecho y con justicia, desde ahora y para siempre. El celo de Jehovah de los Ejércitos hará esto.
11:1-9). Isaías 11:1-9 (RVA)
|1| Un retoño brotará del tronco de Isaí, y un vástago de sus raíces dará fruto.
|2| Sobre él reposará el Espíritu de Jehovah: espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fortaleza, espíritu de conocimiento y de temor de Jehovah.
|3| El se deleitará en el temor de Jehovah. No juzgará por lo que vean sus ojos, ni arbitrará por lo que oigan sus oídos;
|4| sino que juzgará con justicia a los pobres, y con equidad arbitrará a favor de los afligidos de la tierra. Golpeará la tierra con la vara de su boca, y con el aliento de sus labios dará muerte al impío.
|5| La justicia será el cinturón de sus lomos, y la fidelidad lo será de su cintura.
|6| Entonces el lobo habitará con el cordero, y el leopardo se recostará con el cabrito. El ternero y el cachorro del león crecerán juntos, y un niño pequeño los conducirá.
|7| La vaca y la osa pacerán, y sus crías se recostarán juntas. El león comerá paja como el buey.
|8| Un niño de pecho jugará sobre el agujero de la cobra, y el recién destetado extenderá su mano sobre el escondrijo de la víbora.
|9| No harán daño ni destruirán en todo mi santo monte, porque la tierra estará llena del conocimiento de Jehovah, como las aguas cubren el mar.

  - Pasado este tiempo, Jesús entregará su reino a Dios y llegará el fin de los tiempos, en el que Dios hará nuevos cielos y nueva tierra, todo mal será destruido y Dios será “todo en todos” (Ap. 20:10-15; Apocalipsis 20:10-15 (RVA)
|10| Y el diablo que los engañaba fue lanzado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.
|11| Vi un gran trono blanco y al que estaba sentado sobre él, de cuya presencia huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar fue hallado para ellos.
|12| Vi también a los muertos, grandes y pequeños, que estaban de pie delante del trono, y los libros fueron abiertos. Y otro libro fue abierto, que es el libro de la vida. Y los muertos fueron juzgados a base de las cosas escritas en los libros, de acuerdo a sus obras.
|13| Y el mar entregó los muertos que estaban en él, y la Muerte y el Hades entregaron los muertos que estaban en ellos; y fueron juzgados, cada uno según sus obras.
|14| Y la Muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda, el lago de fuego.
|15| Y el que no fue hallado inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.
Ap. 21; Apocalipsis 21:1-27 (RVA)
|1| Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existe más.
|2| Y yo vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén que descendía del cielo de parte de Dios, preparada como una novia adornada para su esposo.
|3| Oí una gran voz que procedía del trono diciendo: “He aquí el tabernáculo de Dios está con los hombres, y él habitará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
|4| Y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos. No habrá más muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas ya pasaron.”
|5| El que estaba sentado en el trono dijo: “He aquí yo hago nuevas todas las cosas.” Y dijo: “Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas.”
|6| Me dijo también: “¡Está hecho! Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tenga sed, yo le daré gratuitamente de la fuente de agua de vida.
|7| El que venza heredará estas cosas; y yo seré su Dios, y él será mi hijo.
|8| Pero, para los cobardes e incrédulos, para los abominables y homicidas, para los fornicarios y hechiceros, para los idólatras y todos los mentirosos, su herencia será el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.”
|9| Vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete últimas plagas, y habló conmigo diciendo: “Ven acá. Yo te mostraré la novia, la esposa del Cordero.”
|10| Me llevó en el Espíritu sobre un monte grande y alto, y me mostró la santa ciudad de Jerusalén, que descendía del cielo de parte de Dios.
|11| Tenía la gloria de Dios, y su resplandor era semejante a la piedra más preciosa, como piedra de jaspe, resplandeciente como cristal.
|12| Tenía un muro grande y alto. Tenía doce puertas, y a las puertas había doce ángeles, y nombres inscritos que son los nombres de las doce tribus de los hijos de Israel.
|13| Tres puertas daban al este, tres puertas al norte, tres puertas al sur y tres puertas al oeste.
|14| El muro de la ciudad tenía doce fundamentos, y sobre ellos los doce nombres de los apóstoles del Cordero.
|15| El que hablaba conmigo tenía una caña de medir, de oro, para medir la ciudad, sus puertas y su muro.
|16| La ciudad está dispuesta en forma cuadrangular. Su largo es igual a su ancho. El midió la ciudad con la caña, y tenía 12.000 estadios. El largo, el ancho y el alto son iguales.
|17| Midió su muro, 144 codos según medida de hombre, que es la del ángel.
|18| El material del muro era jaspe, y la ciudad era de oro puro semejante al vidrio limpio.
|19| Los cimientos del muro de la ciudad estaban adornados con toda piedra preciosa. El primer cimiento era de jaspe, el segundo de zafiro, el tercero de ágata, el cuarto de esmeralda,
|20| el quinto de ónice, el sexto de cornalina, el séptimo de crisólito, el octavo de berilo, el noveno de topacio, el décimo de crisoprasa, el undécimo de jacinto, el duodécimo de amatista.
|21| Las doce puertas eran doce perlas; cada puerta fue hecha de una sola perla. La plaza era de oro puro como vidrio transparente.
|22| No vi en ella templo, porque el Señor Dios Todopoderoso, y el Cordero, es el templo de ella.
|23| La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna, para que resplandezcan en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lámpara.
|24| Las naciones andarán a la luz de ella, y los reyes de la tierra llevan a ella su gloria.
|25| Sus puertas nunca serán cerradas de día, pues allí no habrá noche.
|26| Y llevarán a ella la gloria y la honra de las naciones.
|27| Jamás entrará en ella cosa impura o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.
Ap. 22; Apocalipsis 22:1-21 (RVA)
|1| Después me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que fluye del trono de Dios y del Cordero.
|2| En medio de la avenida de la ciudad, y a uno y otro lado del río, está el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto. Las hojas del árbol son para la sanidad de las naciones.
|3| Ya no habrá más maldición. Y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le rendirán culto.
|4| Verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes.
|5| No habrá más noche, ni tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol; porque el Señor Dios alumbrará sobre ellos, y reinarán por los siglos de los siglos.
|6| Me dijo además: “Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel para mostrar a sus siervos las cosas que tienen que suceder pronto.
|7| ¡He aquí vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro.”
|8| Yo, Juan, soy el que he oído y visto estas cosas. Cuando las oí y las vi, me postré para adorar ante los pies del ángel que me las mostraba.
|9| Y él me dijo: “¡Mira, no lo hagas! Pues yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos los profetas y de los que guardan las palabras de este libro. ¡Adora a Dios!”
|10| Y me dijo: “No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca.
|11| El que es injusto, haga injusticia todavía. El que es impuro, sea impuro todavía. El que es justo, haga justicia todavía, y el que es santo, santifíquese todavía.
|12| He aquí vengo pronto, y mi recompensa conmigo, para pagar a cada uno según sean sus obras.
|13| Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin.”
|14| Bienaventurados los que lavan sus vestiduras, para que tengan derecho al árbol de la vida y para que entren en la ciudad por las puertas.
|15| Pero afuera quedarán los perros, los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras y todo el que ama y practica la mentira.
|16| “Yo, Jesús, he enviado a mi ángel para daros testimonio de estas cosas para las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana.”
|17| El Espíritu y la esposa dicen: “¡Ven!” El que oye diga: “¡Ven!” El que tiene sed, venga. El que quiere, tome del agua de vida gratuitamente.
|18| Yo advierto a todo el que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añade a estas cosas, Dios le añadirá las plagas que están escritas en este libro;
|19| y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la santa ciudad, de los cuales se ha escrito en este libro.
|20| El que da testimonio de estas cosas dice: “¡Sí, vengo pronto!” ¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús!
|21| La gracia de nuestro Señor Jesús sea con todos.
1 Co. 15:24-28). 1 Corintios 15:24-28 (RVA)
|24| Después el fin, cuando él entregue el reino al Dios y Padre, cuando ya haya anulado todo principado, autoridad y poder.
|25| Porque es necesario que él reine hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies.
|26| El último enemigo que será destruido es la muerte.
|27| Porque ha sujetado todas las cosas debajo de sus pies. Pero cuando dice: “Todas las cosas están sujetas a él,” claramente está exceptuando a aquel que le sujetó todas las cosas.
|28| Pero cuando aquél le ponga en sujeción todas las cosas, entonces el Hijo mismo también será sujeto al que le sujetó todas las cosas, para que Dios sea el todo en todos.

  - Resumiendo: El propósito de Dios en Su creación fue tener una familia de seres humanos viviendo perpetuamente en la Tierra, en una relación de profundo amor con Él y de unos con otros. Esto sucederá al final de Su plan de salvación y constituye la esperanza del cristiano, [39] la cual es “nuestra firme y segura ancla del alma” (He. 6:17-19). Hebreos 6:17-19 (RVA)
|17| Por esto Dios, queriendo demostrar de modo convincente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento
|18| para que, por dos cosas inmutables en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta por delante.
|19| Tenemos la esperanza como ancla del alma, segura y firme, y que penetra aun dentro del velo,

EL DON DE ESPÍRITU SANTO [40]

  - Al aceptar a Jesús como Señor, una persona recibe el don de espíritu santo (Hch. 2:38). Hechos 2:38 (RVA)
|38| Pedro les dijo: —Arrepentíos y sea bautizado cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.

  - El don de espíritu santo es la esencia y naturaleza de Dios impartiendo Sus características y atributos a los creyentes por medio de Cristo. Es la mismísima naturaleza de Dios, que llena plenamente a Cristo y que penetra en aquellos que por la fe son unidos a él en un Cuerpo espiritual (Col 2:9). Colosenses 2:9 (RV-1960)
|9| Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,

  - Este don hace que una persona sea partícipe de la naturaleza de Dios (2 P. 1:2-4) 2 Pedro 1:2-4 (RVA)
|2| Gracia a vosotros y paz os sea multiplicada en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús.
|3| Su divino poder nos ha concedido todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad por medio del conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y excelencia.
|4| Mediante ellas nos han sido dadas preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas seáis hechos participantes de la naturaleza divina, después de haber huido de la corrupción que hay en el mundo debido a las bajas pasiones.
y que pueda acceder al poder de Dios y manifestarlo en el mundo a fin de testificar sobre la salvación de Dios en Cristo y edificar a otros creyentes cristianos (Hch. 1:8; Hechos 1:8 (RVA)
Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra.
2:4; Hechos 2:4 (RVA)
Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en distintas lenguas, como el Espíritu les daba que hablasen.
4:31; Hechos 4:31 (RVA)
Cuando acabaron de orar, el lugar en donde estaban reunidos tembló, y todos fueron llenos del Espíritu Santo y hablaban la palabra de Dios con valentía.
1 Co. 12:7-11; 1 Corintios 12:7-11 (RVA)
|7| Pero a cada cual le es dada la manifestación del Espíritu para provecho mutuo.
|8| Porque a uno se le da palabra de sabiduría por medio del Espíritu; pero a otro, palabra de conocimiento según el mismo Espíritu;
|9| a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por un solo Espíritu;
|10| a otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.
|11| Pero todas estas cosas las realiza el único y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él designa.
1 Co. 14). 1 Corintios 14:1-40 (RVA)
|1| Seguid el amor; y anhelad los dones espirituales, pero sobre todo, que profeticéis.
|2| Porque el que habla en una lengua no habla a los hombres sino a Dios; porque nadie le entiende, pues en espíritu habla misterios.
|3| En cambio, el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación.
|4| El que habla en una lengua se edifica a sí mismo, mientras que el que profetiza edifica a la iglesia.
|5| Así que, yo quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más, que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete, para que la iglesia reciba edificación.
|6| Ahora pues, hermanos, si yo fuera a vosotros hablando en lenguas, ¿de qué provecho os sería, si no os hablara con revelación, o con conocimiento, o con profecía o con enseñanza?
|7| Aun las cosas inanimadas como la flauta o el arpa, cuando producen sonido, si no hacen clara distinción de tonos, ¿cómo se sabrá lo que se toca con la flauta o se tañe con el arpa?
|8| También, si la trompeta produce un sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla?
|9| Así también vosotros, si mediante la lengua no producís palabras comprensibles, ¿cómo se entenderá lo que se dice? Porque estaréis hablando al aire.
|10| Hay, por ejemplo, tanta diversidad de idiomas en el mundo; y ninguno carece de significado.
|11| Por eso, si yo desconozco el significado del idioma, seré como extranjero al que habla, y el que habla será como extranjero para mí.
|12| Así también vosotros; puesto que anheláis los dones espirituales, procurad abundar en ellos para la edificación de la iglesia.
|13| Por eso, quien habla en una lengua, pida en oración poderla interpretar.
|14| Porque si yo oro en una lengua, mi espíritu ora; pero mi entendimiento queda sin fruto.
|15| ¿Qué pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento. Cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento.
|16| Pues de otro modo, si das gracias con el espíritu, ¿cómo dirá “amén” a tu acción de gracias el que ocupa el lugar de indocto, ya que no sabe lo que estás diciendo?
|17| Porque tú, a la verdad, expresas bien la acción de gracias, pero el otro no es edificado.
|18| Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros.
|19| Sin embargo, en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi sentido, para que enseñe también a los demás, que diez mil palabras en una lengua.
|20| Hermanos, no seáis niños en el entendimiento; más bien, sed bebés en la malicia, pero hombres maduros en el entendimiento.
|21| En la ley está escrito: En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo, y ni aun así me harán caso, dice el Señor.
|22| Así resulta que las lenguas son señal, no para los creyentes, sino para los no creyentes; en cambio, la profecía no es para los no creyentes, sino para los creyentes.
|23| De manera que, si toda la iglesia se reúne en un lugar y todos hablan en lenguas, y entran indoctos o no creyentes, ¿no dirán que estáis locos?
|24| Pero si todos profetizan, y entra algún no creyente o indocto, por todos será convencido, por todos será examinado,
|25| y lo oculto de su corazón será revelado. Y de esta manera, postrándose sobre su rostro, adorará a Dios y declarará: “¡De veras, Dios está entre vosotros!”
|26| ¿Qué significa esto, hermanos? Que cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene un salmo o una enseñanza o una revelación o una lengua o una interpretación. Todo se haga para la edificación.
|27| Si es que alguien habla en una lengua, hablen dos o a lo más tres, y por turno; y uno interprete.
|28| Y si acaso no hay intérprete, que guarde silencio en la iglesia y hable a sí mismo y a Dios.
|29| Igualmente, los profetas hablen dos o tres, y los demás disciernan.
|30| Si algo es revelado a alguno que está sentado, que calle el primero.
|31| Porque todos podéis profetizar uno por uno, para que todos aprendan y todos sean exhortados.
|32| Además, los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas;
|33| porque Dios no es Dios de desorden, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos,
|34| las mujeres guarden silencio en las congregaciones; porque no se les permite hablar, sino que estén sujetas, como también lo dice la ley.
|35| Si quieren aprender acerca de alguna cosa, pregunten en casa a sus propios maridos; porque a la mujer le es impropio hablar en la congregación.
|36| ¿Salió de vosotros la palabra de Dios? ¿O llegó a vosotros solos?
|37| Si alguien cree ser profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo es mandamiento.
|38| Pero si alguien lo ignora, él será ignorado.
|39| Así que, hermanos míos, anhelad profetizar; y no impidáis hablar en lenguas.
|40| Pero hágase todo decentemente y con orden.

  - El espíritu santo también es el sello y garantía de que el creyente es un hijo de Dios y de que vivirá para siempre en el futuro reino de Dios (Ef. 1:13-14; Efesios 1:13-14 (RVA)
|13| En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo que había sido prometido,
|14| quien es la garantía de nuestra herencia para la redención de lo adquirido, para la alabanza de su gloria.
2 Co. 5:5). 2 Corintios 5:5 (RV-1960)
Mas el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu.

  - Por medio del don de espíritu santo, una persona tiene la acción continua de Dios y de Cristo en su interior, generando en ella el deseo de hacer la voluntad de Dios y dándole la capacidad potencial para llevarla a cabo (Fil. 2:12-13; Filipenses 2:12-13 (RVA)
|12| De modo que, amados míos, así como habéis obedecido siempre—no sólo cuando yo estaba presente, sino mucho más ahora en mi ausencia—, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor;
|13| porque Dios es el que produce en vosotros tanto el querer como el hacer, para cumplir su buena voluntad.
Gá. 5:16-18; Gálatas 5:16-18 (RVA)
|16| Digo, pues: Andad en el Espíritu, y así jamás satisfaréis los malos deseos de la carne.
|17| Porque la carne desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu lo que es contrario a la carne. Ambos se oponen mutuamente, para que no hagáis lo que quisierais.
|18| Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.
Ro. 6:17-22). Romanos 6:17-22 (RVA)
|17| Pero gracias a Dios porque, aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de enseñanza a la cual os habéis entregado;
|18| y una vez libertados del pecado, habéis sido hechos siervos de la justicia.
|19| Os hablo en términos humanos, a causa de la debilidad de vuestra carne. Porque así como presentasteis vuestros miembros como esclavos a la impureza y a la iniquidad cada vez mayor, así presentad ahora vuestros miembros como esclavos a la justicia para la santidad.
|20| Porque cuando erais esclavos del pecado, estabais libres en cuanto a la justicia.
|21| ¿Qué recompensa, pues, teníais entonces por aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte.
|22| Pero ahora, libres del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis como vuestra recompensa la santificación, y al fin la vida eterna.

  - El espíritu santo no se recibe como un don individual sino que existe sólo un espíritu que une a todos los cristianos en un solo “Cuerpo” espiritual cuya cabeza es Cristo (Ef. 2:18; Efesios 2:18 (RVA)
ya que por medio de él, ambos tenemos acceso al Padre en un solo Espíritu.
4:4; Efesios 4:4 (RV-1960)
un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación;
1 Co. 6:17; 1 Corintios 6:1 (RV-1960)
¿Osa alguno de vosotros, cuando tiene algo contra otro, ir a juicio delante de los injustos, y no delante de los santos?
1 Co. 12:13). 1 Corintios 12:13 (RVA)
Porque por un solo Espíritu fuimos bautizados todos en un solo cuerpo, tanto judíos como griegos, tanto esclavos como libres; y a todos se nos dio a beber de un solo Espíritu.

  - Los poderes y capacidades dados por Dios a través del don de espíritu santo son dados principalmente para que los creyentes puedan crecer en la comunión con Dios, con Jesucristo y con el resto de los santos; cumplir con su función dentro del Cuerpo, que es la Iglesia; y dar testimonio de la obra de Dios en Cristo para salvación de otras personas (Ef.4:7-16; Efesios 4:7-16 (RVA)
|7| Sin embargo, a cada uno de nosotros le ha sido conferida la gracia conforme a la medida de la dádiva de Cristo.
|8| Por esto dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad y dio dones a los hombres.
|9| Pero esto de que subió, ¿qué quiere decir, a menos que hubiera descendido también a las partes más bajas de la tierra?
|10| El que descendió es el mismo que también ascendió por encima de todos los cielos, para llenarlo todo.
|11| Y él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros,
|12| a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,
|13| hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.
|14| Esto, para que ya no seamos niños, sacudidos a la deriva y llevados a dondequiera por todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar, emplean con astucia las artimañas del error;
|15| sino que, siguiendo la verdad con amor, crezcamos en todo hacia aquel que es la cabeza: Cristo.
|16| De parte de él todo el cuerpo, bien concertado y entrelazado por la cohesión que aportan todas las coyunturas, recibe su crecimiento de acuerdo con la actividad proporcionada a cada uno de los miembros, para ir edificándose en amor.
1 Co. 12; 1 Corintios 12:1-31 (RVA)
|1| Pero no quiero que ignoréis, hermanos, acerca de los dones espirituales.
|2| Sabéis que cuando erais gentiles, ibais como erais arrastrados, tras los ídolos mudos.
|3| Por eso os hago saber que nadie, hablando por el Espíritu de Dios, dice: “Anatema sea Jesús.” Tampoco nadie puede decir: “Jesús es el Señor,” sino por el Espíritu Santo.
|4| Ahora bien, hay diversidad de dones; pero el Espíritu es el mismo.
|5| Hay también diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.
|6| También hay diversidad de actividades, pero el mismo Dios es el que realiza todas las cosas en todos.
|7| Pero a cada cual le es dada la manifestación del Espíritu para provecho mutuo.
|8| Porque a uno se le da palabra de sabiduría por medio del Espíritu; pero a otro, palabra de conocimiento según el mismo Espíritu;
|9| a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por un solo Espíritu;
|10| a otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.
|11| Pero todas estas cosas las realiza el único y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él designa.
|12| Porque de la manera que el cuerpo es uno solo y tiene muchos miembros, y que todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, son un solo cuerpo, así también es Cristo.
|13| Porque por un solo Espíritu fuimos bautizados todos en un solo cuerpo, tanto judíos como griegos, tanto esclavos como libres; y a todos se nos dio a beber de un solo Espíritu.
|14| Pues el cuerpo no consiste de un solo miembro, sino de muchos.
|15| Si el pie dijera: “Porque no soy mano, no soy parte del cuerpo,” ¿por eso no sería parte del cuerpo?
|16| Y si la oreja dijera: “Porque no soy ojo, no soy parte del cuerpo,” ¿por eso no sería parte del cuerpo?
|17| Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oreja, ¿dónde estaría el olfato?
|18| Pero ahora Dios ha colocado a los miembros en el cuerpo, a cada uno de ellos, como él quiso.
|19| Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?
|20| Pero ahora son muchos los miembros y a la vez un solo cuerpo.
|21| El ojo no puede decir a la mano: “No tengo necesidad de ti”; ni tampoco la cabeza a los pies: “No tengo necesidad de vosotros.”
|22| Muy al contrario, los miembros del cuerpo que parecen ser los más débiles son indispensables.
|23| Además, a los miembros del cuerpo que estimamos ser de menos honor, a éstos los vestimos aun con más honor; y nuestros miembros menos decorosos son tratados con aun más decoro.
|24| Porque nuestros miembros más honrosos no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba;
|25| para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocupen los unos por los otros.
|26| De manera que si un miembro padece, todos los miembros se conduelen con él; y si un miembro recibe honra, todos los miembros se gozan con él.
|27| Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y miembros suyos individualmente.
|28| A unos puso Dios en la iglesia, primero apóstoles, en segundo lugar profetas, en tercer lugar maestros; después los que hacen milagros, después los dones de sanidades, los que ayudan, los que administran, los que tienen diversidad de lenguas.
|29| ¿Acaso son todos apóstoles? ¿todos profetas? ¿todos maestros? ¿Acaso hacen todos milagros?
|30| ¿Acaso tienen todos dones de sanidades? ¿Acaso hablan todos en lenguas? ¿Acaso interpretan todos?
|31| Con todo, anhelad los mejores dones. Y ahora os mostraré un camino todavía más excelente:
1 Co. 14; 1 Corintios 14:1-40 (RVA)
|1| Seguid el amor; y anhelad los dones espirituales, pero sobre todo, que profeticéis.
|2| Porque el que habla en una lengua no habla a los hombres sino a Dios; porque nadie le entiende, pues en espíritu habla misterios.
|3| En cambio, el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación.
|4| El que habla en una lengua se edifica a sí mismo, mientras que el que profetiza edifica a la iglesia.
|5| Así que, yo quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más, que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete, para que la iglesia reciba edificación.
|6| Ahora pues, hermanos, si yo fuera a vosotros hablando en lenguas, ¿de qué provecho os sería, si no os hablara con revelación, o con conocimiento, o con profecía o con enseñanza?
|7| Aun las cosas inanimadas como la flauta o el arpa, cuando producen sonido, si no hacen clara distinción de tonos, ¿cómo se sabrá lo que se toca con la flauta o se tañe con el arpa?
|8| También, si la trompeta produce un sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla?
|9| Así también vosotros, si mediante la lengua no producís palabras comprensibles, ¿cómo se entenderá lo que se dice? Porque estaréis hablando al aire.
|10| Hay, por ejemplo, tanta diversidad de idiomas en el mundo; y ninguno carece de significado.
|11| Por eso, si yo desconozco el significado del idioma, seré como extranjero al que habla, y el que habla será como extranjero para mí.
|12| Así también vosotros; puesto que anheláis los dones espirituales, procurad abundar en ellos para la edificación de la iglesia.
|13| Por eso, quien habla en una lengua, pida en oración poderla interpretar.
|14| Porque si yo oro en una lengua, mi espíritu ora; pero mi entendimiento queda sin fruto.
|15| ¿Qué pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento. Cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento.
|16| Pues de otro modo, si das gracias con el espíritu, ¿cómo dirá “amén” a tu acción de gracias el que ocupa el lugar de indocto, ya que no sabe lo que estás diciendo?
|17| Porque tú, a la verdad, expresas bien la acción de gracias, pero el otro no es edificado.
|18| Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros.
|19| Sin embargo, en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi sentido, para que enseñe también a los demás, que diez mil palabras en una lengua.
|20| Hermanos, no seáis niños en el entendimiento; más bien, sed bebés en la malicia, pero hombres maduros en el entendimiento.
|21| En la ley está escrito: En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo, y ni aun así me harán caso, dice el Señor.
|22| Así resulta que las lenguas son señal, no para los creyentes, sino para los no creyentes; en cambio, la profecía no es para los no creyentes, sino para los creyentes.
|23| De manera que, si toda la iglesia se reúne en un lugar y todos hablan en lenguas, y entran indoctos o no creyentes, ¿no dirán que estáis locos?
|24| Pero si todos profetizan, y entra algún no creyente o indocto, por todos será convencido, por todos será examinado,
|25| y lo oculto de su corazón será revelado. Y de esta manera, postrándose sobre su rostro, adorará a Dios y declarará: “¡De veras, Dios está entre vosotros!”
|26| ¿Qué significa esto, hermanos? Que cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene un salmo o una enseñanza o una revelación o una lengua o una interpretación. Todo se haga para la edificación.
|27| Si es que alguien habla en una lengua, hablen dos o a lo más tres, y por turno; y uno interprete.
|28| Y si acaso no hay intérprete, que guarde silencio en la iglesia y hable a sí mismo y a Dios.
|29| Igualmente, los profetas hablen dos o tres, y los demás disciernan.
|30| Si algo es revelado a alguno que está sentado, que calle el primero.
|31| Porque todos podéis profetizar uno por uno, para que todos aprendan y todos sean exhortados.
|32| Además, los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas;
|33| porque Dios no es Dios de desorden, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos,
|34| las mujeres guarden silencio en las congregaciones; porque no se les permite hablar, sino que estén sujetas, como también lo dice la ley.
|35| Si quieren aprender acerca de alguna cosa, pregunten en casa a sus propios maridos; porque a la mujer le es impropio hablar en la congregación.
|36| ¿Salió de vosotros la palabra de Dios? ¿O llegó a vosotros solos?
|37| Si alguien cree ser profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo es mandamiento.
|38| Pero si alguien lo ignora, él será ignorado.
|39| Así que, hermanos míos, anhelad profetizar; y no impidáis hablar en lenguas.
|40| Pero hágase todo decentemente y con orden.
Hch 1:8) Hechos 1:8 (RVA)
Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra.

  - Por medio de este don, un cristiano también recibe la capacidad de producir “fruto espiritual” para gloria de Dios (Gá. 5:22-23; Gálatas 5:22-23 (RVA)
|22| Pero el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
|23| mansedumbre y dominio propio. Contra tales cosas no hay ley,
Jn. 15:8-9; Juan 15:8-9 (RVA)
|8| En esto es glorificado mi Padre: en que llevéis mucho fruto y seáis mis discípulos.
|9| Como el Padre me amó, también yo os he amado; permaneced en mi amor.
Ro. 7:4; Romanos 7:4 (RVA)
De manera semejante, hermanos míos, vosotros también habéis muerto a la ley por medio del cuerpo de Cristo, para ser unidos con otro, el mismo que resucitó de entre los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.
Fil. 1:9-11). Filipenses 1:9-11 (RVA)
|9| Y ésta es mi oración: que vuestro amor abunde aun más y más en conocimiento y en todo discernimiento,
|10| para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles en el día de Cristo,
|11| llenos del fruto de justicia, fruto que viene por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.

TRANSFORMACIÓN Y SANTIFICACIÓN

  - Luego de hacer a Jesús su Señor, una persona pasa a ser un “hijo de Dios”, si bien esta condición es inalterable y perpetua (será hijo de Dios para siempre), esto no debería utilizarse como una “licencia” para el pecado, porque la voluntad de Dios es que se busque la santidad [41] desarrollando una vida de obediencia de fe a Dios, de modo que produzca fruto espiritual y glorifique a Dios con Su vida, llevando también a otras personas hacia la salvación (Ro. 6:1-23; Romanos 6:1-23 (RVA)
|1| ¿Qué, pues, diremos? ¿Permaneceremos en el pecado para que abunde la gracia?
|2| ¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos todavía en él?
|3| ¿Ignoráis que todos los que fuimos bautizados en Cristo Jesús fuimos bautizados en su muerte?
|4| Pues, por el bautismo fuimos sepultados juntamente con él en la muerte, para que así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.
|5| Porque así como hemos sido identificados con él en la semejanza de su muerte, también lo seremos en la semejanza de su resurrección.
|6| Y sabemos que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado;
|7| porque el que ha muerto ha sido justificado del pecado.
|8| Si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él.
|9| Sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.
|10| Porque en cuanto murió, para el pecado murió una vez por todas; pero en cuanto vive, vive para Dios.
|11| Así también vosotros, considerad que estáis muertos para el pecado, pero que estáis vivos para Dios en Cristo Jesús.
|12| No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que obedezcáis a sus malos deseos.
|13| Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado, como instrumentos de injusticia; sino más bien presentaos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.
|14| Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros, ya que no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.
|15| ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera!
|16| ¿No sabéis que cuando os ofrecéis a alguien para obedecerle como esclavos, sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado para muerte o de la obediencia para justicia?
|17| Pero gracias a Dios porque, aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de enseñanza a la cual os habéis entregado;
|18| y una vez libertados del pecado, habéis sido hechos siervos de la justicia.
|19| Os hablo en términos humanos, a causa de la debilidad de vuestra carne. Porque así como presentasteis vuestros miembros como esclavos a la impureza y a la iniquidad cada vez mayor, así presentad ahora vuestros miembros como esclavos a la justicia para la santidad.
|20| Porque cuando erais esclavos del pecado, estabais libres en cuanto a la justicia.
|21| ¿Qué recompensa, pues, teníais entonces por aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte.
|22| Pero ahora, libres del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis como vuestra recompensa la santificación, y al fin la vida eterna.
|23| Porque la paga del pecado es muerte; pero el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro.
12:1-2; Romanos 12:1-2 (RVA)
|1| Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es vuestro culto racional.
|2| No os conforméis a este mundo; más bien, transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, de modo que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.
1 Ti. 2:3-4; 1 Timoteo 2:3-4 (RVA)
|3| Esto es bueno y aceptable delante de Dios nuestro Salvador,
|4| quien quiere que todos los hombres sean salvos y que lleguen al conocimiento de la verdad.
Gá. 5:22-26). Gálatas 5:22-26 (RVA)
|22| Pero el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
|23| mansedumbre y dominio propio. Contra tales cosas no hay ley,
|24| porque los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.
|25| Ahora que vivimos en el Espíritu, andemos en el Espíritu.
|26| No seamos vanidosos, irritándonos unos a otros y envidiándonos unos a otros.

  - La santificación o transformación no es producto de una disciplina humana que pueda llevar a una mejora de pensamientos o acciones, sino una obra interna de Dios en el creyente cuando éste decide ofrecer su vida a Dios e ir despojándose de las acciones y pensamientos propios de esta era corrompida (Ro. 12:1-2; Rm 12:1-2 (RVA)
|1| Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es vuestro culto racional.
|2| No os conforméis a este mundo; más bien, transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, de modo que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.
Gá. 1:4; Gálatas 1:4 (RVA)
quien se dio a sí mismo por nuestros pecados. De este modo nos libró de la presente época malvada, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre,
2 Co. 4:4; 2 Corintios 4:4 (RVA)
Pues el dios de esta edad presente ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no les ilumine el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, quien es la imagen de Dios.
6:14-17; 2 Corintios 6:14-17 (RVA)
|14| No os unáis en yugo desigual con los no creyentes. Porque ¿qué compañerismo tiene la rectitud con el desorden? ¿Qué comunión tiene la luz con las tinieblas?
|15| ¿Qué armonía hay entre Cristo y Belial? ¿Qué parte tiene el creyente con el no creyente?
|16| ¿Qué acuerdo puede haber entre un templo de Dios y los ídolos? Porque nosotros somos templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.
|17| Por lo cual, ¡Salid de en medio de ellos, y apartaos! dice el Señor. No toquéis lo impuro, y yo os recibiré;
Ef. 2:1-2; Efesios 2:1-2 (RVA)
|1| En cuanto a vosotros, estabais muertos en vuestros delitos y pecados,
|2| en los cuales anduvisteis en otro tiempo, conforme a la corriente de este mundo y al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora actúa en los hijos de desobediencia.
4:17-20; Efesios 4:17-20 (RVA)
|17| Esto digo e insisto en el Señor: que no os conduzcáis más como se conducen los gentiles, en la vanidad de sus mentes,
|18| teniendo el entendimiento entenebrecido, alejados de la vida de Dios por la ignorancia que hay en ellos, debido a la dureza de su corazón.
|19| Una vez perdida toda sensibilidad, se entregaron a la sensualidad para cometer ávidamente toda clase de impurezas.
|20| Pero vosotros no habéis aprendido así a Cristo,
Stg. 4:4; Santiago 4:4 (RVA)
¡Gente adúltera! ¿No sabéis que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Por tanto, cualquiera que quiere ser amigo del mundo se constituye enemigo de Dios.
1 P. 1:14; 1 Pedro 1:14 (RVA)
Como hijos obedientes, no os conforméis a las pasiones que antes teníais, estando en vuestra ignorancia.
2 P. 1:4; 2 Pedro 1:4 (RVA)
Mediante ellas nos han sido dadas preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas seáis hechos participantes de la naturaleza divina, después de haber huido de la corrupción que hay en el mundo debido a las bajas pasiones.
1 Jn. 2:15-17; 1 Juan 2:15-17 (RVA)
|15| No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él;
|16| porque todo lo que hay en el mundo—los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la soberbia de la vida— no proviene del Padre sino del mundo.
|17| Y el mundo está pasando, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.
5:19; 1 Juan 5:19 (RVA)
Sabemos que somos de Dios y que el mundo entero está bajo el maligno.
Ap. 12:9). Apocalipsis 12:9 (RVA)
Y fue arrojado el gran dragón, la serpiente antigua que se llama diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo. Fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados junto con él.
Este proceso es resumido en las palabras del apóstol Pablo “ya no vivo yo, mas ahora vive Cristo en mi” (Gá. 2:20). Gálatas 2:20 (RVA)
Con Cristo he sido juntamente crucificado; y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en la carne, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y se entregó a sí mismo por mí.

  - Dios llama a los creyentes a ocuparse diligentemente en este aspecto de la salvación ya recibida, guardando el corazón con el evangelio y creciendo en el nuevo entendimiento en cuanto a nuestra identificación espiritual con Cristo (Ro. 6:2-13; Romanos 6:2-13 (RVA)
|2| ¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos todavía en él?
|3| ¿Ignoráis que todos los que fuimos bautizados en Cristo Jesús fuimos bautizados en su muerte?
|4| Pues, por el bautismo fuimos sepultados juntamente con él en la muerte, para que así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.
|5| Porque así como hemos sido identificados con él en la semejanza de su muerte, también lo seremos en la semejanza de su resurrección.
|6| Y sabemos que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado;
|7| porque el que ha muerto ha sido justificado del pecado.
|8| Si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él.
|9| Sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.
|10| Porque en cuanto murió, para el pecado murió una vez por todas; pero en cuanto vive, vive para Dios.
|11| Así también vosotros, considerad que estáis muertos para el pecado, pero que estáis vivos para Dios en Cristo Jesús.
|12| No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que obedezcáis a sus malos deseos.
|13| Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado, como instrumentos de injusticia; sino más bien presentaos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.
Fil. 3:8-10). Filipenses 3:8-10 (RVA)
|8| Y aun más: Considero como pérdida todas las cosas, en comparación con lo incomparable que es conocer a Cristo Jesús mi Señor. Por su causa lo he perdido todo y lo tengo por basura, a fin de ganar a Cristo
|9| y ser hallado en él; sin pretender una justicia mía, derivada de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que proviene de Dios por la fe.
|10| Anhelo conocerle a él y el poder de su resurrección, y participar en sus padecimientos, para ser semejante a él en su muerte;

  - El poder transformador reside en la vida espiritual que Dios puso en el creyente al salvarlo en Cristo y unirlo a él. Esta vida espiritual de Dios en Cristo en el creyente tiene el poder potencial de transformar la vida a semejanza de Cristo y lograr que los creyentes lleven fruto espiritual (1 Co. 2:16; 1 Corintios 2:16 (RVA)
Porque, ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Pero nosotros tenemos la mente de Cristo.
Fil. 2:12-13; Filipenses 2:12-13 (RVA)
|12| De modo que, amados míos, así como habéis obedecido siempre—no sólo cuando yo estaba presente, sino mucho más ahora en mi ausencia—, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor;
|13| porque Dios es el que produce en vosotros tanto el querer como el hacer, para cumplir su buena voluntad.
Ro. 12:1-2; Rm 12:1-2 (RVA)
|1| Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es vuestro culto racional.
|2| No os conforméis a este mundo; más bien, transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, de modo que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.
Gá. 5:22-23). Gálatas 5:22-23 (RVA)
|22| Pero el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
|23| mansedumbre y dominio propio. Contra tales cosas no hay ley,
Ese poder potencial dado por Dios es activado cuando el creyente actúa por fe en Dios (Gá. 3:1-5), Gálatas 3:1-5 (RVA)
|1| ¡Oh gálatas insensatos, ante cuyos ojos Jesucristo fue presentado como crucificado! ¿Quién os hechizó?
|2| Sólo esto quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley o por haber oído con fe?
|3| ¿Tan insensatos sois? Habiendo comenzado en el Espíritu, ¿ahora terminaréis en la carne?
|4| ¿Tantas cosas padecisteis en vano, si de veras fue en vano?
|5| Entonces, el que os suministra el Espíritu y obra maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley o por el oír con fe?
de modo que todo el proceso de salvación (recepción y transformación) es por medio de la fe (Rm. 1:17; Romanos 1:17 (RVA)
Porque en él la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Pero el justo vivirá por la fe.
Gá. 3:1-5). Gálatas 3:1-5 (RVA)
|1| ¡Oh gálatas insensatos, ante cuyos ojos Jesucristo fue presentado como crucificado! ¿Quién os hechizó?
|2| Sólo esto quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley o por haber oído con fe?
|3| ¿Tan insensatos sois? Habiendo comenzado en el Espíritu, ¿ahora terminaréis en la carne?
|4| ¿Tantas cosas padecisteis en vano, si de veras fue en vano?
|5| Entonces, el que os suministra el Espíritu y obra maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley o por el oír con fe?
La santificación no se produce solamente por “hacer” las obras que la Biblia manda. La transformación y santificación surgen cuando, primeramente, un creyente decide elegir dirigir los pensamientos a las realidades espirituales que se desprenden de la salvación, aprendiendo a recibir lo que Dios, en amor y por medio de Cristo (y por medio del don de espíritu santo), produce en su interior, mientras desarrolla su esperanza en la gloria venidera de Su reino (Stg. 2:14-26; Santiago 2:14-26 (RVA)
|14| Hermanos míos, si alguno dice que tiene fe y no tiene obras, ¿de qué sirve? ¿Puede acaso su fe salvarle?
|15| Si un hermano o una hermana están desnudos y les falta la comida diaria,
|16| y alguno de vosotros les dice: “Id en paz, calentaos y saciaos,” pero no les da lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve?
|17| Así también la fe, si no tiene obras, está muerta en sí misma.
|18| Sin embargo, alguno dirá: “Tú tienes fe, y yo tengo obras.” ¡Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras!
|19| Tú crees que Dios es uno. Bien haces. También los demonios creen y tiemblan.
|20| Pero, ¿quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?
|21| ¿No fue justificado por las obras nuestro padre Abraham, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar?
|22| Ves que la fe actuaba juntamente con sus obras y que la fe fue completada por las obras.
|23| Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia; y fue llamado amigo de Dios.
|24| Veis, pues, que el hombre es justificado por las obras y no solamente por la fe.
|25| De igual manera, ¿no fue justificada también la prostituta Rajab por las obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino?
|26| Porque tal como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.
Ro. 12:1-3; Rm 12:1-3 (RVA)
|1| Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es vuestro culto racional.
|2| No os conforméis a este mundo; más bien, transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, de modo que comprobéis cuál sea la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.
|3| Digo, pues, a cada uno de vosotros, por la gracia que me ha sido dada, que nadie tenga más alto concepto de sí que el que deba tener; más bien, que piense con sensatez, conforme a la medida de la fe que Dios repartió a cada uno.
Fil. 2:5-8; Filipenses 2:5-8 (RVA)
|5| Haya en vosotros esta manera de pensar que hubo también en Cristo Jesús:
|6| Existiendo en forma de Dios, él no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse;
|7| sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres; y hallándose en condición de hombre,
|8| se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!
2 Pe. 1:3-8; 2 Pedro 1:3-8 (RVA)
|3| Su divino poder nos ha concedido todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad por medio del conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y excelencia.
|4| Mediante ellas nos han sido dadas preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas seáis hechos participantes de la naturaleza divina, después de haber huido de la corrupción que hay en el mundo debido a las bajas pasiones.
|5| Y por esto mismo, poniendo todo empeño, añadid a vuestra fe, virtud; a la virtud, conocimiento;
|6| al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, perseverancia; a la perseverancia, devoción;
|7| a la devoción, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.
|8| Porque cuando estas cosas están en vosotros y abundan, no os dejarán estar ociosos ni estériles en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.
He. 3:6; Hebreos 3:6 (RVA)
En cambio, Cristo es fiel como Hijo sobre su casa. Esta casa suya somos nosotros, si de veras retenemos la confianza y el gloriarnos de la esperanza.
6:17-19; Hebreos 6:17-19 (RVA)
|17| Por esto Dios, queriendo demostrar de modo convincente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento
|18| para que, por dos cosas inmutables en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta por delante.
|19| Tenemos la esperanza como ancla del alma, segura y firme, y que penetra aun dentro del velo,
10:23-24; Hebreos 10:23-24 (RVA)
|23| Retengamos firme la confesión de la esperanza sin vacilación, porque fiel es el que lo ha prometido.
|24| Considerémonos los unos a los otros para estimularnos al amor y a las buenas obras.
1 Ts. 1:3). 1 Tesalonicenses 1:3 (RVA)
Nos acordamos sin cesar, delante del Dios y Padre nuestro, de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de la perseverancia de vuestra esperanza en nuestro Señor Jesucristo.
Las “buenas obras” son consecuentes a la transformación y no la base de ésta (Ef. 2:10; Efesios 2:10 (RVA)
Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para hacer las buenas obras que Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.
Tit. 3:8). Tito 3:8 (RVA)
Fiel es esta palabra. Acerca de estas cosas, quiero que hables con firmeza, para que los que han creído en Dios procuren ocuparse en buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles a los hombres.
Obrar de manera correcta, pero con un corazón distante de la fe en Dios no produce la santificación y transformación de Dios (Mt. 15:8-9; Mateo 15:8-9 (RVA)
|8| Este pueblo me honra de labios, pero su corazón está lejos de mí.
|9| Y en vano me rinden culto, enseñando como doctrina los mandamientos de hombres.
Gá. 3:1-5). Gálatas 3:1-5 (RVA)
|1| ¡Oh gálatas insensatos, ante cuyos ojos Jesucristo fue presentado como crucificado! ¿Quién os hechizó?
|2| Sólo esto quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley o por haber oído con fe?
|3| ¿Tan insensatos sois? Habiendo comenzado en el Espíritu, ¿ahora terminaréis en la carne?
|4| ¿Tantas cosas padecisteis en vano, si de veras fue en vano?
|5| Entonces, el que os suministra el Espíritu y obra maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley o por el oír con fe?
[42]
  - También es necesario desarrollar constancia en la oración a Dios, [43] (Ro. 12:12; Rm 12:12 (RVA)
gozosos en la esperanza, pacientes en la tribulación, constantes en la oración;
Ef. 6:18-19; Efesios 6:18-19 (RVA)
|18| orando en todo tiempo en el Espíritu con toda oración y ruego, vigilando con toda perseverancia y ruego por todos los santos.
|19| Y también orad por mí, para que al abrir la boca me sean conferidas palabras para dar a conocer con confianza el misterio del evangelio,
Fil. 4:6-7; Filipenses 4:6-7 (RVA)
|6| Por nada estéis afanosos; más bien, presentad vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.
|7| Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.
Col. 4:2-4; Colosenses 4:2-4 (RVA)
|2| Perseverad siempre en la oración, vigilando en ella con acción de gracias.
|3| A la vez, orad también por nosotros, a fin de que el Señor nos abra una puerta para la palabra, para comunicar el misterio de Cristo, por lo cual estoy aún preso.
|4| Orad para que yo lo presente con claridad, como me es preciso hablar.
1 Ti. 4:4-5; 1 Timoteo 4:4-5 (RVA)
|4| Porque todo lo que Dios ha creado es bueno, y no hay que rechazar nada cuando es recibido con acción de gracias;
|5| pues es santificado por medio de la palabra de Dios y de la oración.
1 P. 3:12), 1 Pedro 3:12 (RVA)
Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos están atentos a sus oraciones. Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.
crecer en la obediencia basada en la fe y practicar la comunión con los demás miembros del Cuerpo de Cristo (2 P. 1:3-11; 2 Pedro 1:3-11 (RVA)
|3| Su divino poder nos ha concedido todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad por medio del conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y excelencia.
|4| Mediante ellas nos han sido dadas preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas seáis hechos participantes de la naturaleza divina, después de haber huido de la corrupción que hay en el mundo debido a las bajas pasiones.
|5| Y por esto mismo, poniendo todo empeño, añadid a vuestra fe, virtud; a la virtud, conocimiento;
|6| al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, perseverancia; a la perseverancia, devoción;
|7| a la devoción, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.
|8| Porque cuando estas cosas están en vosotros y abundan, no os dejarán estar ociosos ni estériles en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.
|9| Pues el que no tiene estas cosas es ciego y tiene la vista corta, habiendo olvidado la purificación de sus pecados pasados.
|10| Por eso, hermanos, procurad aun con mayor empeño hacer firme vuestro llamamiento y elección, porque haciendo estas cosas no tropezaréis jamás.
|11| Pues de esta manera os será otorgada amplia entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
Ef. 4:7-16; Efesios 4:7-16 (RVA)
|7| Sin embargo, a cada uno de nosotros le ha sido conferida la gracia conforme a la medida de la dádiva de Cristo.
|8| Por esto dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad y dio dones a los hombres.
|9| Pero esto de que subió, ¿qué quiere decir, a menos que hubiera descendido también a las partes más bajas de la tierra?
|10| El que descendió es el mismo que también ascendió por encima de todos los cielos, para llenarlo todo.
|11| Y él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros,
|12| a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,
|13| hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.
|14| Esto, para que ya no seamos niños, sacudidos a la deriva y llevados a dondequiera por todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar, emplean con astucia las artimañas del error;
|15| sino que, siguiendo la verdad con amor, crezcamos en todo hacia aquel que es la cabeza: Cristo.
|16| De parte de él todo el cuerpo, bien concertado y entrelazado por la cohesión que aportan todas las coyunturas, recibe su crecimiento de acuerdo con la actividad proporcionada a cada uno de los miembros, para ir edificándose en amor.
Ro. 12:4-8; Rm 12:4-8 (RVA)
|4| Porque de la manera que en un solo cuerpo tenemos muchos miembros, pero todos los miembros no tienen la misma función;
|5| así nosotros, siendo muchos, somos un solo cuerpo en Cristo, pero todos somos miembros los unos de los otros.
|6| De manera que tenemos dones que varían según la gracia que nos ha sido concedida: Si es de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;
|7| si es de servicio, en servir; el que enseña, úselo en la enseñanza;
|8| el que exhorta, en la exhortación; el que comparte, con liberalidad; el que preside, con diligencia; y el que hace misericordia, con alegría.
1 Co. 12:12-31). 1 Corintios 12:12-31 (RVA)
|12| Porque de la manera que el cuerpo es uno solo y tiene muchos miembros, y que todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, son un solo cuerpo, así también es Cristo.
|13| Porque por un solo Espíritu fuimos bautizados todos en un solo cuerpo, tanto judíos como griegos, tanto esclavos como libres; y a todos se nos dio a beber de un solo Espíritu.
|14| Pues el cuerpo no consiste de un solo miembro, sino de muchos.
|15| Si el pie dijera: “Porque no soy mano, no soy parte del cuerpo,” ¿por eso no sería parte del cuerpo?
|16| Y si la oreja dijera: “Porque no soy ojo, no soy parte del cuerpo,” ¿por eso no sería parte del cuerpo?
|17| Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oreja, ¿dónde estaría el olfato?
|18| Pero ahora Dios ha colocado a los miembros en el cuerpo, a cada uno de ellos, como él quiso.
|19| Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?
|20| Pero ahora son muchos los miembros y a la vez un solo cuerpo.
|21| El ojo no puede decir a la mano: “No tengo necesidad de ti”; ni tampoco la cabeza a los pies: “No tengo necesidad de vosotros.”
|22| Muy al contrario, los miembros del cuerpo que parecen ser los más débiles son indispensables.
|23| Además, a los miembros del cuerpo que estimamos ser de menos honor, a éstos los vestimos aun con más honor; y nuestros miembros menos decorosos son tratados con aun más decoro.
|24| Porque nuestros miembros más honrosos no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba;
|25| para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocupen los unos por los otros.
|26| De manera que si un miembro padece, todos los miembros se conduelen con él; y si un miembro recibe honra, todos los miembros se gozan con él.
|27| Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y miembros suyos individualmente.
|28| A unos puso Dios en la iglesia, primero apóstoles, en segundo lugar profetas, en tercer lugar maestros; después los que hacen milagros, después los dones de sanidades, los que ayudan, los que administran, los que tienen diversidad de lenguas.
|29| ¿Acaso son todos apóstoles? ¿todos profetas? ¿todos maestros? ¿Acaso hacen todos milagros?
|30| ¿Acaso tienen todos dones de sanidades? ¿Acaso hablan todos en lenguas? ¿Acaso interpretan todos?
|31| Con todo, anhelad los mejores dones. Y ahora os mostraré un camino todavía más excelente:

  - La fe que nos une de manera activa con Cristo produce fruto espiritual, el cual es indicativo de que la santificación o transformación cristiana está sucediendo (Mt. 17:6-20; Mateo 17:6-20 (RVA)
|6| Al oír esto, los discípulos se postraron sobre sus rostros y temieron en gran manera.
|7| Entonces Jesús se acercó, los tocó y dijo: —Levantaos y no temáis.
|8| Y cuando ellos alzaron los ojos, no vieron a nadie sino a Jesús mismo, solo.
|9| Mientras ellos descendían del monte, Jesús les mandó, diciendo: —No mencionéis la visión a nadie, hasta que el Hijo del Hombre resucite de entre los muertos.
|10| Entonces los discípulos le preguntaron diciendo: —¿Por qué dicen los escribas que es necesario que Elías venga primero?
|11| Y respondiendo dijo: —A la verdad, Elías viene y restaurará todas las cosas.
|12| Pero yo os digo que Elías ya vino, y no le reconocieron; más bien, hicieron con él todo lo que quisieron. Así también el Hijo del Hombre ha de padecer de ellos.
|13| Entonces los discípulos entendieron que les hablaba de Juan el Bautista.
|14| Cuando llegaron a la multitud, vino a él un hombre y se arrodilló delante de él,
|15| diciendo: —¡Señor, ten misericordia de mi hijo, que es lunático y padece gravemente. Pues muchas veces cae en el fuego, y muchas veces en el agua.
|16| Lo traje a tus discípulos, y no le pudieron sanar.
|17| Jesús respondió y dijo: —¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo os soportaré? Traédmelo acá.
|18| Jesús le reprendió, y el demonio salió de él; y el niño fue sanado desde aquella hora.
|19| Luego, los discípulos se acercaron en privado a Jesús y le dijeron: —¿Por qué no pudimos nosotros echarlo fuera?
|20| Jesús les dijo: —Por causa de vuestra poca fe. Porque de cierto os digo que si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: “Pásate de aquí, allá”; y se pasará. Nada os será imposible.
Lc. 6:43-45; Lucas 6:43-45 (RVA)
|43| “No es buen árbol el que da malos frutos, ni es árbol malo el que da buen fruto.
|44| Porque cada árbol es conocido por su fruto; pues no se recogen higos de los espinos, ni tampoco se vendimian uvas de una zarza.
|45| El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón, presenta lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón, presenta lo malo. Porque de la abundancia del corazón habla la boca.
Gá. 5:22-23).Gálatas 5:22-23 (RVA)
|22| Pero el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
|23| mansedumbre y dominio propio. Contra tales cosas no hay ley,
[44]
  - A medida que el cristiano es transformado, irá creciendo en su amor [45] para con Dios y para con todos sus hermanos espirituales (Lc. 10:27; Lucas 10:27 (RVA)
El le respondió diciendo: —Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.
Jn. 13:35; Juan 13:35 (RVA)
En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros.
1 Jn. 3:16-17; Juan 3:16-17 (RVA)
|16| Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.
|17| Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.
4:7-18; 1 Juan 4:7-18 (RVA)
|7| Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Y todo aquel que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.
|8| El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.
|9| En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por él.
|10| En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en expiación por nuestros pecados.
|11| Amados, ya que Dios nos amó así, también nosotros debemos amarnos unos a otros.
|12| Nadie ha visto a Dios jamás. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.
|13| En esto sabemos que permanecemos en él y él en nosotros: en que nos ha dado de su Espíritu.
|14| Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo como Salvador del mundo.
|15| El que confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.
|16| Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor. Y el que permanece en el amor permanece en Dios, y Dios permanece en él.
|17| En esto se ha perfeccionado el amor entre nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio: en que como él es, así somos nosotros en este mundo.
|18| En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor. Porque el temor conlleva castigo, y el que teme no ha sido perfeccionado en el amor.
Ro. 12:9-10; Rm 12:9-10 (RVA)
|9| El amor sea sin fingimiento, aborreciendo lo malo y adhiriéndoos a lo bueno:
|10| amándoos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros;
1 P. 1:22; 1 Pedro 1:22 (RVA)
Habiendo purificado vuestras almas en obediencia a la verdad para un amor fraternal no fingido, amaos los unos a los otros ardientemente y de corazón puro;
4:8; 1 Pedro 4:8 (RVA)
Sobre todo, tened entre vosotros un ferviente amor, porque el amor cubre una multitud de pecados.
He. 10:24; Hebreos 10:24 (RVA)
Considerémonos los unos a los otros para estimularnos al amor y a las buenas obras.
1 Ti. 1:5, 14; 1 Timoteo 1:5-14 (RVA)
|5| Pero el propósito del mandamiento es el amor que procede de un corazón puro, de una buena conciencia y de una fe no fingida.
...
|14| Pero la gracia de nuestro Señor fue más que abundante con la fe y el amor que hay en Cristo Jesús.
2 Ti. 1:7; 2 Timoteo 1:7 (RVA)
Porque no nos ha dado Dios un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.
1 Co. 16:14; 1 Corintios 16:14 (RVA)
Todas vuestras cosas sean hechas con amor.
Gá. 5:13), Gálatas 5:13 (RVA)
Vosotros fuisteis llamados a la libertad, hermanos; solamente que no uséis la libertad como pretexto para la carnalidad. Más bien, servíos los unos a los otros por medio del amor,
conforme al ejemplo que dejó por medio de Jesucristo (Jn. 15:9; Juan 15:9 (RVA)
Como el Padre me amó, también yo os he amado; permaneced en mi amor.
17:26; Juan 17:26 (RVA)
Yo les he dado a conocer tu nombre y se lo daré a conocer todavía, para que el amor con que me has amado esté en ellos, y yo en ellos.”
Ro. 5:8; Romanos 5:8 (RVA)
|8| Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
2 Co. 8:9; 2 Corintios 8:9 (RVA)
Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, por amor de vosotros se hizo pobre, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.
Ef. 2:4; Efesios 2:4 (RVA)
Pero Dios, quien es rico en misericordia, a causa de su gran amor con que nos amó,
5:1-2). Efesios 5:1-2 (RVA)
|1| Por tanto, sed imitadores de Dios como hijos amados,
|2| y andad en amor, como Cristo también nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros como ofrenda y sacrificio en olor fragante a Dios.
Quien anda en el perfecto amor, cumple y completa todas las leyes de Dios (Ro. 13:9-10; Romanos 13:9-10 (RVA)
|9| Porque los mandamientos—no cometerás adulterio, no cometerás homicidio, no robarás, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento— se resumen en esta sentencia: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
|10| El amor no hace mal al prójimo; así que el amor es el cumplimiento de la ley.
1 Jn. 5:1-3; 1 Juan 5:1-3 (RVA)
|1| Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo es nacido de Dios, y todo aquel que ama al que engendró ama también al que es nacido de él.
|2| En esto sabemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios y guardamos sus mandamientos.
|3| Pues éste es el amor de Dios: que guardemos sus mandamientos. Y sus mandamientos no son gravosos.
2 Jn. 1:6; 2 Juan 1:6 (RVA)
Y éste es el amor: que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento en que habéis de andar, como habéis oído desde el principio.
Mt. 22:36-40). Mateo 22:36-40 (RVA)
|36| —Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley?
|37| Jesús le dijo: —Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente.
|38| Este es el grande y el primer mandamiento.
|39| Y el segundo es semejante a él: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
|40| De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas.

  - Dado que la fe que activa todos estos procesos que conducen a la transformación o santificación proviene del evangelio (o “buena noticia”) del reino de Dios, éste debe considerarse la fuente continua de conocimiento y poder para el cristiano (Ro. 1:16-17; Romanos 1:16-17 (RVA)
|16| Porque no me avergüenzo del evangelio; pues es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree, al judío primero y también al griego.
|17| Porque en él la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Pero el justo vivirá por la fe.
10:17). Romanos 10:17 (RVA)
Por esto, la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Cristo.

EL CUERPO DE CRISTO

  - Todos los que han hecho a Jesús su Señor fueron rescatados del pecado por una misma sangre (He. 9) Hebreos 9:1-28 (RVA)
|1| Ahora bien, el primer pacto tenía reglamentos acerca del culto y del santuario terrenal.
|2| El tabernáculo fue dispuesto así: En la primera parte, en lo que llaman el lugar santo, estaban las lámparas, la mesa y los panes de la Presencia.
|3| Tras el segundo velo estaba la parte del tabernáculo que se llama el lugar santísimo.
|4| Allí estaba el incensario de oro y el arca del pacto enteramente cubierta con oro. En ella estaban un vaso de oro que contenía el maná, la vara de Aarón que reverdeció y las tablas del pacto.
|5| Sobre ella, los querubines de la gloria cubrían el propiciatorio. De todas estas cosas no podemos hablar ahora en detalle.
|6| Estas cosas fueron dispuestas así: En la primera parte del tabernáculo entraban siempre los sacerdotes para realizar los servicios del culto.
|7| Pero en la segunda, una vez al año, entraba el sumo sacerdote solo, no sin sangre, la cual ofrecía por sí mismo y por los pecados que el pueblo cometía por ignorancia.
|8| Con esto el Espíritu Santo daba a entender que todavía no había sido mostrado el camino hacia el lugar santísimo, mientras estuviese en pie la primera parte del tabernáculo.
|9| Esto es una figura para el tiempo presente, según la cual se ofrecían ofrendas y sacrificios que no podían hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que rendía culto.
|10| Estas son ordenanzas de la carne, que consisten sólo de comidas y bebidas y diversos lavamientos, impuestas hasta el tiempo de la renovación.
|11| Pero estando ya presente Cristo, el sumo sacerdote de los bienes que han venido, por medio del más amplio y perfecto tabernáculo no hecho de manos, es decir, no de esta creación,
|12| entró una vez para siempre en el lugar santísimo, logrando así eterna redención, ya no mediante sangre de machos cabríos ni de becerros, sino mediante su propia sangre.
|13| Porque si la sangre de machos cabríos y de toros, y la ceniza de la vaquilla rociada sobre los impuros, santifican para la purificación del cuerpo,
|14| ¡cuánto más la sangre de Cristo, quien mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará nuestras conciencias de las obras muertas para servir al Dios vivo!
|15| Por esta razón, también es mediador del nuevo pacto, para que los que han sido llamados reciban la promesa de la herencia eterna, ya que intervino muerte para redimirlos de las transgresiones bajo el primer pacto.
|16| Porque donde hay un testamento, es necesario que se presente constancia de la muerte del testador.
|17| El testamento es confirmado con la muerte, puesto que no tiene vigencia mientras viva el testador.
|18| Por esto, ni aun el primer testamento fue inaugurado sin sangre.
|19| Porque habiendo declarado Moisés todos los mandamientos según la ley a todo el pueblo, tomó la sangre de los becerros y de los machos cabríos junto con agua, lana escarlata e hisopo, y roció al libro mismo y también a todo el pueblo,
|20| diciendo: Esta es la sangre del pacto, el cual Dios os ha ordenado.
|21| Y roció también con la sangre el tabernáculo y todos los utensilios del servicio;
|22| pues según la ley casi todo es purificado con sangre, y sin derramamiento de sangre no hay perdón.
|23| Era, pues, necesario purificar las figuras de las cosas celestiales con estos ritos; pero las mismas cosas celestiales, con sacrificios mejores que éstos.
|24| Porque Cristo no entró en un lugar santísimo hecho de manos, figura del verdadero, sino en el cielo mismo, para presentarse ahora delante de Dios a nuestro favor.
|25| Tampoco entró para ofrecerse muchas veces a sí mismo, como entra cada año el sumo sacerdote en el lugar santísimo con sangre ajena.
|26| De otra manera, le habría sido necesario padecer muchas veces desde la fundación del mundo. Pero ahora, él se ha presentado una vez para siempre en la consumación de los siglos, para quitar el pecado mediante el sacrificio de sí mismo.
|27| Entonces, tal como está establecido que los hombres mueran una sola vez, y después el juicio,
|28| así también Cristo fue ofrecido una sola vez para quitar los pecados de muchos. La segunda vez, ya sin relación con el pecado, aparecerá para salvación a los que le esperan.
y fueron bautizados en un mismo espíritu para formar parte de un mismo Cuerpo cuya cabeza es Cristo. (1 Co. 12:13) 1 Corintios 12:13 (RVA)
|13| Porque por un solo Espíritu fuimos bautizados todos en un solo cuerpo, tanto judíos como griegos, tanto esclavos como libres; y a todos se nos dio a beber de un solo Espíritu.
En otras palabras, todo hijo de Dios es una parte funcional de una unidad espiritual vital dirigida por Jesucristo (Ro. 7:4; Romanos 7:4 (RVA)
|4| De manera semejante, hermanos míos, vosotros también habéis muerto a la ley por medio del cuerpo de Cristo, para ser unidos con otro, el mismo que resucitó de entre los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.
12:4-5; Romanos 12:4-5 (RVA)
|4| Porque de la manera que en un solo cuerpo tenemos muchos miembros, pero todos los miembros no tienen la misma función;
|5| así nosotros, siendo muchos, somos un solo cuerpo en Cristo, pero todos somos miembros los unos de los otros.
1 Co. 12:12, 27; 1 Corintios 12:12-27 (RVA)
|12| Porque de la manera que el cuerpo es uno solo y tiene muchos miembros, y que todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, son un solo cuerpo, así también es Cristo.
...
|27| Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y miembros suyos individualmente.
Ef. 2:15; Efesios 2:15 (RVA)
y abolió la ley de los mandamientos formulados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos hombres un solo hombre nuevo, haciendo así la paz.
3:6; Efesios 3:6 (RVA)
a saber: que en Cristo Jesús los gentiles son coherederos, incorporados en el mismo cuerpo y copartícipes de la promesa por medio del evangelio.
Co. 1:24). Colosenses 1:24 (RVA)
Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y completo en mi propia carne lo que falta de las tribulaciones de Cristo a favor de su cuerpo, que es la iglesia.

  - Por formar un Cuerpo en Cristo, cada hijo de Dios tiene una función única y peculiar para servir a Dios y edificar a otros miembros del Cuerpo (Ro. 12:3-8; Rm 12:3-8 (RVA)
|3| Digo, pues, a cada uno de vosotros, por la gracia que me ha sido dada, que nadie tenga más alto concepto de sí que el que deba tener; más bien, que piense con sensatez, conforme a la medida de la fe que Dios repartió a cada uno.
|4| Porque de la manera que en un solo cuerpo tenemos muchos miembros, pero todos los miembros no tienen la misma función;
|5| así nosotros, siendo muchos, somos un solo cuerpo en Cristo, pero todos somos miembros los unos de los otros.
|6| De manera que tenemos dones que varían según la gracia que nos ha sido concedida: Si es de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;
|7| si es de servicio, en servir; el que enseña, úselo en la enseñanza;
|8| el que exhorta, en la exhortación; el que comparte, con liberalidad; el que preside, con diligencia; y el que hace misericordia, con alegría.
1 Co. 12:12-18). 1 Corintios 12:12-27 (RVA)
|12| Porque de la manera que el cuerpo es uno solo y tiene muchos miembros, y que todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, son un solo cuerpo, así también es Cristo.
...
|27| Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y miembros suyos individualmente.

  - El servicio de cada miembro tiene como objetivo lograr que todos los hijos de Dios lleguen a una unidad en la fe y el conocimiento acerca de Jesús (Ef. 4:10-13). Efesios 4:10-13 (RVA)
|10| El que descendió es el mismo que también ascendió por encima de todos los cielos, para llenarlo todo.
|11| Y él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros,
|12| a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,
|13| hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

  - Como miembros de un mismo Cuerpo, los creyentes cristianos deberían amarse unos a otros (1 P. 1:22-23; 1 Pedro 1:22-23 (RVA)
|22| Habiendo purificado vuestras almas en obediencia a la verdad para un amor fraternal no fingido, amaos los unos a los otros ardientemente y de corazón puro;
|23| pues habéis nacido de nuevo, no de simiente corruptible sino de incorruptible, por medio de la palabra de Dios que vive y permanece.
Jn. 13:34-35; Juan 13:34-35 (RVA)
|34| Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros. Como os he amado, amaos también vosotros los unos a los otros.
|35| En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los unos por los otros.
15:12-13; Juan 15:12-13 (RVA)
|12| Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros, como yo os he amado.
|13| Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos.
1 Jn. 2:10; 1 Juan 2:10 (RVA)
El que ama a su hermano permanece en la luz, y en él no hay tropiezo.
3:23-24; 1 Juan 3:23-24 (RVA)
|23| Y éste es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo y que nos amemos unos a otros, como él nos ha mandado.
|24| Y el que guarda sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él. Y por esto sabemos que él permanece en nosotros: por el Espíritu que nos ha dado.
4:21) 1 Juan 4:21 (RVA)
Y tenemos este mandamiento de parte de él: El que ama a Dios ame también a su hermano.
y desarrollar una relación de interdependencia, en donde todos se ayudan y edifican mutuamente (Ro. 12:4-10; Rm 12:4-10 (RVA)
|4| Porque de la manera que en un solo cuerpo tenemos muchos miembros, pero todos los miembros no tienen la misma función;
|5| así nosotros, siendo muchos, somos un solo cuerpo en Cristo, pero todos somos miembros los unos de los otros.
|6| De manera que tenemos dones que varían según la gracia que nos ha sido concedida: Si es de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;
|7| si es de servicio, en servir; el que enseña, úselo en la enseñanza;
|8| el que exhorta, en la exhortación; el que comparte, con liberalidad; el que preside, con diligencia; y el que hace misericordia, con alegría.
|9| El amor sea sin fingimiento, aborreciendo lo malo y adhiriéndoos a lo bueno:
|10| amándoos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros;
Ef. 4:11-16). Efesios 4:11-16 (RVA)
|11| Y él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros,
|12| a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,
|13| hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.
|14| Esto, para que ya no seamos niños, sacudidos a la deriva y llevados a dondequiera por todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar, emplean con astucia las artimañas del error;
|15| sino que, siguiendo la verdad con amor, crezcamos en todo hacia aquel que es la cabeza: Cristo.
|16| De parte de él todo el cuerpo, bien concertado y entrelazado por la cohesión que aportan todas las coyunturas, recibe su crecimiento de acuerdo con la actividad proporcionada a cada uno de los miembros, para ir edificándose en amor.
Ningún miembro debería ser considerado innecesario por los otros miembros, se debería cuidar especialmente a los más débiles (1 Co. 12:18-26; 1 Corintios 12:18-26 (RVA)
|18| Pero ahora Dios ha colocado a los miembros en el cuerpo, a cada uno de ellos, como él quiso.
|19| Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?
|20| Pero ahora son muchos los miembros y a la vez un solo cuerpo.
|21| El ojo no puede decir a la mano: “No tengo necesidad de ti”; ni tampoco la cabeza a los pies: “No tengo necesidad de vosotros.”
|22| Muy al contrario, los miembros del cuerpo que parecen ser los más débiles son indispensables.
|23| Además, a los miembros del cuerpo que estimamos ser de menos honor, a éstos los vestimos aun con más honor; y nuestros miembros menos decorosos son tratados con aun más decoro.
|24| Porque nuestros miembros más honrosos no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba;
|25| para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocupen los unos por los otros.
|26| De manera que si un miembro padece, todos los miembros se conduelen con él; y si un miembro recibe honra, todos los miembros se gozan con él.
Ef. 5:29-30). Efesios 5:29-30 (RVA)
|29| Porque nadie aborreció jamás a su propio cuerpo; más bien, lo sustenta y lo cuida, tal como Cristo a la iglesia,
|30| porque somos miembros de su cuerpo.

  - La plenitud y madurez espiritual de una persona no se produce en un andar individual con Dios, sino en la comunión y la estrecha relación con otros hijos de Dios (Ef. 4:8-16; Efesios 4:8-16 (RVA)
|8| Por esto dice: Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad y dio dones a los hombres.
|9| Pero esto de que subió, ¿qué quiere decir, a menos que hubiera descendido también a las partes más bajas de la tierra?
|10| El que descendió es el mismo que también ascendió por encima de todos los cielos, para llenarlo todo.
|11| Y él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros,
|12| a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,
|13| hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.
|14| Esto, para que ya no seamos niños, sacudidos a la deriva y llevados a dondequiera por todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar, emplean con astucia las artimañas del error;
|15| sino que, siguiendo la verdad con amor, crezcamos en todo hacia aquel que es la cabeza: Cristo.
|16| De parte de él todo el cuerpo, bien concertado y entrelazado por la cohesión que aportan todas las coyunturas, recibe su crecimiento de acuerdo con la actividad proporcionada a cada uno de los miembros, para ir edificándose en amor.
Col. 2:19; Colosenses 2:19 (RVA)
y no aferrándose a la cabeza, de la cual todo el cuerpo, nutrido y unido por coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios.
3:15-17; Colosenses 3:15-17 (RVA)
|15| Y la paz de Cristo gobierne en vuestros corazones, pues a ella fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.
|16| La palabra de Cristo habite abundantemente en vosotros, enseñándoos y amonestándoos los unos a los otros en toda sabiduría con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando con gracia a Dios en vuestros corazones.
|17| Y todo lo que hagáis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.
1 Co. 12:18-26). 1 Corintios 12:18-26 (RVA)
|18| Pero ahora Dios ha colocado a los miembros en el cuerpo, a cada uno de ellos, como él quiso.
|19| Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?
|20| Pero ahora son muchos los miembros y a la vez un solo cuerpo.
|21| El ojo no puede decir a la mano: “No tengo necesidad de ti”; ni tampoco la cabeza a los pies: “No tengo necesidad de vosotros.”
|22| Muy al contrario, los miembros del cuerpo que parecen ser los más débiles son indispensables.
|23| Además, a los miembros del cuerpo que estimamos ser de menos honor, a éstos los vestimos aun con más honor; y nuestros miembros menos decorosos son tratados con aun más decoro.
|24| Porque nuestros miembros más honrosos no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba;
|25| para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocupen los unos por los otros.
|26| De manera que si un miembro padece, todos los miembros se conduelen con él; y si un miembro recibe honra, todos los miembros se gozan con él.

  - El Cuerpo es lo que da plenitud a Dios mismo (Ef. 1:22-23). Efesios 1:22-23 (RVA)
|22| Aun todas las cosas las sometió Dios bajo sus pies y le puso a él por cabeza sobre todas las cosas para la iglesia,
|23| la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que todo lo llena en todo.
Por esto creemos que uno de los principales puntos de ataque del Adversario, el Diablo, es el Cuerpo de Cristo (Fil. 3:2; Filipenses 3:2 (RVA)
¡Guardaos de los perros! ¡Guardaos de los malos obreros! ¡Guardaos de los que mutilan el cuerpo!
Ro. 16:17-18; Romanos 16:17-18 (RVA)
|17| Pero os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que habéis aprendido, y que os apartéis de ellos.
|18| Porque tales personas no sirven a Cristo nuestro Señor, sino a sus propios estómagos, y con suaves palabras y lisonjas engañan a los corazones de los ingenuos.
Tit. 3:10; Tito 3:10 (RVA)
Después de una y otra amonestación, rechaza al hombre que causa divisiones,
Jud. 1:17-19; Judas 1:17-19 (RVA)
|17| Pero vosotros, amados, acordaos de las palabras que antes han sido dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo,
|18| porque ellos os decían: “En los últimos tiempos habrá burladores que andarán según sus propias pasiones, como impíos que son.”
|19| Estos son los que causan divisiones. Son sensuales y no tienen al Espíritu.
2 Co. 11:14-15; 2 Corintios 11:14-15 (RVA)
|14| Y no es de maravillarse, porque Satanás mismo se disfraza como ángel de luz.
|15| Así que, no es gran cosa que también sus ministros se disfracen como ministros de justificación, cuyo fin será conforme a sus obras.
1 Jn. 3:10).1 Juan 3:10 (RVA)
En esto se revelan los hijos de Dios y los hijos del diablo: Todo aquel que no practica justicia no es de Dios, ni tampoco el que no ama a su hermano.

  - Jesús fue el fiel representante de Dios mientras vivió en la Tierra, siendo perfectamente obediente al Padre (Jn. 5:19, 30; Juan 5:19-30 (RVA)
|19| Por esto, respondió Jesús y les decía: —De cierto, de cierto os digo que el Hijo no puede hacer nada de sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre. Porque todo lo que él hace, esto también lo hace el Hijo de igual manera.
...
|30| Yo no puedo hacer nada de mí mismo. Como oigo, juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco la voluntad mía, sino la voluntad del que me envió.
14:5-11), Juan 14:5-11 (RVA)
|5| Le dijo Tomás: —Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo podemos saber el camino?
|6| Jesús le dijo: —Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
|7| Si me habéis conocido a mí, también conoceréis a mi Padre; y desde ahora le conocéis y le habéis visto.
|8| Le dijo Felipe: —Señor, muéstranos el Padre, y nos basta.
|9| Jesús le dijo: —Tanto tiempo he estado con vosotros, Felipe, ¿y no me has conocido? El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Cómo, pues, dices tú: “Muéstranos el Padre”?
|10| ¿No crees que yo soy en el Padre y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo de mí mismo; sino que el Padre que mora en mí hace sus obras.
|11| Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creed por las mismas obras.
él mostró plenamente el amor de Dios (Jn. 1:18; Juan 1:18 (RVA)
|18| A Dios nadie le ha visto jamás; el Dios único que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
15:9-13), Juan 15:9-13 (RVA)
|9| Como el Padre me amó, también yo os he amado; permaneced en mi amor.
|10| Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; como yo también he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.
|11| “Estas cosas os he hablado para que mi gozo esté en vosotros y vuestro gozo sea completo.
|12| Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros, como yo os he amado.
|13| Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos.
predicando el evangelio del reino, sanando enfermedades y liberando a los oprimidos por el Diablo (Mt. 9:6; Mateo 9:6 (RVA)
Pero para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene autoridad para perdonar pecados en la tierra, —entonces dijo al paralítico—: ¡Levántate; toma tu camilla y vete a tu casa!
Mr. 1:14; Marcos 1:14 (RVA)
Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio de Dios,
4:26; Marcos 4:26 (RVA)
También decía: “Así es el reino de Dios, como cuando un hombre echa semilla en la tierra.
Lc. 8:1-2; Lucas 8:1-2 (RVA)
|1| Aconteció después, que él andaba de ciudad en ciudad y de aldea en aldea, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios. Los doce iban con él,
|2| y también algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malignos y de enfermedades: María, llamada Magdalena, de la cual habían salido siete demonios;
Hch. 10:38) Hechos 10:38 (RVA)
|38| Me refiero a Jesús de Nazaret, y a cómo Dios le ungió con el Espíritu Santo y con poder. El anduvo haciendo el bien y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.
con el fin de que las personas sean salvas y conozcan la verdad de Dios. Como Señor ascendido, creemos que Él ahora sigue haciendo estas mismas cosas a través Su Cuerpo. En otras palabras, cada hijo de Dios está llamado a cumplir una función dentro del Cuerpo y a unirse estrechamente con Cristo Jesús y con los otros hermanos (Mt. 18:19-20; Mateo 18:19-20 (RVA)
|19| Otra vez os digo que, si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidan, les será hecha por mi Padre que está en los cielos.
|20| Porque donde dos o tres están congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.
Jn. 14:18-23; Juan 14:18-23 (RVA)
|18| No os dejaré huérfanos; volveré a vosotros.
|19| Todavía un poquito, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis. Porque yo vivo, también vosotros viviréis.
|20| En aquel día vosotros conoceréis que yo soy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.
|21| El que tiene mis mandamientos y los guarda, él es quien me ama. Y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él.
|22| Le dijo Judas, no el Iscariote: —Señor, ¿cómo es que te has de manifestar a nosotros y no al mundo?
|23| Respondió Jesús y le dijo: —Si alguno me ama, mi palabra guardará. Y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos nuestra morada con él.
15:1-8), Juan 15:1-8 (RVA)
|1| “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.
|2| Toda rama que en mí no está llevando fruto, la quita; y toda rama que está llevando fruto, la limpia para que lleve más fruto.
|3| Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.
|4| “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como la rama no puede llevar fruto por sí sola, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.
|5| Yo soy la vid, vosotros las ramas. El que permanece en mí y yo en él, éste lleva mucho fruto. Pero separados de mí, nada podéis hacer.
|6| Si alguien no permanece en mí, es echado fuera como rama, y se seca. Y las recogen y las echan en el fuego, y son quemadas.
|7| “Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis, y os será hecho.
|8| En esto es glorificado mi Padre: en que llevéis mucho fruto y seáis mis discípulos.
de modo de formar una unidad que represente a Dios en la tierra, predicando el Evangelio del reino de Dios (Mt. 24:14-15; Mateo 24:14-15 (RVA)
|14| Y este evangelio del reino será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las razas, y luego vendrá el fin.
|15| Por tanto, cuando veáis establecida en el lugar santo la abominación desoladora, de la cual habló el profeta Daniel (el que lee, entienda),
Mr. 13:10; Marcos 13:10 (RVA)
Es necesario que primero el evangelio sea predicado a todas las naciones.
Hch. 28:30-31) Hechos 28:30-31 (RVA)
|30| Pablo permaneció dos años enteros en una casa que alquilaba. A todos los que venían a él, les recibía allí,
|31| predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, con toda libertad y sin impedimento.
y haciendo las obras que hizo Jesús en la tierra y aún mayores (Jn. 14:10-12), Juan 14:10-12 (RVA)
|10| ¿No crees que yo soy en el Padre y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo de mí mismo; sino que el Padre que mora en mí hace sus obras.
|11| Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creed por las mismas obras.
|12| De cierto, de cierto os digo que el que cree en mí, él también hará las obras que yo hago. Y mayores que éstas hará, porque yo voy al Padre.
con el fin de que las personas sean salvas y conozcan la verdad de Dios (1 Ti. 2:3-4). 1 Timoteo 2:3-4 (RVA)
|3| Esto es bueno y aceptable delante de Dios nuestro Salvador,
|4| quien quiere que todos los hombres sean salvos y que lleguen al conocimiento de la verdad.

LA BATALLA ESPIRITUAL

  - Luego de la caída de Adán, el Diablo adquirió gobierno sobre el mundo y ejerce gran influencia sobre éste, por lo cual es llamado “el dios de esta era” y “el príncipe de este mundo” (2 Co. 4:4; 2 Corintios 4:4 (RVA)
Pues el dios de esta edad presente ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no les ilumine el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, quien es la imagen de Dios.
Mt. 4:8-9; Mateo 4:8-9 (RVA)
|8| Otra vez el diablo le llevó a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y su gloria.
|9| Y le dijo: —Todo esto te daré, si postrado me adoras.
Jn. 12:31; Juan 12:31 (RVA)
Ahora es el juicio de este mundo. Ahora será echado fuera el príncipe de este mundo.
14:30; Juan 14:30 (RVA)
Ya no hablaré mucho con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo y él no tiene nada en mí.
16:11; Juan 16:11 (RVA)
y en cuanto a juicio, porque el príncipe de este mundo ha sido juzgado.
Ef. 2:2; Efesios 2:2 (RVA)
en los cuales anduvisteis en otro tiempo, conforme a la corriente de este mundo y al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora actúa en los hijos de desobediencia.
6:12; Efesios 6:12 (RVA)
porque nuestra lucha no es contra sangre ni carne, sino contra principados, contra autoridades, contra los gobernantes de estas tinieblas, contra espíritus de maldad en los lugares celestiales.
1 Jn. 5:19). 1 Juan 5:19 (RVA)
Sabemos que somos de Dios y que el mundo entero está bajo el maligno.

  - Actualmente el Adversario, junto con otros seres espirituales caídos están constantemente actuando en oposición a los planes de Dios, haciendo el mal, mintiendo, enfermando y asesinando a las personas, física, mental y espiritualmente (Gn. 3:1-5; Génesis 3:1-5 (RVA)
|1| Entonces la serpiente, que era el más astuto de todos los animales del campo que Jehovah Dios había hecho, dijo a la mujer: —¿De veras Dios os ha dicho: “No comáis de ningún árbol del jardín”?
|2| La mujer respondió a la serpiente: —Podemos comer del fruto de los árboles del jardín.
|3| Pero del fruto del árbol que está en medio del jardín ha dicho Dios: “No comáis de él, ni lo toquéis, no sea que muráis.”
|4| Entonces la serpiente dijo a la mujer: —Ciertamente no moriréis.
|5| Es que Dios sabe que el día que comáis de él, vuestros ojos serán abiertos, y seréis como Dios, conociendo el bien y el mal.
Jn. 8:44; Juan 8:44 (RVA)
Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y queréis satisfacer los deseos de vuestro padre. El era homicida desde el principio y no se basaba en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de lo suyo propio habla, porque es mentiroso y padre de mentira.
2 Co. 4:4; 2 Corintios 4:4 (RVA)
Pues el dios de esta edad presente ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no les ilumine el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, quien es la imagen de Dios.
Mt. 9:33; Mateo 9:33 (RVA)
Y tan pronto fue echado fuera el demonio, el mudo habló. Y las multitudes se maravillaban diciendo: —¡Nunca se ha visto semejante cosa en Israel!
12:43-45; Mateo 12:43-45 (RVA)
|43| Cuando el espíritu inmundo ha salido del hombre, anda por lugares secos buscando reposo, y no lo encuentra.
|44| Entonces dice: “Volveré a mi casa de donde salí.” Cuando regresa, la halla desocupada, barrida y adornada.
|45| Entonces va y trae consigo otros siete espíritus peores que él. Y después de entrar, habitan allí; y el estado final de aquel hombre llega a ser peor que el primero. Así también sucederá a esta perversa generación.
15:22; Mateo 15:22 (RVA)
Entonces una mujer cananea que había salido de aquellas regiones, clamaba diciendo: —¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio.
Mr. 9:25; Marcos 9:25 (RVA)
Pero cuando Jesús vio que la multitud se agolpaba, reprendió al espíritu inmundo diciéndole: —Espíritu mudo y sordo, yo te mando, ¡sal de él y nunca más entres en él!
Ef. 2:2; Efesios 2:2 (RVA)
en los cuales anduvisteis en otro tiempo, conforme a la corriente de este mundo y al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora actúa en los hijos de desobediencia.
1 Co. 7:5; 1 Corintios 7:5 (RVA)
No os neguéis el uno al otro, a menos que sea de acuerdo mutuo por algún tiempo, para que os dediquéis a la oración y volváis a uniros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia.
1 Pe. 5:8)1 Pedro 5:8 (RVA)
Sed sobrios y velad. Vuestro adversario, el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quién devorar.
[46] Pero su principal objetivo es que las personas no conozcan a Dios y no conozcan el evangelio de Dios (2 Co. 4:4; 2 Corintios 4:4 (RVA)
Pues el dios de esta edad presente ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no les ilumine el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, quien es la imagen de Dios.
Jn. 12:40). Juan 12:40 (RVA)
El ha cegado los ojos de ellos y endureció su corazón, para que no vean con los ojos ni entiendan con el corazón, ni se conviertan, y yo los sane.

  - Con el fin de alejar a las personas de Dios, Satanás utiliza múltiples artimañas engañosas (2 Co. 2:11; 2 Corintios 2:11 (RVA)
para que no seamos engañados por Satanás, pues no ignoramos sus propósitos.
11:3), 2 Corintios 11:3 (RVA)
Pero me temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, de alguna manera vuestros pensamientos se hayan extraviado de la sencillez y la pureza que debéis a Cristo.
él se disfraza como ángel de Dios y sus súbditos se hacen pasar por ministros y mensajeros de justicia (2 Co. 11:13-15; 2 Corintios 11:13-15 (RVA)
|13| Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos disfrazados como apóstoles de Cristo.
|14| Y no es de maravillarse, porque Satanás mismo se disfraza como ángel de luz.
|15| Así que, no es gran cosa que también sus ministros se disfracen como ministros de justificación, cuyo fin será conforme a sus obras.
Jn. 13:2). Juan 13:2 (RVA)
Durante la cena, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas hijo de Simón Iscariote que le entregase,
La armadura por excelencia con la que Dios equipa al ser humano para resistir y combatir al Diablo y sus huestes espirituales de maldad se obtiene fundamentalmente mediante la creencia la confianza y la obediencia a Dios (basada en el conocimiento y entendimiento de Su Palabra, Sus promesas, Su poder, y la autoridad de Jesucristo), junto con la perseverancia en la oración y la comunión con otros miembros del Cuerpo de Cristo (Ef. 4:13-14; Efesios 4:11-14 (RVA)
|11| Y él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros,
|12| a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,
|13| hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.
|14| Esto, para que ya no seamos niños, sacudidos a la deriva y llevados a dondequiera por todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar, emplean con astucia las artimañas del error;
6:10-20; Efesios 6:10-20 (RVA)
|10| Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza.
|11| Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis hacer frente a las intrigas del diablo;
|12| porque nuestra lucha no es contra sangre ni carne, sino contra principados, contra autoridades, contra los gobernantes de estas tinieblas, contra espíritus de maldad en los lugares celestiales.
|13| Por esta causa, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y después de haberlo logrado todo, quedar firmes.
|14| Permaneced, pues, firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad, vestidos con la coraza de justicia
|15| y calzados vuestros pies con la preparación para proclamar el evangelio de paz.
|16| Y sobre todo, armaos con el escudo de la fe con que podréis apagar todos los dardos de fuego del maligno.
|17| Tomad también el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios,
|18| orando en todo tiempo en el Espíritu con toda oración y ruego, vigilando con toda perseverancia y ruego por todos los santos.
|19| Y también orad por mí, para que al abrir la boca me sean conferidas palabras para dar a conocer con confianza el misterio del evangelio,
|20| por el cual soy embajador en cadenas; a fin de que por ello yo hable con valentía, como debo hablar.
Stg. 4:7-8; Santiago 4:7-8 (RVA)
|7| Someteos, pues, a Dios. Resistid al diablo, y él huirá de vosotros.
|8| Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y purificad vuestros corazones, vosotros de doble ánimo.
1 P. 5:8-9). 1 Pedro 5:8-9 (RVA)
|8| Sed sobrios y velad. Vuestro adversario, el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quién devorar.
|9| Resistid al tal, estando firmes en la fe, sabiendo que los mismos sufrimientos se van cumpliendo entre vuestros hermanos en todo el mundo.
Los cristianos han sido investidos con poder de Dios (Hch. 1:8; Hechos 1:8 (RVA)
Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra.
4:33; Hechos 4:33 (RVA)
Con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia había sobre todos ellos.
6:8; Hechos 6:8 (RVA)
Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y milagros en el pueblo.
8:6-13; Hechos 8:6-13 (RVA)
|6| Cuando la gente oía y veía las señales que hacía, escuchaba atentamente y de común acuerdo lo que Felipe decía.
|7| Porque de muchas personas salían espíritus inmundos, dando grandes gritos, y muchos paralíticos y cojos eran sanados;
|8| de modo que había gran regocijo en aquella ciudad.
|9| Hacía tiempo había en la ciudad cierto hombre llamado Simón, que practicaba la magia y engañaba a la gente de Samaria, diciendo ser alguien grande.
|10| Todos estaban atentos a él, desde el más pequeño hasta el más grande, diciendo: “¡Este sí que es el Poder de Dios, llamado Grande!”
|11| Le prestaban atención, porque con sus artes mágicas les había asombrado por mucho tiempo.
|12| Pero cuando creyeron a Felipe mientras anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres.
|13| Aun Simón mismo creyó, y una vez bautizado él acompañaba a Felipe; y viendo las señales y grandes maravillas que se hacían, estaba atónito.
1 Co. 2:4-5; 1 Corintios 2:16 (RVA)
|16| Porque, ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Pero nosotros tenemos la mente de Cristo.
4:20) 1 Corintios 4:20 (RVA)
Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder.
y tienen la responsabilidad de luchar (conforme a sus posibilidades) contra las huestes espirituales de maldad para ayudar a otras personas a conocer a Dios y ser rescatadas del poder del Diablo (2 Ti. 2:24-26; 2 Timoteo 2:24-26 (RVA)
|24| Pues el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar y sufrido;
|25| corrigiendo con mansedumbre a los que se oponen, por si quizás Dios les conceda que se arrepientan para comprender la verdad,
|26| y se escapen de la trampa del diablo, quien los tiene cautivos a su voluntad.
Ef. 6:10-19; Efesios 6:10-19 (RVA)
|10| Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza.
|11| Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis hacer frente a las intrigas del diablo;
|12| porque nuestra lucha no es contra sangre ni carne, sino contra principados, contra autoridades, contra los gobernantes de estas tinieblas, contra espíritus de maldad en los lugares celestiales.
|13| Por esta causa, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y después de haberlo logrado todo, quedar firmes.
|14| Permaneced, pues, firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad, vestidos con la coraza de justicia
|15| y calzados vuestros pies con la preparación para proclamar el evangelio de paz.
|16| Y sobre todo, armaos con el escudo de la fe con que podréis apagar todos los dardos de fuego del maligno.
|17| Tomad también el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios,
|18| orando en todo tiempo en el Espíritu con toda oración y ruego, vigilando con toda perseverancia y ruego por todos los santos.
|19| Y también orad por mí, para que al abrir la boca me sean conferidas palabras para dar a conocer con confianza el misterio del evangelio,
2 Co. 5:18-19; 2 Corintios 5:18-19 (RV-1960)
|18| Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación;
|19| que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.
Hch. 13:9-11; Hechos 13:9-11 (RVA)
|9| Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijó los ojos en él
|10| y dijo: —¡Oh tú, lleno de todo engaño y de toda malicia, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de pervertir los caminos rectos del Señor?
|11| Y ahora, ¡he aquí la mano del Señor está contra ti! Quedarás ciego por un tiempo sin ver el sol. De repente cayeron sobre él niebla y tinieblas, y andando a tientas, buscaba quien le condujese de la mano.
2 Co. 10:11). 2 Corintios 10:11 (RVA)
Esto tenga en cuenta tal persona: Lo que somos en palabra por carta cuando estamos ausentes, lo mismo seremos también en hechos cuando estemos presentes.


Conclusión


Lo que hemos presentado es lo que consideramos el mensaje central de las Escrituras, lo cual constituye, como hemos dicho, el Evangelio del Reino de Dios.

EL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS testifica la salvación que Dios ha logrado para la humanidad por medio de la vida, muerte y resurrección de Jesús. El evangelio es lo que nos revela el amor de Dios por la humanidad.

Creemos que el evangelio del Reino de Dios es el tema central de la Biblia, es el acceso al poder de Dios, es lo que da origen a la fe salvadora y es el fundamento de una iglesia unida. Por lo tanto, consideramos que el Evangelio del Reino de Dios es el PRINCIPIO DOCTRINAL CONTINUO a considerar, creer y predicar.

Cada enseñanza de las Escrituras procede del Evangelio y, a su vez, cada enseñanza de las Escrituras nos da a entender algo sobre el Evangelio.





Visite la página de Convicciones Doctrinales Fundamentales:
www.conviccionesdoctrinales.blogspot.com.ar




NOTAS:

[1] Los hombres que escribieron aquello que Dios inspiró escribieron en el lenguaje que utilizaban en la época que Dios les mandó a escribir, las lenguas antiguas sobre las cuales fue originalmente escrita la Biblia son el hebreo y el griego, quizá algunas partes fueron originalmente escritas en sirio-caldeo y arameo. Creemos que originalmente la Biblia contenía 49 libros: 22 en Hebreo (llamados comúnmente “Antiguo Testamento”) y 27 en Griego (llamados comúnmente “Nuevo Testamento”); varios de éstos libros han sido posteriormente divididos, formando los actuales 66 libros de la Biblia protestante, a saber: Génesis; Éxodo; Levítico; Números; Deuteronomio; Josué; Jueces; Rut; 1 y 2 de Samuel; 1 y 2 de Reyes; 1 y 2 de Crónicas; Esdras; Nehemías; Ester; Job; Salmos; Proverbios; Eclesiastés; Cantares; Isaías; Jeremías; Lamentaciones; Ezequiel; Daniel; Oseas; Joel; Amós; Abdías; Jonás; Miqueas; Nahúm; Habacuc; Sofonías; Hageo; Zacarías; Malaquías; Mateo; Marcos; Lucas; Juan; Hechos; Romanos; 1 y 2 a los Corintios; Gálatas; Efesios; Filipenses; Colosenses; 1 y 2 a los Tesalonicenses; 1 y 2 a Timoteo; Tito; Filemón; Hebreos; Santiago; 1 y 2 de Pedro; 1, 2 y 3 de Juan; Judas y Apocalipsis. Algunas religiones y denominaciones consideran que existen otros libros que deben ser incluidos dentro del marco de la “Biblia”, pero nosotros no creemos que esos hayan sido inspirados por Dios y no consideramos que ningún otro escrito fuera de éstos deba ser considerado como parte de las Sagradas Escrituras o “la Biblia”.

[2] Creemos que las contradicciones y errores que se le atribuyen a la Biblia se deben a una falla humana, ya sea en una antigua copia, en la traducción a otros idiomas, o en el entendimiento de quien está leyendo. De aquí se desprende el hecho de que es necesario no sólo leer la Biblia, sino también estudiarla y considerarla atentamente, con oración a Dios, para recibir su mensaje.Nosotros creemos que Dios, como Autor de la Biblia y Creador de la mente humana, ha transmitido Sus Escrituras de modo comprensible para el ser humano. Algunos enseñan que las Escrituras de Dios tienen un mensaje “espiritual” y “figurado” que es muy difícil de comprender. Pero si Dios inspiró Su palabra para que la humanidad lo conozca, entonces Sus palabras tienen que haber sido expresadas en términos que puedan ser entendidos por cualquier ser humano y Su Palabra debe poder leerse y estudiarse utilizando los mismos procedimientos que para otros textos humanos. Si toda la Biblia está escrita en forma figurada, entonces cualquiera podría interpretarla del modo que le parezca y decir que Dios “le reveló” el verdadero sentido del texto. De esta forma se han generado muchas divisiones entre cristianos y se ha generado un sinfín de doctrinas erróneas. Creemos que las Escrituras deben leerse como un relato histórico y literal siempre que sea posible y que todo mensaje “figurativo” debe estudiarse conforme a la forma de expresarse de las personas en la época que fue escrita. Como Dios es perfecto, Su revelación escrita no puede contener contradicciones, así que la interpretación correcta de un pasaje no puede jamás contradecir a otros textos de las Escrituras y ni mucho menos puede ir contra el mensaje general del Evangelio de Dios.

[3] Creemos que las Escrituras, cuando son correctamente interpretadas, constituyen lo que Dios desea que creamos y practiquemos, por lo cual, en lo que se refiere a la relación espiritual con Dios, nadie debería ponerse bajo la autoridad de ninguna persona o institución que lo lleve a creer o practicar algo distinto que lo claramente enseñado por la Biblia (cuando es correctamente interpretada y entendida). Creemos que la comprensión de la Biblia no sólo depende de leerla, estudiarla y considerarla, Dios debe dar la sabiduría para comprenderla, y esto lo hace cuando le oramos con una actitud humilde y de verdadero interés por conocerle (Pr. 2:1-7; Proverbios 2:1-7 (RVA)
|1| Hijo mío, si aceptas mis palabras y atesoras mis mandamientos dentro de ti,
|2| si prestas oído a la sabiduría e inclinas tu corazón al entendimiento,
|3| si invocas a la inteligencia y al entendimiento llamas a gritos,
|4| si como a la plata la buscas y la rebuscas como a tesoros escondidos,
|5| entonces entenderás el temor de Jehovah y hallarás el conocimiento de Dios.
|6| Porque Jehovah da la sabiduría, y de su boca provienen el conocimiento y el entendimiento.
|7| El atesora eficiente sabiduría para los rectos; es el escudo de los que caminan en integridad.
1 P. 5:5-6; 1 Pedro 5:5-6 (RVA)
|5| Asimismo vosotros, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y revestíos todos de humildad unos para con otros, porque: Dios resiste a los soberbios pero da gracia a los humildes.
|6| Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios para que él os exalte al debido tiempo.
Sal. 119:27, 34; Salmos 119:27-34 (RVA)
|27| Hazme entender el camino de tus ordenanzas, y meditaré en tus maravillas.
...
|34| Dame entendimiento, y guardaré tu ley; la observaré con todo el corazón.
Job 34:32), Job 34:32 (RVA)
Enséñame tú lo que yo no puedo ver; y si hice maldad, no lo volveré a hacer”?
también reconocemos que Dios muchas veces da entendimiento a través de personas que Él capacita para tal fin (Ro. 12:6-8; Rm 12:6-8 (RVA)
|6| De manera que tenemos dones que varían según la gracia que nos ha sido concedida: Si es de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;
|7| si es de servicio, en servir; el que enseña, úselo en la enseñanza;
|8| el que exhorta, en la exhortación; el que comparte, con liberalidad; el que preside, con diligencia; y el que hace misericordia, con alegría.
1 Co. 12:28-29; 1 Corintios 12:28-29 (RVA)
|28| A unos puso Dios en la iglesia, primero apóstoles, en segundo lugar profetas, en tercer lugar maestros; después los que hacen milagros, después los dones de sanidades, los que ayudan, los que administran, los que tienen diversidad de lenguas.
|29| ¿Acaso son todos apóstoles? ¿todos profetas? ¿todos maestros? ¿Acaso hacen todos milagros?
Ef. 4:11-13). Efesios 4:11-13 (RVA)
|11| Y él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros,
|12| a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,
|13| hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

Dios ha dado dones y talentos a diferentes personas con el fin de que éstas capaciten a otros en el sano entendimiento de las Escrituras y las ayuden a alcanzar madurez en el andar espiritual (1 Co. 12:28-29; 1 Corintios 12:28-29 (RVA)
|28| A unos puso Dios en la iglesia, primero apóstoles, en segundo lugar profetas, en tercer lugar maestros; después los que hacen milagros, después los dones de sanidades, los que ayudan, los que administran, los que tienen diversidad de lenguas.
|29| ¿Acaso son todos apóstoles? ¿todos profetas? ¿todos maestros? ¿Acaso hacen todos milagros?
Ef. 4:11-13), Efesios 4:11-13 (RVA)
|11| Y él mismo constituyó a unos apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, y a otros pastores y maestros,
|12| a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,
|13| hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, hasta ser un hombre de plena madurez, hasta la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.
sin embargo, éstos no deberían intentar manejar o controlar las conciencias y las acciones de las otras personas, sino sólo servir como guías de los indoctos. Nadie, por más que sea profundo conocedor de las Escrituras y esté sirviendo como líder en una congregación, debería promocionarse a sí mismo, o ser promocionado, como poseedor de toda la verdad y todo el conocimiento de las Escrituras (1 Co. 13:9).1 Corintios 13:9 (RVA)
Porque conocemos sólo en parte y en parte profetizamos;


[4] La palabra “evangelio” proviene de la palabra griega euaggelion, que significa “buena noticia, buena nueva, novedad agradable”.

[5] Al leer la Biblia, algunos piensan que hay varios evangelios, ya que se habla del “evangelio del reino” (Mt. 4:23); Mateo 4:23 (RVA)
Jesús recorría toda Galilea enseñando en las sinagogas de ellos, predicando el evangelio del reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.
“el evangelio de Jesucristo” (Mr. 1:1); Marcos 1:1 (RVA)
El principio del evangelio de Jesucristo, el Hijo de Dios.
“el evangelio de Jesús” (Hch. 17:18);Hechos 17:18 (RVA)
Y algunos de los filósofos epicúreos y estoicos disputaban con él. Unos decían: —¿Qué querrá decir este palabrero? Otros decían: —Parece ser predicador de divinidades extranjeras. Pues les anunciaba las buenas nuevas de Jesús y la resurrección.
“el evangelio de Dios” (Ro. 1:1); Romanos 1:1 (RVA)
Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado a ser apóstol; apartado para el evangelio de Dios,
“mi evangelio” (Ro. 2:16); Romanos 2:16 (RVA)
|16| en el día en que, conforme a mi evangelio, Dios juzgue los secretos de los hombres, por medio de Cristo Jesús.
“el evangelio de Cristo” (Ro. 15:18-19); Romanos 15:18-19 (RVA)
|18| Porque no me atrevería a hablar de nada que Cristo no haya hecho por medio de mí, para la obediencia de los gentiles, por palabra y obra,
|19| con poder de señales y prodigios, con el poder del Espíritu de Dios; de modo que desde Jerusalén hasta los alrededores del Ilírico lo he llenado todo con el evangelio de Cristo.
“el evangelio de la incircuncisión” (Gá. 2:7); Gálatas 2:7 (RVA)
|7| Más bien, al contrario, cuando vieron que me había sido confiado el evangelio para la incircuncisión igual que a Pedro para la circuncisión
“evangelio de la paz” (Ef. 6:15); Efesios 6:15 (RVA)
y calzados vuestros pies con la preparación para proclamar el evangelio de paz.
entre otros. Sin embargo, Pablo enseñó que sólo existe un evangelio (Gá. 1:6-9), Gálatas 1:6-9 (RVA)
|6| Estoy asombrado de que tan pronto os estéis apartando del que os llamó por la gracia de Cristo, para ir tras un evangelio diferente.
|7| No es que haya otro evangelio, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.
|8| Pero aun si nosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.
|9| Como ya lo hemos dicho, ahora mismo vuelvo a decir: Si alguien os está anunciando un evangelio contrario al que recibisteis, sea anatema.
por lo tanto, lo que vemos en las Escrituras no son diferentes evangelios, sino diversas formas de llamar a un mismo evangelio, las cuales se usan para enfatizar algún aspecto en particular de éste. Los libros de Mateo, Marcos, Lucas y Juan son comúnmente llamados “los cuatro evangelios”, pero, más correctamente debieran ser llamados “los cuatro relatos de la vida de Jesús en la tierra” o “los cuatro relatos de la predicación del evangelio hecha por Jesús”.


[6] Al decir “fe para salvación” nos referimos a una clase de fe que permite a una persona recibir de parte de Dios todo aquello que la completará y sanará. Entre otras cosas, la fe en el Evangelio de Dios produce sabiduría (Sal. 119:97-103; Salmos 119:97-103 (RVA)
|97| ¡Cuánto amo tu ley! Todo el día ella es mi meditación.
|98| Por tus mandamientos me has hecho más sabio que mis enemigos, porque para siempre son míos.
|99| He comprendido más que todos mis instructores, porque tus testimonios son mi meditación.
|100| He entendido más que los ancianos, porque he guardado tus ordenanzas.
|101| De todo mal camino contuve mis pies, para guardar tu palabra.
|102| No me aparté de tus juicios, porque tú me has enseñado.
|103| ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras, más que la miel en mi boca!
129-130; Salmos 119:129-130 (RVA)
|129| Maravillosos son tus testimonios; por eso los guarda mi alma.
|130| La exposición de tu palabra alumbra; hace entender a los ingenuos.
2 Ti. 3:14-15); 2 Timoteo 3:14-15 (RVA)
|14| Pero persiste tú en lo que has aprendido y te has persuadido, sabiendo de quienes lo has aprendido
|15| y que desde tu niñez has conocido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por medio de la fe que es en Cristo Jesús.
da alegría y gozo (Jer. 15:16), Jeremías 15:16 (RVA)
Fueron halladas tus palabras, y yo las comí. Tus palabras fueron para mí el gozo y la alegría de mi corazón; porque yo soy llamado por tu nombre, oh Jehovah Dios de los Ejércitos.
sana y libera (Pr. 3:21-22; Proverbios 3:21-22 (RVA)
|21| Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; guarda la iniciativa y la prudencia,
|22| y serán vida para tu alma y gracia para tu cuello.
4:20-22; Proverbios 4:20-22 (RVA)
|20| Hijo mío, pon atención a mis palabras; inclina tu oído a mis dichos.
|21| No se aparten de tus ojos; guárdalos en medio de tu corazón.
|22| Porque ellos son vida a los que los hallan, y medicina para todo su cuerpo.
Sal. 107:20); Salmos 107:20 (RVA)
Envió su palabra y los sanó; los libró de su ruina.
provee de paz, firmeza y seguridad (Pr. 3:21-26); Proverbios 3:21-26 (RVA)
|21| Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; guarda la iniciativa y la prudencia,
|22| y serán vida para tu alma y gracia para tu cuello.
|23| Entonces andarás confiadamente por tu camino, y tu pie no tropezará.
|24| Cuando te acuestes, no tendrás temor; más bien, te acostarás, y tu sueño será dulce.
|25| No tendrás temor del espanto repentino, ni de la ruina de los impíos, cuando llegue,
|26| porque Jehovah será tu confianza y él guardará tu pie de caer en la trampa.
produce fruto (Mt. 13:23; Mateo 13:23 (RVA)
Pero el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye la palabra y la entiende, el que de veras lleva fruto y produce, uno a ciento, otro a sesenta, y otro a treinta por uno.
Gá. 5:22-23; Gálatas 5:22-23 (RVA)
|22| Pero el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
|23| mansedumbre y dominio propio. Contra tales cosas no hay ley,
Col. 1:3-6); Colosenses 1:3-6 (RVA)
|3| Damos gracias a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, orando siempre por vosotros;
|4| porque hemos oído de vuestra fe en Cristo Jesús y del amor que tenéis por todos los santos,
|5| a causa de la esperanza reservada para vosotros en los cielos, de la cual habéis oído en la palabra de verdad del evangelio
|6| que ha llegado a vosotros. Y así como está llevando fruto y creciendo en todo el mundo, lo mismo sucede también entre vosotros desde el día en que oísteis y comprendisteis de veras la gracia de Dios;
provee a una persona con todo lo necesario para toda buena obra (2 Ti. 3:16-17).2 Timoteo 3:16-17 (RVA)
|16| Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para la enseñanza, para la reprensión, para la corrección, para la instrucción en justicia,
|17| a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente capacitado para toda buena obra.


[7] Al decir “Dios” nos referimos al Ser Supremo, Aquél que tiene poder por sobre todo otro ser existente y, por lo tanto, merece el respeto, gloria y adoración del resto de los seres existentes. Él se dio a conocer al pueblo de Israel con un nombre, que directamente transliterado desde el hebreo se leería:YHWH (o YHVH), al cual se le agregan las vocales que corresponden a la pronunciación. A nuestro mejor entender, esta pronunciación es Yahweh o Yahvéh, aunque reconocemos que algunos antiguos manuscritos hebreos y arameos sugieren otras posibles pronunciaciones como “YeHWaH”, “YHoWHa”, “YeHoWaH”, “YHWiH”, “YeHWiH”, “YeHoWiH”, o “YaHWaH”, de ahí que diferentes versiones de la Biblia tengan distintos nombres para Dios. No creemos que la correcta pronunciación de Su nombre realmente interfiera en la relación con Él, por lo que, aunque tratamos de ser precisos, no nos preocupa demasiado cómo era la pronunciación correcta como para armar demasiado debate al respecto. Algunos judíos, maestros de la ley, malentendieron el mandamiento que Dios dio a Israel de no tomar el nombre de Dios en vano (Éx. 20:7) Éxodo 20:7 (RVA)
“No tomarás en vano el nombre de Jehovah tu Dios, porque Jehovah no dará por inocente al que tome su nombre en vano.
y, en un exceso de “prudencia” decidieron jamás mencionar el nombre de Dios, cambiando el hombre YHWH por la palabra hebrea Adonai (“Señor”) o Elohim (“Dios”). En la antigua traducción al griego que se hizo del texto hebreo (Septuaginta) se ha cambiado también el nombre de Dios por la palabra kurios: “Señor”, es por eso que varias versiones de la Biblia, basando sus traducciones en este texto, tienen la palabra “Señor” en lugar del nombre YHWH. Lo importante de todo esto es que el nombre Yahweh significa, literalmente “El que llegará a ser”, o “el que será”. Cuando Dios reveló Su nombre a Moisés, él le dijo a Moisés: “…YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros…” (Éx. 3:13-14) Éxodo 3:13-14 (RVA)
|13| Moisés dijo a Dios: —Supongamos que yo voy a los hijos de Israel y les digo: “El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros.” Si ellos me preguntan: “¿Cuál es su nombre?,” ¿qué les responderé?
|14| Dios dijo a Moisés: —YO SOY EL QUE SOY. —Y añadió—: Así dirás a los hijos de Israel: “YO SOY me ha enviado a vosotros.”
Mejor traducido, el pasaje debiera leerse como “Yo seré el que sea” o “Yo llegaré a ser el que llegue a ser”. En su sentido idiomático, da la idea de: “Yo seré Quien desee ser” o “Yo seré Quien sea necesario que sea”. Por lo tanto, entendemos que Dios no reveló Su nombre como una forma estricta de pronunciación para invocarlo, sino como una forma de dar a entender al ser humano de que Él puede ser todo lo que el ser humano necesita que sea: Creador, Salvador, Sanador, Protector, Dador de bienes, etc.


[8] A diferencia de otros cristianos, no creemos que Dios sea un Dios “tres en uno”, siendo al mismo tiempo “Padre”, “Hijo” y “Espíritu Santo”. Creemos que “el Espíritu Santo” es un título para Dios y que Jesús, es Hijo de Dios y no “Dios hecho carne”.

[9] En la Biblia la palabra “Espíritu” es la traducción de la palabra hebrea ruaj y la palabra griega pneuma, que significan “fuerza invisible” o “aire en movimiento”. Al decir que Dios es Espíritu, se refiere a que Él es un ser poderoso e invisible y no tiene un cuerpo físico, de carne.

[10] Creemos que Él es el Rey supremo del Universo, aunque ahora mismo no está ejerciendo en plenitud Su reinado sobre la Tierra, porque ha delegado al ser humano la autoridad sobre ésta hasta que establezca Su gobierno sobre la Tierra y haga que todo se sujete a Él (1 Co. 15:28). 1 Corintios 15:28 (RVA)
Pero cuando aquél le ponga en sujeción todas las cosas, entonces el Hijo mismo también será sujeto al que le sujetó todas las cosas, para que Dios sea el todo en todos.
Aun así, aunque en la actualidad los hombres y de los espíritus tienen autoridad de decidir y actuar según su libre albedrío, este libre albedrío tiene límites establecido por Dios, que nadie puede transgredir sin recibir consecuencias, lo cual indica la presencia activa y vigente de Su poder soberano.


[11] Al decir que “Dios es amor”, creemos que se refiere a que Dios, es en esencia un Dios amoroso y de Él no pueden proceder actos carentes de amor. Decimos que es “perfecto amor”, porque Su manera de amar y actuar no son conforme a estándares humanos, Él es quien posee el verdadero amor. Las Escrituras nos revelan parte de la naturaleza de este amor, el cual comprende tanto Su obra de perfeccionamiento para con los que le buscan y aman como Su ira y destrucción sobre el que hace maldad y se rehúsa a creerle y aceptar Su salvación (Ro. 1:18), Romanos 1:18 (RVA)
Pues la ira de Dios se manifiesta desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que con injusticia detienen la verdad.
por eso, incluso sus juicios y condenas son hechas con amor y de Su amor parten todos Sus atributos, como la gracia, la misericordia y el perdón (Éx. 34:6-7; Éxodo 34:6-7 (RVA)
|6| Jehovah pasó frente a Moisés y proclamó: —¡Jehovah, Jehovah, Dios compasivo y clemente, lento para la ira y grande en misericordia y verdad,
|7| que conserva su misericordia por mil generaciones, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado; pero que de ninguna manera dará por inocente al culpable; que castiga la maldad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, sobre la tercera y sobre la cuarta generación!
Sal. 86:15; Salmos 86:15 (RVA)
Pero tú, oh Señor, Dios compasivo y clemente, lento para la ira y grande en misericordia y verdad,
2 Co. 13:11; 2 Corintios 13:11 (RVA)
En cuanto a lo demás, hermanos, regocijaos. Sed maduros; sed confortados; sed de un mismo sentir. Vivid en paz, y el Dios de paz y de amor estará con vosotros.
Ef. 2:4-5).Efesios 2:4-5 (RVA)
|4| Pero Dios, quien es rico en misericordia, a causa de su gran amor con que nos amó,
|5| aun estando nosotros muertos en delitos, nos dio vida juntamente con Cristo. ¡Por gracia sois salvos!


[12] Algunos otros nombres y títulos dados al Enemigo de Dios son “Acusador de los hermanos” (Ap. 12:10); Apocalipsis 12:10 (RVA)
Oí una gran voz en el cielo que decía: “¡Ahora ha llegado la salvación y el poder y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo! Porque ha sido arrojado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios.
“Adversario” (1 Pe. 5:8, 1 Pedro 5:8 (RVA)
Sed sobrios y velad. Vuestro adversario, el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quién devorar.
aquí la palabra griega significa “oponente legal,” “acusador”); “Destructor” (1 Co. 10:10, 1 Corintios 10:10 (RVA)
Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron y perecieron por el destructor.
hebreo “Apolión” en Ap. 9:11); Apocalipsis 9:11 (RVA)
Tienen sobre sí un rey, el ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego tiene por nombre Apolión.
“Beelzebú” y “príncipe de los demonios” (Mt. 12:24; Mateo 12:24 (RVA)
Pero al oírlo, los fariseos dijeron: —Este no echa fuera los demonios sino por Beelzebul, el príncipe de los demonios.
Lc. 11:15; Lucas 11:15 (RVA)
pero algunos de ellos dijeron: —Por Beelzebul, el príncipe de los demonios, echa fuera a los demonios.
Mr. 3:22); Marcos 3:22 (RVA)
Los escribas que habían descendido de Jerusalén decían que estaba poseído por Beelzebul y que mediante el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios.
“Belial” (2 Co. 6:15); 2 Corintios 6:15 (RVA)
¿Qué armonía hay entre Cristo y Belial? ¿Qué parte tiene el creyente con el no creyente?
“Engañador” (Ap. 12:9; Apocalipsis 12:9 (RVA)
Y fue arrojado el gran dragón, la serpiente antigua que se llama diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo. Fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados junto con él.
20:3); Apocalipsis 20:3 (RVA)
Lo arrojó al abismo y lo cerró, y lo selló sobre él para que no engañase más a las naciones, hasta que se cumpliesen los mil años. Después de esto, es necesario que sea desatado por un poco de tiempo.
“el Maligno” (1 Jn. 5:19); 1 Juan 5:19 (RVA)
Sabemos que somos de Dios y que el mundo entero está bajo el maligno.
“el dios de este mundo” (2 Co. 4:4); 2 Corintios 4:4 (RVA)
Pues el dios de esta edad presente ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no les ilumine el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, quien es la imagen de Dios.
“homicida,” “mentiroso” y “padre de mentira” (Jn. 8:44); Juan 8:44 (RVA)
Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y queréis satisfacer los deseos de vuestro padre. El era homicida desde el principio y no se basaba en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de lo suyo propio habla, porque es mentiroso y padre de mentira.
“Príncipe de este mundo” (Jn. 12:31; Juan 12:31 (RVA)
Ahora es el juicio de este mundo. Ahora será echado fuera el príncipe de este mundo.
14:30; Juan 14:30 (RVA)
Ya no hablaré mucho con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo y él no tiene nada en mí.
16:11); Juan 16:11 (RVA)
y en cuanto a juicio, porque el príncipe de este mundo ha sido juzgado.
“príncipe de la potestad del aire” (Ef. 2:2); Efesios 2:2 (RVA)
en los cuales anduvisteis en otro tiempo, conforme a la corriente de este mundo y al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora actúa en los hijos de desobediencia.
“el tentador” (Mt. 4:3; Mateo 4:3 (RVA)
El tentador se acercó y le dijo: —Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.
1 Ts. 3:5).1 Tesalonicenses 3:5 (RVA)
Por esta razón, como yo tampoco pude soportarlo más, le envié para informarme de vuestra fe, no sea que os haya tentado el tentador y que nuestro gran esfuerzo haya sido en vano.


[13] Nosotros no creemos en la “doctrina de la predestinación”, la cual propone que todo lo que sucede en la creación ya fue “escrito” por Dios y nada puede ser cambiado, por lo cual todos los seres creados son tan sólo actores de una “película” ya escrita por Dios. Esta doctrina no es compatible con la enseñanza bíblica del libre albedrío, porque si nuestras vidas ya están escritas, entonces nuestras decisiones no serían verdaderas decisiones.

[14] La palabra “pecado”, en la Biblia, es la traducción de la palabra griega hamartia, que primariamente significa “fallar a la marca”, y denota todo aquello que no está perfectamente de acuerdo con la voluntad de Dios.

[15] La palabra “salvación” es la traducción de la palabra griega sötëria, que según el contexto puede significar: “salvación, liberación, restauración, posición en la que se está preservado del daño o pérdida”. La palabra “salvación”, entonces, nos transmite el sentido de ser restaurados, liberados del mal y ser puestos en un lugar seguro, a salvo cualquier daño. En las Escrituras, la palabra “salvación” debe entenderse según la situación enunciada en el contexto. Aquí, cuando hablamos de la “salvación del ser humano”, nos referimos a la restauración final del ser humano, la cual sucederá en el futuro, momento en que Dios restaurará a las personas que han creído, haciéndolas completas, sanas y poniéndolas a resguardo de toda clase de mal en una nueva Tierra y nuevo cielo, donde mora la justicia (Ap. 21:1-5; Apocalipsis 21:1-5 (RVA)
|1| Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existe más.
|2| Y yo vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén que descendía del cielo de parte de Dios, preparada como una novia adornada para su esposo.
|3| Oí una gran voz que procedía del trono diciendo: “He aquí el tabernáculo de Dios está con los hombres, y él habitará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
|4| Y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos. No habrá más muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas ya pasaron.”
|5| El que estaba sentado en el trono dijo: “He aquí yo hago nuevas todas las cosas.” Y dijo: “Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas.”
2 Pe. 3:13).2 Pedro 3:13 (RVA)
Según las promesas de Dios esperamos cielos nuevos y tierra nueva en los cuales mora la justicia.


[16] Tanto la palabra “Mesías” como “Cristo” significan “Ungido”, la primera deriva del hebreo y la segunda del griego. Antiguamente se ungía a las personas especiales con aceite, esto se lo hacía cuando la persona estaba designada para una función especial. Era frecuente ungir a sacerdotes (Éx. 29:7; Éxodo 29:7 (RVA)
Luego tomarás el aceite de la unción y lo derramarás sobre su cabeza; así lo ungirás.
Lv. 8:12) Levítico 8:12 (RVA)
Luego derramó parte del aceite de la unción sobre la cabeza de Aarón, y lo ungió para consagrarlo.
y reyes (1 S. 10:1; 1 Samuel 10:1 (RVA)
Entonces Samuel tomó un frasco de aceite, lo derramó sobre la cabeza de Saúl y le besó diciéndole: —¿No te ha ungido Jehovah como el soberano de su heredad?
15:17; 1 Samuel 15:17 (RVA)
Samuel dijo: —Aunque eras insignificante ante tus propios ojos, ¿no fuiste hecho cabeza de las tribus de Israel? ¿No te ha ungido Jehovah como rey sobre Israel?
1 R. 1:45). 1 Reyes 1:45 (RVA)
El sacerdote Sadoc y el profeta Natán lo han ungido rey en Guijón. De allá han subido con gran regocijo, y la ciudad está llena de bullicio. Este es el alboroto que habéis oído.


[17] El nombre “Jesús” es una transliteración del nombre griego “Iesous”, esta es la forma en que él es nombrado en los escritos griegos de la Biblia. Sin embargo, como él era de familia judía, su nombre original fue un nombre hebreo. Según lo que han investigado los eruditos, su nombre original muy probablemente era Yehoshua, o su forma abreviada Yeshua, ambos nombres significan “YHWH es salvación” o “El que salva”, y son el mismo nombre que normalmente se traduce “Josué” en la mayoría de las versiones de la Biblia al español. Aunque el nombre “Yeshua” sería más exacto, optamos aquí por llamarlo “Jesús” por ser el nombre con el que es conocido por la mayoría de las personas de habla hispana y no creemos que la variación en la pronunciación de su nombre pueda en alguna forma alterar la relación con Él.

[18] Algunos cristianos creen y enseñan que Jesús estuvo vivo en forma espiritual antes de nacer. Nosotros creemos que el nacimiento en el vientre de María fue el origen de Jesús y que él, aunque estaba en los planes de Dios, no existía antes de que Dios hiciera concebir a María.

[19] Antiguamente Dios había dispuesto que Su pueblo debía ofrecer sacrificios de animales para perdón de los pecados (Éx. 12; Éxodo 12:1-51 (RVA)
|1| Jehovah habló a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo:
|2| —Este mes os será el principio de los meses; será para vosotros el primero de los meses del año.
|3| Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo que el 10 de este mes cada uno tome para sí un cordero en cada casa paterna, un cordero por familia.
|4| Si la familia es demasiado pequeña como para comer el cordero, entonces lo compartirán él y su vecino de la casa inmediata, de acuerdo con el número de las personas. Según la cantidad que ha de comer cada uno, repartiréis el cordero.
|5| El cordero será sin defecto, macho de un año; tomaréis un cordero o un cabrito.
|6| Lo habréis de guardar hasta el día 14 de este mes, cuando lo degollará toda la congregación del pueblo de Israel al atardecer.
|7| Tomarán parte de la sangre y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las puertas de las casas en donde lo han de comer.
|8| Aquella misma noche comerán la carne, asada al fuego. La comerán con panes sin levadura y con hierbas amargas.
|9| No comeréis del cordero nada crudo, ni cocido en agua; sino asado al fuego, con su cabeza, sus piernas y sus entrañas.
|10| Nada dejaréis de él hasta la mañana. Lo que quede hasta la mañana habréis de quemarlo en el fuego.
|11| Así lo habréis de comer: con vuestros cintos ceñidos, puestas las sandalias en vuestros pies y con vuestro bastón en la mano. Lo comeréis apresuradamente; es la Pascua de Jehovah.
|12| La misma noche yo pasaré por la tierra de Egipto y heriré de muerte a todo primogénito en la tierra de Egipto, tanto de los hombres como del ganado. Así ejecutaré actos justicieros contra todos los dioses de Egipto. Yo, Jehovah.
|13| La sangre os servirá de señal en las casas donde estéis. Yo veré la sangre y en cuanto a vosotros pasaré de largo y cuando castigue la tierra de Egipto, no habrá en vosotros ninguna plaga para destruiros.
|14| Habréis de conmemorar este día. Lo habréis de celebrar como fiesta a Jehovah a través de vuestras generaciones. Lo celebraréis como estatuto perpetuo.
|15| Siete días comeréis panes sin levadura. El primer día quitaréis de vuestras casas la levadura, porque cualquiera que coma algo con levadura desde el primer día hasta el séptimo, esa persona será excluida de Israel.
|16| El primer día habrá asamblea sagrada. También en el séptimo día habrá asamblea sagrada. Ningún trabajo haréis en ellos, excepto la preparación de lo que cada uno haya de comer. Sólo eso podréis hacer.
|17| Guardaréis la fiesta de los panes sin levadura, porque en este mismo día habré sacado vuestros ejércitos de la tierra de Egipto. Por tanto, guardaréis este día como estatuto perpetuo a través de vuestras generaciones.
|18| Comeréis los panes sin levadura en el mes primero, desde el día 14 del mes al atardecer, hasta el día 21 del mes al atardecer.
|19| Durante siete días no se hallará en vuestras casas nada que tenga levadura. Cualquiera que coma algo con levadura, sea forastero o natural de la tierra, esa persona será excluida de la congregación de Israel.
|20| No comeréis ninguna cosa con levadura. En todo lugar donde habitéis comeréis panes sin levadura.
|21| Moisés convocó a todos los ancianos de Israel y les dijo: —Sacad y tomad del rebaño para vuestras familias, y sacrificad el cordero pascual.
|22| Tomad luego un manojo de hisopo y empapadlo en la sangre que está en la vasija, y untad el dintel y los postes de la puerta con la parte de la sangre que está en la vasija. Ninguno de vosotros salga de la puerta de su casa hasta la mañana.
|23| Porque Jehovah pasará matando a los egipcios, y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará de largo aquella puerta y no dejará entrar en vuestras casas al destructor para matar.
|24| Guardaréis estas palabras como ley para vosotros y para vuestros hijos, para siempre.
|25| Cuando hayáis entrado en la tierra que Jehovah os dará, como lo prometió, guardaréis este rito.
|26| Y cuando os pregunten vuestros hijos: “¿Qué significa este rito para vosotros?,”
|27| vosotros les responderéis: “Este es el sacrificio de la Pascua de Jehovah, quien pasó de largo las casas de los hijos de Israel cuando mató a los egipcios y libró nuestras casas.” Entonces el pueblo se inclinó y adoró.
|28| Los hijos de Israel fueron y lo hicieron; como Jehovah había mandado a Moisés y a Aarón, así lo hicieron.
|29| Aconteció que a la medianoche Jehovah mató a todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito del faraón que se sentaba en el trono, hasta el primogénito del preso que estaba en la mazmorra, y todo primerizo del ganado.
|30| Aquella noche se levantaron el faraón, todos sus servidores y todos los egipcios, pues había un gran clamor en Egipto, porque no había casa donde no hubiese un muerto.
|31| Entonces hizo llamar a Moisés y a Aarón de noche, y les dijo: —¡Levantaos y salid de en medio de mi pueblo, vosotros y los hijos de Israel! Id y servid a Jehovah, como habéis dicho.
|32| Tomad también vuestras ovejas y vuestras vacas, como habéis dicho, e idos. Y bendecidme a mí también.
|33| Los egipcios apremiaban al pueblo, apresurándose a echarlos del país, porque decían: —¡Todos seremos muertos!
|34| La gente llevaba sobre sus hombros la masa que aún no tenía levadura y sus artesas envueltas en sus mantos.
|35| Los hijos de Israel hicieron también conforme al mandato de Moisés, y pidieron a los egipcios objetos de plata, objetos de oro y vestidos.
|36| Jehovah dio gracia al pueblo ante los ojos de los egipcios, quienes les dieron lo que pidieron. Así despojaron a los egipcios.
|37| Partieron, pues, los hijos de Israel de Ramesés a Sucot, unos 600.000 hombres de a pie, sin contar los niños.
|38| También fue con ellos una gran multitud de toda clase de gente, y sus ovejas y ganado en gran número.
|39| De la masa que habían sacado de Egipto, cocieron panes sin leudar, porque no le habían puesto levadura; ya que cuando fueron echados de Egipto, no pudieron detenerse ni para preparar comida.
|40| El tiempo que los hijos de Israel habitaron en Egipto fue de 430 años.
|41| Pasados los 430 años, en el mismo día salieron de la tierra de Egipto todos los escuadrones de Jehovah.
|42| Esta es noche de guardar en honor de Jehovah, por haberlos sacado de la tierra de Egipto. Todos los hijos de Israel, a través de sus generaciones, deben guardar esta noche en honor de Jehovah.
|43| Jehovah dijo a Moisés y a Aarón: —Este es el estatuto acerca de la Pascua: Ningún extranjero comerá de ella.
|44| Pero todo esclavo que alguien haya comprado por dinero comerá de ella después que lo hayas circuncidado.
|45| El que es extranjero y mercenario no la comerá.
|46| Será comida en una casa; no llevarás de aquella carne fuera de la casa. Tampoco quebraréis ninguno de sus huesos.
|47| Toda la congregación de Israel la celebrará.
|48| Si algún extranjero que reside entre vosotros quisiera celebrar la Pascua de Jehovah, que sea circuncidado todo varón de su familia. Entonces podrá celebrarla, y será como el natural de la tierra. Pero ningún incircunciso comerá de ella.
|49| La misma ley será para el natural y para el extranjero que viva entre vosotros.
|50| Así lo hicieron todos los hijos de Israel. Tal como lo mandó Jehovah a Moisés y a Aarón, así lo hicieron.
|51| Y sucedió que aquel mismo día Jehovah sacó de la tierra de Egipto a los hijos de Israel, por sus ejércitos.
Lv. 4). Levítico 4:1-35 (RVA)
|1| Jehovah habló a Moisés diciendo:
|2| “Habla a los hijos de Israel y diles que cuando alguna persona peque por inadvertencia contra alguno de los mandamientos de Jehovah respecto a cosas que no se deben hacer, y hace alguna de ellas;
|3| si el que peca es el sacerdote ungido, lo cual resulta en culpabilidad para el pueblo, él ofrecerá a Jehovah un novillo sin defecto, como sacrificio por el pecado, por su pecado cometido.
|4| Traerá el novillo a la entrada del tabernáculo de reunión delante de Jehovah, pondrá su mano sobre la cabeza del novillo y lo degollará delante de Jehovah.
|5| Después el sacerdote ungido tomará parte de la sangre del novillo y la llevará al tabernáculo de reunión.
|6| Y mojando su dedo en la sangre, rociará siete veces delante de Jehovah, hacia el velo del santuario.
|7| Luego el sacerdote pondrá parte de la sangre sobre los cuernos del altar del incienso aromático, que está delante de Jehovah en el tabernáculo de reunión, y derramará el resto de la sangre del novillo al pie del altar del holocausto que está a la entrada del tabernáculo de reunión.
|8| Tomará del novillo del sacrificio por el pecado todo el sebo, el sebo que cubre las vísceras y todo el sebo que está sobre las vísceras,
|9| los dos riñones con el sebo que está sobre ellos, junto a los costados; y con los riñones extraerá el sebo que cubre el hígado,
|10| de la manera que se los quita del novillo del sacrificio de paz. Luego el sacerdote los hará arder sobre el altar del holocausto.
|11| Pero la piel del novillo y toda su carne, con su cabeza, sus piernas, sus vísceras y su estiércol
|12| —el novillo entero— los sacará fuera del campamento a un lugar purificado, donde se echan las cenizas, y los quemará en el fuego sobre la leña. Será quemado en el lugar donde se echan las cenizas.
|13| “Si toda la asamblea de Israel peca por inadvertencia, siendo el asunto ignorado por la congregación, y transgrede alguno de los mandamientos de Jehovah respecto a cosas que no se deben hacer, son culpables.
|14| Luego que tengan conocimiento del pecado que cometieron, la congregación ofrecerá un novillo como sacrificio por el pecado y lo traerán delante del tabernáculo de reunión.
|15| Los ancianos de la congregación pondrán sus manos sobre la cabeza del novillo delante de Jehovah, y degollarán el novillo delante de Jehovah.
|16| El sacerdote ungido llevará al tabernáculo de reunión parte de la sangre del novillo;
|17| y mojando su dedo en la sangre, el sacerdote rociará siete veces delante de Jehovah, hacia el velo.
|18| También pondrá parte de la sangre sobre los cuernos del altar que está delante de Jehovah en el tabernáculo de reunión. Derramará el resto de la sangre al pie del altar del holocausto, que está a la entrada del tabernáculo de reunión.
|19| Después le quitará todo el sebo y lo hará arder sobre el altar.
|20| Hará con este novillo como hizo con el novillo del sacrificio por el pecado; lo mismo hará con él. Así el sacerdote hará expiación por ellos, y serán perdonados.
|21| Después sacará el novillo fuera del campamento y lo quemará, como quemó el primer novillo. Este es el sacrificio por el pecado de la congregación.
|22| “Si un dirigente peca y transgrede por inadvertencia alguno de los mandamientos de Jehovah su Dios respecto a cosas que no se deben hacer, es culpable.
|23| Luego que se le haga conocer el pecado que cometió, presentará como su ofrenda un macho cabrío sin defecto.
|24| Pondrá su mano sobre la cabeza del macho cabrío, y lo degollará en el lugar donde se degüella el holocausto, delante de Jehovah. Este es el sacrificio por el pecado.
|25| El sacerdote tomará con su dedo parte de la sangre de la víctima por el pecado, la pondrá sobre los cuernos del altar del holocausto y derramará el resto de la sangre al pie del altar del holocausto.
|26| Quemará todo el sebo sobre el altar, como se hace con el sebo del sacrificio de paz. Así el sacerdote hará expiación por él, por su pecado, y será perdonado.
|27| “Si alguno del pueblo de la tierra peca por inadvertencia, transgrediendo alguno de los mandamientos de Jehovah respecto a cosas que no se deben hacer, es culpable.
|28| Luego que se le haga conocer el pecado que cometió, presentará como su sacrificio por su pecado cometido una cabra, una hembra sin defecto.
|29| Pondrá su mano sobre la cabeza de la víctima por el pecado y la degollará en el lugar del holocausto.
|30| El sacerdote tomará con su dedo parte de la sangre, la pondrá sobre los cuernos del altar del holocausto y derramará el resto de la sangre al pie del altar.
|31| Después le extraerá todo el sebo, como extrajo el sebo del sacrificio de paz, y el sacerdote lo hará arder sobre el altar como grato olor a Jehovah. Así el sacerdote hará expiación por él, y será perdonado.
|32| Si trae una oveja como su sacrificio por el pecado, traerá una hembra sin defecto.
|33| Pondrá su mano sobre la cabeza de la víctima por el pecado y la degollará como sacrificio por el pecado en el lugar donde se degüella el holocausto.
|34| Después el sacerdote tomará con su dedo parte de la sangre de la víctima por el pecado, la pondrá sobre los cuernos del altar del holocausto y derramará el resto de la sangre al pie del altar.
|35| Le extraerá todo el sebo, como extrajo el sebo del cordero del sacrificio de paz, y el sacerdote lo hará arder encima del altar sobre las ofrendas quemadas para Jehovah. Así el sacerdote hará expiación por él, por su pecado cometido, y será perdonado.
Jesús es llamado “el cordero de Dios”, porque es un sacrificio ofrecido por Dios mismo, como pago definitivo por los pecados de la humanidad (Jn. 1:21; Juan 1:21 (RVA)
Y le preguntaron: —¿Qué, pues? ¿Eres tú Elías? Y dijo: —No lo soy. —¿Eres tú el profeta? Y respondió: —No.
He. 9:11-14).Hebreos 9:11-14 (RVA)
|11| Pero estando ya presente Cristo, el sumo sacerdote de los bienes que han venido, por medio del más amplio y perfecto tabernáculo no hecho de manos, es decir, no de esta creación,
|12| entró una vez para siempre en el lugar santísimo, logrando así eterna redención, ya no mediante sangre de machos cabríos ni de becerros, sino mediante su propia sangre.
|13| Porque si la sangre de machos cabríos y de toros, y la ceniza de la vaquilla rociada sobre los impuros, santifican para la purificación del cuerpo,
|14| ¡cuánto más la sangre de Cristo, quien mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará nuestras conciencias de las obras muertas para servir al Dios vivo!


[20] Las Escrituras nos dicen que el ser humano, por estar corrompido a causa de la caída de Adán y Eva, nace con una mentalidad corrompida, de la cual surgen deseos de pecar (Ro. 5:12; Romanos 5:12 (RVA)
|12| Por esta razón, así como el pecado entró en el mundo por medio de un solo hombre y la muerte por medio del pecado, así también la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.
7:14-23; Romanos 7:14-23 (RVA)
|14| Porque sabemos que la ley es espiritual; pero yo soy carnal, vendido a la sujeción del pecado.
|15| Porque lo que hago, no lo entiendo, pues no practico lo que quiero; al contrario, lo que aborrezco, eso hago.
|16| Y ya que hago lo que no quiero, concuerdo con que la ley es buena.
|17| De manera que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que mora en mí.
|18| Yo sé que en mí, a saber, en mi carne, no mora el bien. Porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.
|19| Porque no hago el bien que quiero; sino al contrario, el mal que no quiero, eso practico.
|20| Y si hago lo que yo no quiero, ya no lo llevo a cabo yo, sino el pecado que mora en mí.
|21| Por lo tanto, hallo esta ley: Aunque quiero hacer el bien, el mal está presente en mí.
|22| Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios;
|23| pero veo en mis miembros una ley diferente que combate contra la ley de mi mente y me encadena con la ley del pecado que está en mis miembros.
Gá. 5:17). Gálatas 5:17 (RVA)
Porque la carne desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu lo que es contrario a la carne. Ambos se oponen mutuamente, para que no hagáis lo que quisierais.
Adán no tenía esta mentalidad corrompida, por lo cual creemos que tampoco la tuvo Jesús, él podía ser tentado desde su exterior, pero no desde su interior, como nosotros.


[21] A diferencia de lo que creen muchos cristianos, nosotros no creemos que Jesús es “Dios hecho carne”, ni tampoco la encarnación de un ángel o espíritu, sino que fue un ser humano de carne concebido en el vientre de María por obra de Dios.

[22] Por medio de sus palabras y acciones podemos comprender más acabadamente el amor de Dios, Quien desea dar vida, sanidad, liberación, misericordia, y justicia a la humanidad; y también, por medio de Jesús, podemos ver con más claridad que la muerte, la enfermedad, la tentación y todos los males de la creación provienen del Adversario, el Diablo y sus malignos seguidores, a quien Jesucristo puso en evidencia públicamente, y a quién también venció (Jn. 10:10; Juan 10:10 (RV-1960)
|10| El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
Col. 2:15).Colosenses 2:15 (RVA)
También despojó a los principados y autoridades, y los exhibió como espectáculo público, habiendo triunfado sobre ellos en la cruz.


[23] La palabra “diestra” es una expresión que se usa para expresar “la mano de bendición”. Por eso, al decir que Jesús está “a la diestra” de Dios, no significa que él esté sentado e inactivo a la derecha del trono de Dios, lo que se quiere dar a entender es que Jesús está en la posición de máxima bendición de Dios, siendo el segundo después de Dios.

[24] La Biblia refiere al conjunto total de cristianos como un “Cuerpo” (1 Co. 12:12), 1 Corintios 12:12 (RVA)
|12| Porque de la manera que el cuerpo es uno solo y tiene muchos miembros, y que todos los miembros del cuerpo, aunque son muchos, son un solo cuerpo, así también es Cristo.
lo cual es una forma figurada de dar a entender que la voluntad de Dios es que Sus hijos se unan y trabajen juntos, en una relación de interdependencia que recibe sus órdenes de Jesucristo, que es la “cabeza” de este Cuerpo” (Ro. 12:4-8).Rm 12:4-8 (RVA)
|4| Porque de la manera que en un solo cuerpo tenemos muchos miembros, pero todos los miembros no tienen la misma función;
|5| así nosotros, siendo muchos, somos un solo cuerpo en Cristo, pero todos somos miembros los unos de los otros.
|6| De manera que tenemos dones que varían según la gracia que nos ha sido concedida: Si es de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;
|7| si es de servicio, en servir; el que enseña, úselo en la enseñanza;
|8| el que exhorta, en la exhortación; el que comparte, con liberalidad; el que preside, con diligencia; y el que hace misericordia, con alegría.


[25] Aunque hoy en día se llama “iglesia” a un edificio en donde se reúnen un grupo de personas, con fines religiosos, la palabra “iglesia”, en la Biblia, significa otra cosa. En la Biblia, la palabra “iglesia” es la traducción de la palabra griega ekklesia, que significa “asamblea, congregación” y refiere a un grupo de personas reunidas con un propósito en común. La Biblia llama “iglesia” al conjunto total de personas que han hecho a Jesús Señor (los “hijos de Dios”), pero también llama “iglesia” a un grupo de personas reunidas en un lugar determinado con el fin de adorar y servir a Dios, o de edificar la relación con Él. Por lo tanto, nosotros llamamos “Iglesia” (con inicial mayúscula) al conjunto total de creyentes cristianos, y llamamos “iglesia” al grupo de creyentes que se reúne en un lugar determinado.

[26] Justificación” es la acción y efecto de ser tratados como justos por Dios. En otras palabras, consiste en que Dios da a una persona aquello que ésta merecería si fuera perfectamente justa. La ley de Dios daba los requisitos para que una persona llegue a ser considerada “justa” (Ro. 2:13). Romanos 2:13 (RVA)
|13| Porque no son los oidores de la ley los que son justos delante de Dios, sino que los hacedores de la ley serán justificados.
El “pago” recibido por cumplir perfectamente la ley de Dios es la vida perpetua en Su futuro reino (Pr. 2:21; Proverbios 2:21-22 (RVA)
|21| Porque los rectos habitarán la tierra, y los íntegros permanecerán en ella.
|22| Pero los impíos serán exterminados de la tierra, y los traicioneros serán desarraigados de ella.
Is. 65:9; Isaías 65:9 (RVA)
Sacaré de Jacob descendencia; y de Judá, al heredero de mis montes. Entonces mis escogidos poseerán la tierra como heredad, y mis siervos habitarán allí.
Ro. 2:6-7). Romanos 2:6-7 (RVA)
|6| El recompensará a cada uno conforme a sus obras:
|7| vida eterna a los que por su perseverancia en las buenas obras buscan gloria, honra e incorrupción;
Sin embargo, nadie podía cumplir todos los requisitos de Dios para ser “justo” (Ro. 3:19-20) Romanos 3:19-20 (RVA)
|19| Pero sabemos que todo lo que dice la ley, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre, y todo el mundo esté bajo juicio ante Dios.
|20| Porque por las obras de la ley nadie será justificado delante de él; pues por medio de la ley viene el reconocimiento del pecado.
y, por eso, todos son merecedores de muerte (Ro. 6:23). Romanos 6:23 (RVA)
Porque la paga del pecado es muerte; pero el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro.
Por medio de Jesús, Dios ha logrado que las personas puedan recibir la vida perpetua en la era futura sin tener que cumplir toda la ley, sino sólo creyendo en Jesús como Señor (Ro. 3:21-26; Romanos 3:21-26 (RVA)
|21| Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios atestiguada por la Ley y los Profetas.
|22| Esta es la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo para todos los que creen. Pues no hay distinción;
|23| porque todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios,
|24| siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.
|25| Como demostración de su justicia, Dios le ha puesto a él como expiación por la fe en su sangre, a causa del perdón de los pecados pasados, en la paciencia de Dios,
|26| con el propósito de manifestar su justicia en el tiempo presente; para que él sea justo y a la vez justificador del que tiene fe en Jesús.
4:25). Romanos 4:25 (RVA)
quien fue entregado por causa de nuestras transgresiones y resucitado para nuestra justificación.
Entonces, la “justificación por fe” consiste en recibir por fe algo que sólo se podría haber obtenido con el perfecto cumplimiento de la ley. No es que Dios nos “convierte” en justos, sino que, por el sacrificio de Cristo, somos “tratados como justos”.


[27] Ver nota 15.

[28] La palabra “fe” puede resultar confusa si no se comprende adecuadamente. La primera acepción de “fe” en un diccionario popular es: “Creencia en algo sin necesidad de que haya sido confirmado por la experiencia o la razón, o demostrado por la ciencia…” (Diccionario Espasa Calpe, S.A.). Esta definición no representa adecuadamente el antiguo sentido de la palabra “fe”. Además, por la mezcla entre el cristianismo y las creencias místicas orientales, muchas personas piensan en la “fe” como un poder de la mente, capaz de producir resultados por sí misma, esto está lejos de lo que la Biblia llama “fe”. La palabra “fe”, en la Biblia, es la traducción de la palabra griega pistis, que significa primordialmente: “confianza, firme persuasión, convicción, seguridad, creencia, fidelidad”. La fe consiste en una convicción, confianza o persuasión en determinada información, que ejerce influencia en el curso de acción de una persona, no se trata de un mero ejercicio mental, sino de una convicción que impulsa determinadas acciones. En la Biblia, la fe no es presentada como “control mental” o un ejercicio del intelecto, sino como la convicción y seguridad de que Dios es sabio, fiel y obra para bien de los que le buscan (He. 11:6). Hebreos 11:6 (VM)
Pero sin fe es imposible agradarle; porque es preciso que el que viene a Dios, crea que existe, y que se ha constituído remunerador de los que le buscan.
Dicha convicción, al ser fortalecida, impulsa al creyente a la obediencia y fidelidad a Dios (Stg. 2:14-26).Santiago 2:14-26 (RVA)
|14| Hermanos míos, si alguno dice que tiene fe y no tiene obras, ¿de qué sirve? ¿Puede acaso su fe salvarle?
|15| Si un hermano o una hermana están desnudos y les falta la comida diaria,
|16| y alguno de vosotros les dice: “Id en paz, calentaos y saciaos,” pero no les da lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve?
|17| Así también la fe, si no tiene obras, está muerta en sí misma.
|18| Sin embargo, alguno dirá: “Tú tienes fe, y yo tengo obras.” ¡Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras!
|19| Tú crees que Dios es uno. Bien haces. También los demonios creen y tiemblan.
|20| Pero, ¿quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?
|21| ¿No fue justificado por las obras nuestro padre Abraham, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar?
|22| Ves que la fe actuaba juntamente con sus obras y que la fe fue completada por las obras.
|23| Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia; y fue llamado amigo de Dios.
|24| Veis, pues, que el hombre es justificado por las obras y no solamente por la fe.
|25| De igual manera, ¿no fue justificada también la prostituta Rajab por las obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino?
|26| Porque tal como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.


[29] La “ira de Dios” es un evento futuro en el que Dios dará el castigo merecido a todos aquellos que hacen el mal (Ro. 1:18; Romanos 1:18 (RVA)
Pues la ira de Dios se manifiesta desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que con injusticia detienen la verdad.
2:5; Romanos 2:5 (RVA)
Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, acumulas sobre ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios.
Ef. 5:6; Efesios 5:6 (RVA)
Nadie os engañe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia.
Ap. 14:10; Apocalipsis 14:10 (RVA)
él también beberá del vino del furor de Dios que ha sido vertido puro en la copa de su ira, y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y delante del Cordero.
15:1, 7; Apocalipsis 15:1-7 (RVA)
|1| Vi otra señal en el cielo, grande y admirable: siete ángeles que tenían las siete últimas plagas, con las cuales la ira de Dios es consumada.
...
|7| Y uno de los cuatro seres vivientes dio a los siete ángeles siete copas de oro, llenas de la ira de Dios quien vive por los siglos de los siglos.
16:1, 9) Apocalipsis 16:1-9 (RVA)
|1| Entonces oí una gran voz que desde el templo decía a los siete ángeles: “Id y derramad las siete copas de la ira de Dios sobre la tierra.”
...
|9| Los hombres fueron quemados con el intenso calor y blasfemaron el nombre del Dios que tiene autoridad sobre estas plagas, pero no se arrepintieron para darle gloria.


[30] A diferencia de otros cristianos, nosotros no creemos que todos los seres humanos sean “hijos de Dios”, sino que sólo aquellos que han hecho a Jesús Señor pasan a ser “hijos de Dios”, porque en ese momento Dios pone de Su naturaleza espiritual en ellos. Como hijos de Dios, todos los creyentes cristianos son “hermanos” espirituales.

[31] Lo que la mayoría de las versiones de la Biblia traducen como: “vida eterna” debería, más adecuadamente, traducirse como “vida de la era”. La palabra que se traduce “eterna” es aionios. Aionios es una palabra derivada de aion, que significa “era, época”. Aionios, significa “relativo o perteneciente a la era”. Cuando la Biblia habla de “vida aionios” se refiere a la vida que Dios dará para vivir en la era futura. Aquella vida será perpetua, pero no la vida actual, porque la vida actual del ser humano está viciada con pecado y está destinada a morir (Ro. 7:24; Romanos 7:24 (RVA)
¡Miserable hombre de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?
1 Co. 15:50).1 Corintios 15:50 (RVA)
Y esto digo, hermanos, que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción heredar la incorrupción.


[32] Es difícil poder comprender (y aún más explicar) lo que implica la identificación con Cristo en su muerte, resurrección y ascensión. El mismo apóstol Pablo dijo que él se esforzaba por conocer más acabadamente el poder de su resurrección (Fil. 3:7-14). Filipenses 3:7-14 (RVA)
|7| Pero las cosas que para mí eran ganancia, las he considerado pérdida a causa de Cristo.
|8| Y aun más: Considero como pérdida todas las cosas, en comparación con lo incomparable que es conocer a Cristo Jesús mi Señor. Por su causa lo he perdido todo y lo tengo por basura, a fin de ganar a Cristo
|9| y ser hallado en él; sin pretender una justicia mía, derivada de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que proviene de Dios por la fe.
|10| Anhelo conocerle a él y el poder de su resurrección, y participar en sus padecimientos, para ser semejante a él en su muerte;
|11| y de alguna manera, me encontraré en la resurrección de los muertos.
|12| No quiero decir que ya lo haya alcanzado, ni que haya llegado a la perfección; sino que prosigo a ver si alcanzo aquello para lo cual también fui alcanzado por Cristo Jesús.
|13| Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado. Pero una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está por delante,
|14| prosigo a la meta hacia el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.
Brevemente podemos decir, según nuestro mejor entendimiento, que cuando Cristo ofreció voluntariamente su vida en sacrificio, muriendo como el peor de los pecadores, proveyó a Dios de una forma legal y justa de dar a todos los que creen en Jesús lo mismo que dio a Jesús. Es así que Dios considera al creyente como “muerto” en su parte carnal y “resucitado” y “ascendido” en cuanto a la nueva naturaleza espiritual. La nueva creación que Dios hace en una persona cuando cree le da a esa persona la seguridad de que va a vivir perpetuamente en la era futura y le permite vivir parte de esa vida en el tiempo presente, en la medida en que actúa en obediencia a Dios.


[33] Sabemos que hay cristianos que enseñan que la salvación debe “mantenerse” por medio de buenas obras, o por medio de la obediencia a Dios y que si una persona peca mucho luego de ser salva, perderá la salvación y no podrá vivir perpetuamente en la era futura. Creemos que esta doctrina parte de la mala interpretación de algunos versículos bíblicos, sin embargo, el mensaje global de las Escrituras nos muestra que la salvación del cristiano está sellada y no hay vuelta atrás. Es un regalo de Dios, que es dado gratuitamente. No hay escrituras que digan que un creyente puede dejar de ser hijo de Dios, ni que puede ser “desmembrado” del Cuerpo de Cristo, o pasar de “vida a muerte”.

[34] La palabra “ocuparse” en Filipenses 2:12, es la palabra griega katergazomai, que significa primariamente “producir, trabajar para llevar a cabo algo". Este versículo nos estaría indicando que, aunque tenemos asegurada la vida en la era futura, debemos andar en fe y obediencia a Dios para que nuestras vidas presentes reflejen la gloria de Dios y produzcan fruto. Por eso es que creemos que la certidumbre de la salvación futura no debe ser considerada como una licencia para el pecado, porque el pecado actual produce consecuencias negativas y, eventualmente, una muerte prematura, mientras que el andar conforme a la voluntad de Dios produce fruto espiritual y da al creyente la posibilidad de vivir con mayor plenitud esta vida presente.

[35] La palabra que se traduce “arrepentíos” en versiones de la Biblia como la Reina Valera, es en griego metanoeö, que significa “cambiar de mentalidad”. En estos versículos, implica cambiar la mentalidad en cuanto a qué o quién es la prioridad en la vida. El cambio de mentalidad requerido para la salvación consiste en poner a Dios y a Cristo primeros en la vida, buscando la gloria de Dios por encima de la gloria humana, el dinero, el placer, u cualquier otra cosa.

[36] La palabra “bautismo” (en griego baptisma) es la acción y efecto de bautizar. La palabra “bautizar” proviene del verbo griego baptizö, que primariamente significa “sumergir” y de allí deriva también el sentido de “lavar”. Por eso, la palabra “bautismo” puede también traducirse como “inmersión” o como “lavamiento”.

[37] Cuando leemos en las traducciones de la Biblia al español que se habla de ser bautizados “en el nombre de Jesús” (como en Hch. 8:16 Hechos 8:16 (RVA)
Porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos el Espíritu Santo; solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús.
y 19:15), Hechos 19:15 (RVA)
Pero el espíritu malo respondió y les dijo: —A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois?
la palabra traducida “en” es en griego eis, que significa primariamente “hacia”. En 1 Co. 10:12 se usa la misma palabra en referencia a Moisés, diciendo que los del pueblo de Israel fueron bautizados “en [griego eis] Moisés”. En el relato de 1 Co. 10 queda claro que lo que se llama “ser bautizados en Moisés” se refiere a que el pueblo siguió a Moisés y por ello fue salvo de los egipcios. Del mismo modo, entendemos que ser bautizados “en Jesús” significa ir “hacia” Él, o sea, comenzar a seguirlo para ser librados de la esclavitud del pecado y poder vivir en la Tierra prometida que Dios establecerá en el futuro.


[38] Creemos que el bautismo en agua no es requisito para la salvación de una persona. La Biblia declara que sólo fue simbólico del lavamiento del pecado que Cristo haría disponible con su muerte y resurrección (Mt. 3:11; Mateo 3:11 (RVA)
Yo, a la verdad, os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene después de mí, cuyo calzado no soy digno de llevar, es más poderoso que yo. El os bautizará en el Espíritu Santo y fuego.
Mr. 1:7-8; Marcos 1:7-8 (RVA)
|7| Y predicaba diciendo: “Viene tras mí el que es más poderoso que yo, a quien no soy digno de desatar, agachado, la correa de su calzado.
|8| Yo os he bautizado en agua, pero él os bautizará en el Espíritu Santo.”
Lc. 3:16; Lucas 3:16 (RVA)
Juan respondió a todos, diciendo: —Yo, a la verdad, os bautizo en agua. Pero viene el que es más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado. El os bautizará en el Espíritu Santo y fuego.
Hch. 1:5; Hechos 1:5 (RVA)
porque Juan, a la verdad, bautizó en agua, pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo después de no muchos días.”
11:16; Hechos 11:16 (RVA)
Entonces me acordé del dicho del Señor, cuando decía: “Juan ciertamente bautizó en agua, pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo.”
18:8; Hechos 18:8 (RVA)
Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa. Y muchos de los corintios que oían, creían y eran bautizados.
19:1-4). Hechos 19:1-4 (RVA)
|1| Mientras Apolos estaba en Corinto, aconteció que Pablo, después de recorrer las regiones interiores, bajó a Efeso y encontró a ciertos discípulos.
|2| Entonces les dijo: —¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Ellos le contestaron: —Ni siquiera hemos oído que haya Espíritu Santo.
|3| Entonces dijo: —¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos respondieron: —En el bautismo de Juan.
|4| Y dijo Pablo: —Juan bautizó con el bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en el que había de venir después de él, es decir, en Jesús.
Si alguien, por motivo de conciencia, desea bautizarse con agua, no creemos que esto sea perjudicial, pero tampoco creemos que haga una diferencia en cuanto a la relación con Dios.


[39] La palabra “cristiano” se usa, hoy en día, para designar a cualquier persona que profese creer en Cristo, sin embargo, muchos que dicen creer en Cristo, en realidad no lo han hecho a Él el Señor de sus vidas y no lo han aceptado de corazón como el Salvador de sus vidas. Nosotros, al usar la palabra “cristiano” en esta declaración, la utilizamos según su sentido bíblico. En la Biblia, la palabra “cristiano” se usa para designar a un seguidor de Cristo, alguien que le ha aceptado como Señor y Salvador e intenta vivir conforme a Su Señorío (Hch. 11:26).Hechos 11:26 (RVA)
Y sucedió que se reunieron todo un año con la iglesia y enseñaron a mucha gente. Y los discípulos fueron llamados cristianos por primera vez en Antioquía.


[40] En la Biblia la palabra “espíritu santo” son la traducción del griego pneumahagion, y se usan con referencia a Dios (como en Hch. 1:16 Hechos 1:16 (RVA)
“Hermanos, era necesario que se cumpliesen las Escrituras, en las cuales el Espíritu Santo habló de antemano por boca de David acerca de Judas, que fue guía de los que prendieron a Jesús;
y 13:2) Hechos 13:2 (RVA)
Mientras ellos ministraban al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: “Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado.”
y también con respecto al don dado por Dios (Lc. 11:13; Lucas 11:13 (RVA)
Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenos regalos a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que le pidan?
Jn. 20:22; Juan 20:22 (RVA)
Habiendo dicho esto, sopló y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo.
Hch. 8:15-17). Hechos 8:15-17 (RVA)
|15| los cuales descendieron y oraron por los samaritanos para que recibieran el Espíritu Santo.
|16| Porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos el Espíritu Santo; solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús.
|17| Entonces les impusieron las manos, y recibieron el Espíritu Santo.
Para diferenciar un uso del otro, nosotros utilizamos iniciales mayúsculas (“Espíritu Santo”) cuando nos referimos a Dios, y sólo letras minúsculas (“espíritu santo”), cuando nos referimos al don de Dios. Creemos que el don de espíritu santo es algo que Dios pone en cada creyente cristiano en el momento que acepta a Jesús como Señor y que no tiene vida propia, sino que funciona como una conexión con Dios y con Jesucristo, por medio de la cual un creyente accede al poder de Dios y por medio del cual Dios actúa dentro del creyente. El don de espíritu santo es referido en la Biblia también como “poder desde lo alto” (Lc. 24:49) Lucas 24:49 (RVA)
He aquí yo enviaré el cumplimiento de la promesa de mi Padre sobre vosotros. Pero quedaos vosotros en la ciudad hasta que seáis investidos del poder de lo alto.
“espíritu de Cristo” (Ro. 8:9); Romanos 8:9 (RVA)
Sin embargo, vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.
“espíritu de Dios” (1 Co. 7:40; 1 Corintios 7:40 (RVA)
Pero según mi opinión, más feliz será si permanece así. Y pienso que yo también tengo el Espíritu de Dios.
12:3); 1 Corintios 12:3 (RVA)
Por eso os hago saber que nadie, hablando por el Espíritu de Dios, dice: “Anatema sea Jesús.” Tampoco nadie puede decir: “Jesús es el Señor,” sino por el Espíritu Santo.
“don celestial” (He. 6:4-6).Hebreos 6:4-6 (RVA)
|4| Porque es imposible que los que fueron una vez iluminados, que gustaron del don celestial, que llegaron a ser participantes del Espíritu Santo,
|5| que también probaron la buena palabra de Dios y los poderes del mundo venidero,
|6| y después recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento; puesto que crucifican de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y le exponen a vituperio.


[41] La palabra “santo” es en griego la palabra hagios, que significa “apartado, separado, consagrado, especial”. La Biblia llama “santo” a Dios, porque Él es un Ser especial, y separado del resto (2 R. 19:22; 2 Reyes 19:22 (RVA)
¿A quién has afrentado e injuriado? ¿Contra quién has levantado la voz y alzado tus ojos con altivez? ¡Contra el Santo de Israel!
Is. 10:20; Isaías 10:20 (RVA)
Acontecerá en aquel día que el remanente de Israel y los de la casa de Jacob que hayan escapado nunca más se apoyarán en el que los golpeó, sino que verdaderamente se apoyarán en Jehovah, el Santo de Israel.
Ez. 39:7). Ezequiel 39:7 (RVA)
Daré a conocer mi santo nombre en medio de mi pueblo Israel, y nunca más permitiré que mi santo nombre sea profanado. Y sabrán las naciones que yo soy Jehovah, el Santo de Israel
Se llama “santos” a todos los que han aceptado a Jesús como Señor, porque ellos fueron separados por Dios para vivir perpetuamente (Col. 1:21-22; Colosenses 1:21-22 (RVA)
|21| A vosotros también, aunque en otro tiempo estabais apartados y erais enemigos por tener la mente ocupada en las malas obras, ahora os ha reconciliado
|22| en su cuerpo físico por medio de la muerte, para presentaros santos, sin mancha e irreprensibles delante de él;
Ro. 1:7; Romanos 1:7 (RVA)
A todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos: Gracia a vosotros y paz, de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.
1 Co. 1:2; 1 Corintios 1:2 (RVA)
a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús y llamados a ser santos, con todos los que en todo lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro:
Ef. 4:12; Efesios 4:12 (RVA)
a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,
5:3). Efesios 5:3 (RVA)
Pero la inmoralidad sexual y toda impureza o avaricia no se nombren más entre vosotros, como corresponde a santos;
Por otro lado, se llama “santificación” al proceso por el cual un creyente va desarrollando las características del “santo”, o sea, las características de Dios mismo. La “santidad” es el estado del santo. Espiritualmente el creyente es hecho santo por Dios, pero en la práctica, el cristiano debe desarrollar un andar en santidad, debe limpiar y rectificar Su conducta y aprender a amar como Dios ama (Col. 3:12; Colosenses 3:12 (RVA)
Por tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, vestíos de profunda compasión, de benignidad, de humildad, de mansedumbre y de paciencia,
Ef. 5:1-3).Efesios 5:1-3 (RVA)
|1| Por tanto, sed imitadores de Dios como hijos amados,
|2| y andad en amor, como Cristo también nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros como ofrenda y sacrificio en olor fragante a Dios.
|3| Pero la inmoralidad sexual y toda impureza o avaricia no se nombren más entre vosotros, como corresponde a santos;


[42] El asunto de “fe” y “obras” suele ser un punto de extravío entre cristianos, generando dos extremos doctrinales: (1) por un lado, están quienes creen que la salvación se puede perder a causa de “malas obras” y también aquellos que enseñan que las “buenas obras” son las que producen la trasformación y santificación; (2) por otro lado están quienes, habiendo entendido que la salvación es sólo por fe, utilizan esto como excusa para el pecado y un andar liviano o sin demasiada responsabilidad. Nosotros creemos que las Escrituras nos muestran que la salvación y santificación son por fe, pero cuando se producen, conducen al cristiano a limpiar su vida de malas obras y a servir fielmente a Dios, por lo tanto, aunque las buenas obras no necesariamente son muestra de una fe correcta, la fe correcta se evidencia por medio de las buenas obras.

[43] La “oración” consiste básicamente en dirigir palabras a Dios. Cuando una persona decide hacer a Jesús su Señor, pasa a ser un hijo de Dios, como tal, puede hablarle a Dios como un Padre amoroso que desea ayudarlo, sanarlo, bendecirlo y limpiarlo de toda maldad. Entonces, la oración consiste en hablar con Dios, ya sea para contarle alegrías o tristezas, para pedirle sanidad, protección o ayuda en cualquier área de nuestras vidas, o para agradecerle y alabarle. La oración puede ser hecha en privado o en público, puede ser individual o conjunta, la condición para que éstas sean aceptables a Dios es que se hagan de corazón, con palabras sinceras y significativas (Sal. 17:1). Salmos 17:1 (RVA)
(Oración de David) Escucha, oh Jehovah, una causa justa; atiende a mi clamor. Presta oído a mi oración que es de labios sin engaño.
Hay ejemplos de oración por toda la Biblia, el libro de la Biblia que más oraciones registra es el de Salmos.


[44] Algunas personas suelen confundir el “fruto espiritual” con las “manifestaciones espirituales”. Lo que se suele llamar “manifestaciones del espíritu” son el poder de Dios evidenciado en el mundo natural (1 Co. 12:7-10), 1 Corintios 12:7-10 (RVA)
|7| Pero a cada cual le es dada la manifestación del Espíritu para provecho mutuo.
|8| Porque a uno se le da palabra de sabiduría por medio del Espíritu; pero a otro, palabra de conocimiento según el mismo Espíritu;
|9| a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por un solo Espíritu;
|10| a otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.
mientras que el “fruto del espíritu” son un cambio de carácter que se obtiene como resultado de andar en obediencia por fe a Dios. El Diablo y sus ángeles pueden falsificar el poder de Dios y hacer sanidades, milagros y otras manifestaciones sobrenaturales a través de falsos ministros de Dios (2 Co. 11:14-15), 2 Corintios 11:14-15 (RVA)
|14| Y no es de maravillarse, porque Satanás mismo se disfraza como ángel de luz.
|15| Así que, no es gran cosa que también sus ministros se disfracen como ministros de justificación, cuyo fin será conforme a sus obras.
sin embargo, ningún versículo de la Escritura indica que el Diablo pueda falsificar el fruto del espíritu. Por eso, es importante estar atentos a aquellos que dicen servir a Dios y evaluarlos conforme al fruto que producen y no conforme al poder que manifiestan. Por esto, creemos que ni las manifestaciones de poder, ni las “buenas obras” en sí mismas, deben considerarse “pruebas” de un andar conforme a la voluntad de Dios.


[45] El amor es la característica esencial de Dios (1 Jn. 4:8, 16) 1 Juan 4:8-16 (RVA)
|8| El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.
...
|16| Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor. Y el que permanece en el amor permanece en Dios, y Dios permanece en él.
y debe entenderse conforme a lo que la Biblia enseña acerca del amor y no conforme al entendimiento humano general. En la Biblia hay cuatro palabras griegas que hacen referencia al “amor”. De estas cuatro la que se usa para describir el amor de Dios es agapë, que consiste en comprender e imitar el carácter de Dios, buscando el bien del otro en toda circunstancia y cumpliendo la voluntad de Dios, más allá de los sentimientos que se tengan (Mt. 5:43-48; Mateo 5:43-48 (RVA)
|43| “Habéis oído que fue dicho: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo.
|44| Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, y orad por los que os persiguen;
|45| de modo que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, porque él hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos.
|46| Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tenéis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos?
|47| Y si saludáis solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen eso mismo los gentiles?
|48| Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.
Jn. 15:10; Juan 15:10 (RVA)
|10| Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; como yo también he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.
1 Jn. 5:1-3; 1 Juan 5:1-3 (RVA)
|1| Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo es nacido de Dios, y todo aquel que ama al que engendró ama también al que es nacido de él.
|2| En esto sabemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios y guardamos sus mandamientos.
|3| Pues éste es el amor de Dios: que guardemos sus mandamientos. Y sus mandamientos no son gravosos.
Ro. 13:9-10; Romanos 13:9-10 (RVA)
|9| Porque los mandamientos—no cometerás adulterio, no cometerás homicidio, no robarás, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento— se resumen en esta sentencia: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
|10| El amor no hace mal al prójimo; así que el amor es el cumplimiento de la ley.
1 Jn. 4:7-21). 1 Juan 4:7-21 (RVA)
|7| Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Y todo aquel que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.
|8| El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.
|9| En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por él.
|10| En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en expiación por nuestros pecados.
|11| Amados, ya que Dios nos amó así, también nosotros debemos amarnos unos a otros.
|12| Nadie ha visto a Dios jamás. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.
|13| En esto sabemos que permanecemos en él y él en nosotros: en que nos ha dado de su Espíritu.
|14| Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo como Salvador del mundo.
|15| El que confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.
|16| Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor. Y el que permanece en el amor permanece en Dios, y Dios permanece en él.
|17| En esto se ha perfeccionado el amor entre nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio: en que como él es, así somos nosotros en este mundo.
|18| En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor. Porque el temor conlleva castigo, y el que teme no ha sido perfeccionado en el amor.
|19| Nosotros amamos, porque él nos amó primero.
|20| Si alguien dice: “Yo amo a Dios” y odia a su hermano, es mentiroso. Porque el que no ama a su hermano a quien ha visto, no puede amar a Dios a quien no ha visto.
|21| Y tenemos este mandamiento de parte de él: El que ama a Dios ame también a su hermano.
Este amor de Dios requiere altruismo, servicio y entrega (Jn. 15:13-14), Juan 15:13-14 (RVA)
|13| Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos.
|14| Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.
e incluso lleva a una persona a hacer cosas que no desearía hacer para poder llevar salvación o edificación a otros (Jn. 21:15-18; Juan 21:15-18 (RVA)
|15| Cuando habían comido, Jesús dijo a Simón Pedro: —Simón hijo de Jonás, ¿me amas tú más que éstos? Le dijo: —Sí, Señor; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: —Apacienta mis corderos.
|16| Le volvió a decir por segunda vez: —Simón hijo de Jonás, ¿me amas? Le contestó: —Sí, Señor; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: —Pastorea mis ovejas.
|17| Le dijo por tercera vez: —Simón hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijera por tercera vez: “¿Me amas?” Y le dijo: —Señor, tú conoces todas las cosas. Tú sabes que te amo. Jesús le dijo: —Apacienta mis ovejas.
|18| De cierto, de cierto te digo que cuando eras más joven, tú te ceñías e ibas a donde querías; pero cuando seas viejo, extenderás las manos, y te ceñirá otro y te llevará a donde no quieras.
Ro. 12:20-21). Rm 12:20-21 (RVA)
|20| Más bien, si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; y si tiene sed, dale de beber; pues haciendo esto, carbones encendidos amontonarás sobre su cabeza.
|21| No seas vencido por el mal, sino vence el mal con el bien.
Mediante el amor, una persona expresa su fe (Gá. 5:6) Gálatas 5:6 (RVA)
Pues en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión valen nada, sino la fe que actúa por medio del amor.
y es la más importante característica que una persona puede desarrollar (1 Co. 13:13). 1 Corintios 13:13 (RVA)
|13| Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.
Cuando es correctamente entendido y aplicado, el amor da provecho y edificación a las personas y les permite acceder a un mejor conocimiento de Dios y un mayor aprovechamiento de Su gracia (1 Co. 13:1-3; 1 Corintios 13:1-3 (RVA)
|1| Si yo hablo en lenguas de hombres y de ángeles, pero no tengo amor, vengo a ser como bronce que resuena o un címbalo que retiñe.
|2| Si tengo profecía y entiendo todos los misterios y todo conocimiento; y si tengo toda la fe, de tal manera que traslade los montes, pero no tengo amor, nada soy.
|3| Si reparto todos mis bienes, y si entrego mi cuerpo para ser quemado, pero no tengo amor, de nada me sirve.
2 Co. 2:8-11; 2 Corintios 2:8-11 (RVA)
|8| Por lo tanto, os exhorto a que reafirméis vuestro amor para con él.
|9| Porque también os escribí con este motivo, para tener la prueba de que vosotros sois obedientes en todo.
|10| Al que vosotros habréis perdonado algo, yo también. Porque lo que he perdonado, si algo he perdonado, por vuestra causa lo he hecho en presencia de Cristo;
|11| para que no seamos engañados por Satanás, pues no ignoramos sus propósitos.
8:7-9; 2 Corintios 8:7-9 (RVA)
|7| Por tanto, así como ya abundáis en todo—en fe, en palabra, en conocimiento, en toda diligencia y en vuestro amor para con nosotros—, abundad también en esta gracia.
|8| No hablo como quien manda, sino para poner también a prueba, por la eficacia de otros, la sinceridad de vuestro amor.
|9| Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, por amor de vosotros se hizo pobre, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.
13:11; 2 Corintios 13:11 (RVA)
|11| En cuanto a lo demás, hermanos, regocijaos. Sed maduros; sed confortados; sed de un mismo sentir. Vivid en paz, y el Dios de paz y de amor estará con vosotros.
Gá. 5:6; Gálatas 5:6 (RVA)
Pues en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión valen nada, sino la fe que actúa por medio del amor.
Ef. 1:15-23; Efesios 1:15-23 (RVA)
|15| Por esta razón, yo también, habiendo oído de la fe que tenéis en el Señor Jesús y de vuestro amor para con todos los santos,
|16| no ceso de dar gracias por vosotros, recordándoos en mis oraciones.
|17| Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el pleno conocimiento de él;
|18| habiendo sido iluminados los ojos de vuestro entendimiento, para que conozcáis cuál es la esperanza a que os ha llamado, cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,
|19| y cuál la inmensurable grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, conforme a la operación del dominio de su fuerza.
|20| Dios la ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y le hizo sentar a su diestra en los lugares celestiales,
|21| por encima de todo principado, autoridad, poder, señorío y todo nombre que sea nombrado, no sólo en esta edad sino también en la venidera.
|22| Aun todas las cosas las sometió Dios bajo sus pies y le puso a él por cabeza sobre todas las cosas para la iglesia,
|23| la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que todo lo llena en todo.
3:14-21; Efesios 3:14-21 (RVA)
|14| Por esta razón doblo mis rodillas ante el Padre,
|15| de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra,
|16| a fin de que, conforme a las riquezas de su gloria, os conceda ser fortalecidos con poder por su Espíritu en el hombre interior;
|17| para que Cristo habite en vuestros corazones por medio de la fe; de modo que, siendo arraigados y fundamentados en amor,
|18| seáis plenamente capaces de comprender, junto con todos los santos, cuál es la anchura, la longitud, la altura y la profundidad,
|19| y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa todo conocimiento; para que así seáis llenos de toda la plenitud de Dios.
|20| Y a aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o pensamos, según el poder que actúa en nosotros,
|21| a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús, por todas las generaciones de todas las edades, para siempre. Amén.
4:15-16; Efesios 4:15-16 (RVA)
|15| sino que, siguiendo la verdad con amor, crezcamos en todo hacia aquel que es la cabeza: Cristo.
|16| De parte de él todo el cuerpo, bien concertado y entrelazado por la cohesión que aportan todas las coyunturas, recibe su crecimiento de acuerdo con la actividad proporcionada a cada uno de los miembros, para ir edificándose en amor.
Fil. 1:9-11; Filipenses 1:9-11 (RVA)
|9| Y ésta es mi oración: que vuestro amor abunde aun más y más en conocimiento y en todo discernimiento,
|10| para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles en el día de Cristo,
|11| llenos del fruto de justicia, fruto que viene por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.
Col. 2:2; Colosenses 2:2 (RVA)
para que unidos en amor, sus corazones sean reanimados hasta lograr toda la riqueza de la plena certidumbre de entendimiento, para conocer el misterio de Dios, es decir, Cristo mismo.
3:14).Colosenses 3:14 (RVA)
Pero sobre todas estas cosas, vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.


[46] Algunos cristianos creen que el Diablo debe pedir permiso a Dios para hacer el mal, o incluso que él y los otros espíritus malignos son dirigidos por Dios, esto se basa, principalmente, en malinterpretar algunas escrituras como Job 1:6-12, sin embargo, las Escrituras nos muestran que el Diablo es un enemigo de Dios (Mt. 13:39; Mateo 13:39 (RVA)
El enemigo que la sembró es el diablo. La siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.
Lc. 10:18-19; Lucas 10:18-19 (RVA)
|18| El les dijo: —Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.
|19| He aquí, os doy autoridad de pisar serpientes, escorpiones, y sobre todo el poder del enemigo; y nada os dañará.
Hch. 13:9-10) Hechos 13:9-10 (RVA)
|9| Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijó los ojos en él
|10| y dijo: —¡Oh tú, lleno de todo engaño y de toda malicia, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de pervertir los caminos rectos del Señor?
que se opone a Sus planes, y por eso será destruido en el futuro (Ap. 20:10). Apocalipsis 20:10 (RVA)
Y el diablo que los engañaba fue lanzado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.


No hay comentarios. :

Publicar un comentario